Jueves, 13.12.2018 - 05:43 h
La factura es de 622.000 euros al día

Sabadell pierde más de 107 millones por el retraso de seis meses en integrar TSB

La entidad presidida por Josep Oliú había previsto que la unificación fuera el 2 de noviembre de 2017, pero no llegará hasta finales de abril.

El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliú
El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliú / EFE

El Banco Sabadell acumula un nuevo retraso en la integración en su operativa del TSB británico, la filial que adquirió en 2015 a Lloyds Banking Group y por la que pagó 1.700 millones de libras. La entidad que preside Josep Oliú había previsto que el sistema informático estuviera unificado el pasado 2 de noviembre de 2017, pero diferentes problemas técnicos llevaron a retrasar este anuncio al primer trimestre de 2018. Sin embargo, este trimestre se va a cumplir y el banco que trasladó su sede fiscal a Alicante por el desafío independentista de Cataluña no va a tener listos los sistemas. Se ha anunciado una nueva fecha: finales del próximo mes de abril. La factura de todos estos retrasos será millonaria.

El proceso de integración no está siendo sencillo por los problemas técnicos que se están produciendo. Sabadell quería que los clientes de TSB pudieran operar cuanto antes a través de la plataforma Proteo, que fue creada en 2001 con el objetivo de desarrollar un sistema multicanal en el que se pudiera realizar cualquier transacción desde cualquier lugar. Pero el retraso va a ser de cerca de seis meses, de noviembre de 2017 a abril de 2018. El director general de la entidad, Miguel Montes Güell, desveló hace unos días en Londres que la migración definitiva estaba prevista para el fin de semana del 21 y 22 de abril, sin embargo también habló de un 'slot', una segunda fecha, en mayo si hubiera problemas durante el próximo mes y medio. Añadió que tenían dos fechas previstas porque el proceso es complejo.

El embrollo, según fuentes internas, reside en que no se trata de comprar un banco y adaptar toda su operativa, como se hizo por ejemplo con la CAM. En la adquisición del TSB británico se adquirió una parte de Lloyds y, por tanto, había primero que aislar el perímetro de la entidad para luego incorporarla al sistema de Sabadell. Es lo que técnicamente se denomina un "carve-out": separación de un negocio de la matriz e integración en otra. Desintegrar y después integrar, en definitiva, es lo que ha complicado el proceso y provocado un retraso en los tiempos.

TSB sube más de un 2% en Londres tras la oferta del Sabadell
Momento en que Oliú sella la compra de TSB.

En este momento Sabadell ya ha lanzado y esta operando a través de la plataforma Proteo en fase de pruebas para personal y clientes selectos de la entidad británica, el 'family and friends'. Lo que se busca es detectar errores, pulir operativas y comprobar que todos los procesos funcionan sin ningún problema en este periodo 'beta'. Por ejemplo, en esta fase los elegidos ya están probando la nueva aplicación móvil de TSB que es la primera en Europa que permite el escaneo del iris para acreditar al usuario.

Fuentes internas insisten en que estos retrasos en la integración de las dos entidades ya han sido puestos en conocimiento de inversores y analistas. Afirman que unificar dos operativas bancarias no es nada sencillo y recuerdan las demoras que también sufrieron cuando adquirieron Caixa Penedès en 2013. Entonces, Sabadell compró a Banco Mare Nostrum (BMN) el negoció que operaba bajo la marca Caixa Penedès en Cataluña, Baleares y Aragón, y hubo que hacer un "carve-out" y segregar de la matriz BMN para después integrar en la entidad catalana. El proceso para integrar Proteo que afectaba al negocio en tres autonomías tardó cinco meses.

Una factura millonaria

Cada día de retraso en la integración de TSB supone para el Sabadell el desembolso de 622.000 euros. Es la factura que cobra el banco LLoyds a la entidad española por seguir utilizando su plataforma (la parte correspondiente a 227 millones de euros al año por uso de la tecnología británica). Así, si finalmente el proceso se culmina el 21 y 22 de abril, la compañía presidida por Oliú habrá tenido que abonar 107 millones de euros. Si la operación se prolonga a la segunda fecha, en mayo, el coste superará los 150 millones de euros.

Pero no todo son malas noticias para el Sabadell. Una vez que la entidad desconecte de manera definitiva la operativa del TSB de su antigua matriz de Lloyds, el banco dirigido por David Oldfield tendrá que abonarle una prima de 450 millones de libras (509 millones de euros) en forma de compensación. Esta cantidad supondrá un alivio para la cuenta de resultados de la entidad este 2018 ya que lo cobrará de manera inmediata.  El propio Sabadell ha reconocido que los retrasos en el proceso de integración de TSB han lastrado su cuenta de resultados. En la presentación de sus cuentas del primer trimestre de 2017, el consejero delegado, Jaume Guardiola, explicó que la entidad ganó un 14,3% (30 millones) menos que en el mismo periodo de 2016 por culpa del mencionado problema de adaptación de la plataforma.

No obstante, Sabadell tiene cuantificado el ahorro que generará la integración total de Proteo en TSB. Lo dijo Paul Pester, consejero delegado de la entidad británica cifrando en unas cien millones de libras (113 millones de euros) al año dicho ahorro. Tras esta operación, la entidad catalana ha confirmado que no volverá a salir de compras al extranjero, de momento.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios