Domingo, 27.05.2018 - 03:37 h
Acelera la limpieza de balance

Tras vender suelo a Neinor, Unicaja se deshace de 170 millones más en terrenos

El banco enajena el 15% de su 'ladrillo' en apenas tres meses a través de varias  operaciones sobre activos con un valor bruto de casi 400 millones.

Los minoritarios de EspañaDuero tendrán cerca del 3% de Unicaja
Una sucursal del malagueño Unicaja.

Ha sido de los últimos bancos en carterizar el ladrillo y colocar grandes volúmenes en el mercado mayorista.., pero acelera el paso. Unicaja se ha desprendido a la vuelta del verano de terrenos por un valor inicial bruto cercano a los 270 millones de euros entre los que figura la transferencia de suelos de 100 millones de valor nominal a Neinor -pagó 68 millones- y operaciones con otros compradores a los que en la entidad les reserva el anonimato.

El grupo financiero malagueño se comprometió con los inversores de cara a su reciente debut bursátil a reducir a la mitad el problema de los activos tóxicos en tres años. Al cierre de 2016 cargaba con unos 2.600 millones netos en impagos e inmuebles adjudicados -5.800 millones en valor bruto o sin contabilizar las provisiones- y su meta es desprenderse de 1.300 millones hacia el 2020. Para entonces prevé reforzar la hucha de dotaciones y que su saldo represente el 62% de la exposición bruta, frente al 55% de partida.

La entidad no es de las que mayor exposición sufre al inmobiliario, más bien al contrario. Su riesgo en ladrillo apenas compromete el 4,5% del valor global de sus activos -cuando en alguna entidad ha rebasado el 20% y en muchas los dos dígitos cortos-. Una situación que, quizá, le permitió casi acomodar el ritmo de desagüe de inmuebles a la demanda minoristas cuando otros rivales llevan años extirpándolas con porfolios para inversores o fondos especialistas.

Colocación de 740 millones en crédito moroso

El grupo pisó el acelerador el pasado ejercicio casi en preparación a su debut bursátil y en escasos meses se ha sacado de encima financiaciones fallidas por cerca de 740 millones. En los últimos días de 2016 firmó la transferencia de sendas carteras de créditos con impagos de particulares y pyme con Axactor, de un valor nominal total de 450 millones; y a la vuelta del verano repitió con el especialista polaco de gestión de cobros Kruk, que consolidó su desembarco en España adquiriendo créditos fallidos del grupo con nominal de otros 286 millones.

En paralelo a esta última operación, la entidad se ha desprendido de casi 400 millones en ladrillo -incluye las operaciones en suelo citadas por un valor nominal próximo a 270 millones de euros-. Un esfuerzo que supone reducir la exposición inmobiliaria casi un 15% en apenas tres meses cuando en el pasado año apenas la menguó un 4% -el valor bruto de estos activos pasaron de 2.588 a 2.699 millones de euros-.

La aceleración del proceso se alinea con los esfuerzos del conjunto de la banca, que busca desprenderse del ladrillo para evitar los mayores requerimientos en provisiones que fijan las normas contables que entrarán en vigor en 2018 y el Banco de España anticipó, en parte, con la circular emitida hace ahora un año para facilitar la adaptación del sector al nuevo campo de juego. Incumplir los planes de limpieza de ladrillo requeridos por el Banco Central Europeo (BCE) es exponerse a gravámenes adicionales en forma de requisitos de capital.

En el caso de Unicaja coincide con una revolución en el grupo. Su salida a bolsa el pasado mes de junio le permitió adelantar la devolución de las 604 millones de euros en ayudas recibidas por la filial EspañaDuero, cuya fusión ha lanzado después de recomprar la cuota en manos del Fondo de Garantía para aprovechar sinergias de costes e ingresos.

En la labor con el ladrillo le benefician vientos de cola porque el renovado interés inversor y constructor ha encontrado en Málaga una de las zonas calientes. Demandas que no se veían desde hace una década y le permiten reducir el problema con plusvalías porque tiene provisiones por el 81% del valor bruto original del suelo -del 52% en viviendas-, de forma que si lo vende por más del 20% gana dinero. Solo en la operación de Neinor sacó 20 millones de plusvalía .

Ahora en portada

Comentarios