Lunes, 20.05.2019 - 08:51 h
El 11% de la plantilla y el 26% de la red

Santander busca suprimir 3.700 empleos y cerrar 1.150 oficinas en su nuevo ERE

Se trata del segundo ajuste de plantilla que realizará el grupo cántabro desde la adquisición de Banco Popular en junio de 2017.

Fotografía oficinas Santander y Popular / EFE
Afectados del Popular quieren imputar al Santander en la causa penal por la quiebra del banco / EFE

Banco Santander busca suprimir 3.713 empleos y cerrar 1.150 oficinas en el segundo Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que realizará el grupo cántabro desde la adquisición de Banco Popular en junio de 2017. Así se lo ha comunicado el banco a los sindicatos en un encuentro mantenido este martes en Madrid.

El ajuste que plantea Santander, que no ha ofrecido detalles sobre las condiciones, supone una reducción de su plantilla en España del 11,43%, mientras que el cierre de oficinas propuesto representa el 26% de su red comercial, de acuerdo a los últimos datos hechos públicos por el banco al cierre del primer trimestre de 2019.

Según la información facilitada por los representantes de los trabajadores, el ERE afectará tanto a la red comercial como a los servicios centrales, así como a estructuras intermedias. En concreto, de la cifra total de 3.713 puestos de trabajo, 2.847 son de la red, 588 de estructuras intermedias y 278 en servicios centrales.

Respecto a las oficinas, el ajuste implica cerrar dos de cada tres sucursales de Banco Popular, cuya red cuenta en la actualidad con un total de 1.564 establecimientos. La red de empresas de Banco Santander, por su parte, no se ve afectada al carecer Popular de una red específica para este segmento de negocio. Eso sí, en el ERE se cerrarán todas las oficinas de Banca Privada de Popular a excepción de la de Madrid, que permanece por volumen e imagen.

Las cifras superan las estimaciones realizadas en un inicio por el banco como consecuencia de la desaceleración económica y la prolongación del actual escenario de bajos tipos de interés. Es más, Santander ya anunció durante su plan estratégico que había elevado las sinergias del ERE hasta 750 millones de euros para poder cumplir con la rentabilidad sobre la inversión del 14% anunciada en la compra de Banco Popular.

El grupo cántabro aún no ha avanzado el coste del proceso, pero se prevé que no supere los 700 millones de euros, ya que este estas son las plusvalías que le generará su alianza en depositaría y custodia con Credit Agricole que destinará a cubrir costes de reestructuración, según informó Banco Santander en el anuncio de la operación.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios