Sábado, 17.11.2018 - 12:46 h
Se protege frente a deterioros de 307 millones

Sabadell blinda su capital en México ante riesgos de devaluación con las elecciones

El banco, que tiene ambiciosos planes de inversión en el país, protege su solvencia frente a eventuales vaivenes en la divisa de cara a los comicios

Imagen Banco Sabadell
Imagen Banco Sabadell / EFE

El Sabadell redoblará la apuesta por México sin temer la incertidumbre que se abre con la celebración en julio de elecciones pero se cura en salud. El banco presidido por Josep Oliu ha blindado su capital para que no sufra, incluso aunque su exposición en el país se deteriorase en 7.054 millones de pesos mexicanos (307,34 millones de euros), multiplicando así por cinco la red de cobertura con arrancaba el pasado ejercicio.

Ha contratado un producto financiero que le guarece en una cuantía igual al 73% de la inversión total acometida en el país “ante la incertidumbre alrededor del Nafta y el aumento del riesgo político a medida que se acerquen las elecciones presidenciales”, explica en el informe anual. Un año antes, la cobertura se limitaba a 1.293 millones de pesos, o unos 56 millones de euros al cambio actual, para evitar igualmente impactos de una eventual depreciación de las divisas cuando el temor era un enfriamiento de la economía por los mensajes proteccionistas lanzados por Donald Trump al llegar a la Casa Blanca.

Son instrumentos usuales en banca, aunque indicativos de los focos de riesgos que identifican (BBVA igualmente tiene cubierta por encima del 50% la posición en el mercado azteca y Turquía; Caixabank ha protegido, por ejemplo, la inversión en Repsol y Telefónica, y Santander en Reino Unido). También Sabadell se protege en el mercado británico, aunque al ir diluyéndose los temores sobre el impacto en el negocio del Brexit y estabilizarse la libra su cobertura allí, donde adquirió TSB, las ha rebajado desde 1.368 millones a 1.268 millones de libras (que aún así traducido a euros son más 1.426,4 millones).

No en vano extiende la red de protección cuando se propone ampliar la inversión porque identifica el mercado como nuclear. Y es que México cuenta con casi la mitad de habitantes que Europa porque el censo supera los 127 millones y es una promesa para los servicios financieros por su todavía baja penetración entre la población y las empresas. El crédito, por apuntar un solo ejemplo, representaba apenas un 35% del PIB del país latinoamericano el pasado ejercicio, cuando en los países desarrollados como España la tasa duplica o triplica dicha proporción.

El Sabadell entró en 1991 con una oficina de representación que en 2015 dio el paso a banco comercial y, después de arrancar en el negocio de empresas, enfrenta ahora el desarrollo de la propuesta para particulares. Mientras en Reino Unido quiere que la nueva franquicia aporte alrededor del 20% del beneficio en tres años, en México la intención es captar clientes y estrechar la vinculación con mayor venta cruzada, con una aproximación de banca online donde ofrece, incluso, depósitos con altísimas rentabilidades gracias a su liviana estructura de costes.

En 2017 su objetivo era empujar la cartera de crédito. Ahora quiere duplicar la financiación en tres años -busca construir una cartera de alrededor de 4.300 millones en euros- y arañar cuota de mercado a la competencia, invirtiendo en plantilla y con un presupuesto anual de unos 11 millones para empujar la ofensiva digital.

En apoyo de la hoja de ruta autoimpuesta el grupo volverá a inyectar recursos este año en una nueva ampliación de capital. En los últimos cuatro años ha acometido una o dos inyecciones de recursos -solo en 2017 aportó 89 millones a la filial bancaria y otros 35 millones el ejercicio previo-. Su visión es que, gane quien gane los comicios, el país continuará con su senda de crecimiento económico y financiero.

Ahora en Portada 

Comentarios