Miércoles, 17.10.2018 - 08:13 h
A través del servicio de banca online

Santander alerta de una nueva oleada de fraude suplantando la marca del banco

Los delincuentes utilizan la técnica del phishing (suplantación de identidad) para hacerse con los datos personales y bancarios de los clientes.

Alerta del Banco Santander.

Atención clientes del Santander. El banco alerta de la existencia de una "nueva oleada de fraude" en la que los ciberdelincuentes falsifican la marca de la entidad para robar los registros personales y bancarios de las víctimas. Es lo que se conoce como phishing (suplantación de identidad) y los afectados son los usuarios de la banca online. Los atacantes envían un correo electrónico con la imagen del Santander y piden a los usuarios que les faciliten esos datos privados. También se ha detectado estafas a través de llamadas telefónicas. La entidad se está esforzando por transmitir a sus clientes que nunca actuarán como dicen en esos mensajes.

Fuentes del Santander confirman que estas campañas se lanzan periódicamente a sus clientes para que tomen las debidas precauciones. Coincidiendo con el inicio de año la entidad ha decidido avisar de que esta "nueva oleada de fraude" utiliza técnicas cada vez más sofisticadas. Les recuerda que si reciben "una petición para facilitar esta información [personal] desconfía". Desde Santander insisten que ningún trabajador del banco va a pedir ni por correo electrónico ni por teléfono ningún dato personal como la clave de seguridad, la firma electrónica o la numeración de las tarjetas bancarias.

Santander tiene perfectamente monitorizados los métodos que utilizan los suplantadores de su identidad. Así, la entidad ha elaborado una guía para identificar un mensaje fraudulento, aunque reconoce que "a veces es difícil distinguir a primera vista un correo electrónico falso de uno original". Recomienda fijarse en cinco aspectos: todos los correos del Santander están personalizados con nombre y apellidos del destinatario en la cabecera; desconfiar si en el mensaje se piden claves de acceso o datos personales; los archivos adjuntos, ya que el banco nunca los envía y los ciberdelincuentes sí aprovechan para esconder virus; la dirección del remitente, ya que los correos que envía el Santander acaban en @emailing.bancosantander.es; y los enlaces, ya que la entidad nunca envía correos enlazados a ninguna web. Otras pistas para identificar un phishing o intento de suplantación de identidad con fines fraudulentos y operar de forma segura en la banca online del Santander pasan por fijarse en que siempre aparezca el candado de seguridad y que en la url en cuestión se trabaje con el protocolo https

Pero qué es recomendable hacer si ya es demasiado tarde y el cliente del Santader ya ha sido víctima de los ciberdelincuentes. En primer lugar la entidad aconseja a las víctimas de phishing que lo más importante es "tomar conciencia de ello, actuar con serenidad y sentido común, analizando lo que acabas de hacer y actuando en consecuencia". Así, si el usuario ya ha facilitado datos bancarios (número de tarjeta, PIN, CVV, tarjeta de coordenadas, etc.) lo primero que hay que hacer es contactar con el banco y explicar lo sucedido para que se tomen las medidas reactivas que correspondan y mitiguen al máximo las posibles consecuencias del delito. Santander recomienda contactar cuanto antes con su Superlínea en el 91 512 31 23.

Del mismo modo, la entidad recomienda que si se ha solicitado a un cliente otro tipo de información privada contacte con el servicio que corresponda y notifique la situación para que, en caso de problemas, pueda demostrar que fue por este motivo. Como medida complementaria invita al usuario a monitorizar con cierta periodicidad la información que suministra en Internet, con el objetivo de comprobar si los delincuentes están haciendo uso de esos datos sin el consentimiento personal. También aseguran que en el caso de las cuentas bancarias "nunca está de más que consultes tus movimientos con frecuencia; así podrás detectar a tiempo cualquier movimiento sospechoso".

Por otro lado, si el problema es que se ha infectado el dispositivo del cliente se recomienda proceder a su desinfección. Santander invita a contactar con la Oficina de Atención del Internauta y, además, denunciar los hechos ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) "para que con todas las pruebas del delito tomen las medidas que correspondan para dar caza a los ciberdelincuentes".

Santander trabaja codo con codo en la lucha contra el cibercrimen con el Centro Criptológico Nacional (CCN) adscrito al CNI y con el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE). De hecho, en 2016 este segundo organismo investigó una campaña de phishing en la que se empleaba la marca del Santander para obtener información bancaria de los usuarios y, posiblemente, realizar transferencias a una cuenta controlada por ciberdelincuentes. La entidad bancaria es una de las multinacionales españolas que cuentan con la supervisión de los profesionales de la inteligencia española.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios