Miércoles, 24.04.2019 - 08:36 h
El mercado espera más operaciones como la de México

Santander pagará 300 millones por sus EREs en España, Reino Unido y Polonia

Este es el coste que calculan los analistas que tendrán este año unos ajustes que podrían afectar a más de 6.000 empleados del grupo.

Fotografía oficinas Santander y Popular / EFE
Santander pagará 300 millones por sus EREs en España, Polonia y Reino Unido. / EFE

Banco Santander tendrá que asumir gastos extraordinarios por importe de unos 300 millones de euros durante el vigente ejercicio por los Expedientes de Regulación de Empleo (EREs) que tiene previsto acometer la entidad en sus filiales en España, Polonia y Reino Unido. Este es el coste que está calculando el mercado por unos procesos de ajuste que podrían afectar a más de 6.000 empleados del grupo cántabro.

"En nuestras estimaciones estamos considerando unos gastos de reestructuración de unos 300 millones de euros asociados al ERE en España, Polonia y Reino Unido", comentan desde el departamento de análisis de uno de los principales bancos del país, desde el que proyectan que Santander, aún así, elevará su beneficio neto en un 6% este año, hasta más de 8.240 millones, gracias, en parte, a la operación en México anunciada el pasado viernes.

En el marco de la adquisición de Banco Popular, cuyo proceso de integración ya ha concluido en todo el norte de la península, Cataluña y Canarias, Santander tiene previsto aplicar un segundo ERE en el que se verán involucrados entre 3.000 y 4.000 empleados, según cálculos de los sindicatos, que empezarán a negociar con la entidad el ajuste de plantilla tras las vacaciones de Semana Santa.

No obstante, este no es el único ajuste de empleo que tiene previsto realizar Santander este año. En Polonia, la entidad alcanzó un acuerdo con los representantes de los trabajadores el pasado 30 de enero para la salida de un máximo de 1.400 empleados durante el presente ejercicio, el 11% de la plantilla en el país. El proceso que tendrá un coste de entre 70 y 90 millones de zlotys (entre 16 y 21 millones de euros), según anunció Santander Bank Polska.

Además, Banco Santander tiene previsto reducir en un 19% su red comercial en Reino Unido, hasta 614 oficinas, lo que supondrá el cierre de 140 sucursales en el país. Este ajuste, según los cálculos de Santander UK, afectará a 1.270 empleados, casi el 7% de la plantilla de la filial británica del grupo.

Sea como fuere, el gasto por estos procesos de ajuste podría ser superior a 300 millones. En 2017 Santander ya aplicó un cargo por la integración de Popular de 300 millones de euros, mientras que en 2018 este gasto se elevó hasta 320 millones de euros y, según explicó la entidad cuando compró Popular, la operación venía aparejada de unos costes de reestructuración de 1.300 millones de euros.

De este modo, aun faltarían 680 millones en un momento en el que el banco ha anunciado ahorros de costes adicionales para poder cumplir con la rentabilidad de la inversión prometida al mercado cuando amplió capital en 2017. Y es que Santander anunció a comienzos de abril, durante la presentación de su nueva estrategia, que tenía previsto reducir su base de costes anual en 1.200 millones de euros.

El mercado acoge positivamente la apuesta en México

En otro orden de cosas, una vez que Santander ha lanzado una oferta de adquisición por el 25% del capital que no controla en su filial en México, los analistas creen que esta operación podría abrir la puerta a transacciones similares en otras divisiones a pesar de que la entidad haya manifestado que no contempla esta posibilidad.

Y es que desde algunos bancos de inversión como Citi y Jefferies han especulado con que Ana Botín podría vender su filial de banca minorista en Estados Unidos (Santander Bank), su mercado menos rentable, y recomprar el 30% en posesión de los minoritarios en Santander Consumer USA (SCUSA). Así, el banco alcanzaría de un plumazo la ratio de capital CET1 del 12% que está demandando el Banco Central Europeo a las entidades.

En este sentido, hacerse con el 100% del capital de Santander México impactará positivamente sobre la ratio de solvencia CET1 del grupo en seis puntos básicos y, además, contribuirá elevar de forma orgánica el capital, pues permitirá a la matriz contabilizar unos 200 millones más de beneficio este año.

No obstante, el beneficio por acción se mantendrá prácticamente plano (algo inferior), ya que la compra contempla ampliar capital en hasta 2.560 millones de euros mediante la emisión 572 millones de nuevas acciones que se entregarán a los minoritarios de Santander México. Esta operación esta previsto que se cierre hacia finales de octubre, según explicó la entidad a los analistas.

Ahora en Portada 

Comentarios