Sábado, 20.07.2019 - 03:48 h
Aún no hay acuerdo en el canje

Punto muerto entre Unicaja y Liberbank ante el requisito del BCE de elevar capital

El supervisor supedita su visto bueno al proyecto de fusión entre ambos bancos a que la nueva entidad ejecute una ampliación de capital.

Unicaja y Liberbank
Unicaja y Liberbank. / EUROPA PRESS

Cinco meses después de que Unicaja y Liberbank confirmaran los contactos preliminares para su fusión, las conversaciones han entrado en un punto muerto ante la falta de puntos de encuentro en la ecuación de canje y ante el requisito del Banco Central Europeo (BCE) de que la operación se ejecute junto a una ampliación de capital. Esta alternativa no gusta en ambos bancos, pero se antoja necesaria para que el proceso pueda seguir adelante y se conforme la que sería la sería la sexta entidad de España por volumen de activos, según fuentes financieras consultadas por La Información.

Con otros flecos de la negociación ya resueltos, como que la sede del nuevo grupo estaría en Málaga, o que Manuel Azuaga ostentaría la presidencia ejecutiva -con Manuel Menéndez como número dos- las fuentes aseguran que aún queda por resolver el peso de cada banco en la nueva entidad. El mercado está descontando que el reparto accionarial será del 57%-43% a favor de la antigua caja andaluza.

El otro punto álgido es que el BCE, actualmente, no está en disposición de dar el visto bueno a la operación sin que el nuevo grupo mejore su solvencia a través de una ampliación de capital. El capital de Unicaja y Liberbank supera en la actualidad el 12% de CET1 que recomienda el supervisor, pero los costes de reestructuración que lleva asociados la operación mermarían el capital. Por ello, desde Fráncfort son partidarios de que se refuerce.

En un primer momento se especuló con que podría rondar los 350 millones de euros, pero las entidades buscan reducirla a la mínima expresión mediante otras alternativas con las que mejorar la solvencia. Una de estas vías es la venta de parte de la participación conjunta que ostentarían en Caser, como adelantó 'Expansión'. Entre ambos bancos controlan el 22% de la aseguradora. El objetivo sería que la nueva entidad deje esta participación justo por debajo del 10%, pues superar este umbral implica un mayor consumo de capital.

La Junta Única de Resolución (JUR) ha notificado esta semana a ambos bancos el tamaño del colchón de deuda y capital anticrisis (MREL) que deberán construir para poder rescatarse por sí mismos en caso de que tengan problemas, sin la necesidad de recurrir a ayudas públicas. El organismo comunitario ha determinado un nivel de MREL del 20,59% para Unicaja y del 21,82% para Liberbank, según comunicaron el miércoles a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)

Unicaja pretende conservar su nombre

Según fuentes conocedoras, estas dos ratios son comparables entre Unicaja y Liberbank, lo que supone que la JUR aprecia un mayor riesgo en el banco asturiano -al tener un requerimiento mayor-. Esta situación renueva la ventaja en las negociaciones de la entidad andaluza, que, al tratarse de una fusión por absorción, pretende conservar su nombre en la nueva entidad.

En el contexto actual también ha tenido lugar la irrupción de Bank of America Merrill Lynch en el capital de Liberbank, que con una participación del 7,8% se ha convertido en el tercer accionista del banco tan solo por detrás de las Fundaciones y de Oceanwood. El movimiento ha sorprendido en el mercado y se ha especulado con que Abanca pudiera estar detrás del mismo, pues el banco de inversión norteamericano asesoró a la entidad que preside Juan Carlos Escotet en su intento de opa por la entidad asturiana hace unos meses.

Fuentes financieras, no obstante, descartan que se trate de Abanca ya que sería una forma poco sutil de interferir en la operación. La CNMV tampoco cree que sea así, aunque por si acaso investigará cómo se ha producido el desembarco del Merrill Lynch en el capital de la caja asturiana. Sea como fuere, también hay quien apunta que si la unión entre Unicaja y Liberbank termina prosperando, el nuevo grupo será protagonista de más operaciones corporativas en un futuro, dado el ahorro de costes poco significativo que genera la fusión y en el que tanto está insistiendo el Banco de España en los últimos meses.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios