Viernes, 24.05.2019 - 01:39 h
Se frustra la 'operación salida'

La venta de Gescobro queda desierta: las ofertas no llegan a lo que pide Cerberus

El fondo de inversión norteamericano quiere obtener entre 300 y 350 millones de euros por la compañía, pero las ofertas se quedan en los 200 millones.

Sede de Cerberus en Nueva York. / EFE
La venta de Gescobro queda desierta: las ofertas no llegan a lo que pide Cerberus (su sede de Nueva York en la foto). / EFE

Cerberus Capital Management no encuentra comprador para Gescobro. El fondo de inversión norteamericano, con el asesoramiento de Alantra, puso a la venta esta compañía, especializada en el recobro de deuda, a comienzos de año, pero las ofertas que se han presentado hasta la fecha se han quedado lejos de las expectativas, lo que puede obligar a Cerberus a dar marcha atrás con el comienzo de su 'operación salida' en España.

Hoist Finance, filial en España de un banco sueco, y Cabot, un fondo británico dedicado a la compra de créditos fallidos, han sido quienes han mostrado un mayor interés por Gescobro, pero sus ofertas, en el entorno de los 200 millones de euros, están a años luz de los 300 o 350 millones de euros que pretendía obtener Cerberus. De hecho, fuentes financieras apuntan que Cody Owens, director de operaciones en Cabot, abandonó visiblemente contrariado la puja.

Axactor también sondeó la operación aunque finalmente no presentó oferta, según las fuentes consultadas, que apuntan que a los precios de mercado actuales, y en función de su beneficio operativo, Gescobro no tiene el valor que pide Cerberus. De este modo, se estarían frustrando el plan de desinversión a cinco años que el fondo norteamericano diseñó cuando adquirió la compañía al fondo español Miura allá por el 2014. 

Cerberus, que no ha realizado comentarios, defiende el alto precio gracias al elevado número de 'portfolios' de créditos problemáticos que ha adquirido la compañía durante los últimos años, cuyo importe bruto asciende a más de 8.600 millones de euros, procedentes de las principales entidades financieras del país, pero cuya calidad es cuestionable.

Se trata de 12 carteras de préstamos que no tienen garantía hipotecaria ('unsecured') con un valor nominal de 8.300 millones de euros. Este tipo de deuda es muy difícil de recuperar y el precio al que se suele vender no llega en muchas ocasiones ni al 5% de su 'valor en libros'. Gescobro, que se fundó en 1980, también dispone de dos carteras de deuda con respaldo hipotecario con un valor nominal de 300 millones de euros. Al contar con garantía, su precio suele ser mucho mayor y puede rondar el 30%.

Cuenta con 410 trabajadores

La estimación de cobros pendientes de todas las carteras ascienden a cerca de 600 millones de euros durante los próximos 15 años. Aparte, Gescobro cuenta con acuerdos para gestionar 3.500 millones de euros en créditos fallidos de los principales bancos españoles. Para la gestión de toda esta deuda, la compañía tiene una plantilla de 410 empleados

En 2018, Gescobro tuvo un beneficio operativo (Ebitda) de 11,3 millones de euros, un importe, que se encuentra por debajo de lo que querría Cerberus, mientras que su facturación asciende a unos 30 millones de euros. Su domicilio social está en Madrid, aunque también cuenta con oficinas en la ciudad de Barcelona.

Gescobro no es la única venta que querría hacer Cerberus. El fondo norteamericano también busca deshacer posiciones en Haya Real Estate, 'servicer' que gestiona más de 40.000 millones de euros en activos y por la que querría obtener más de 1.000 millones de euros tras haber echado el freno con los planes de salida a bolsa. Según publicó el diario 'Cinco Días', Rothschild sería el asesor de la operación y habría varios fondos interesados en su compra.

Cerberus es uno de los grandes fondos que más han invertido en España desde la crisis, junto a otros como Blackstone, Apollo o Lone Star. Solo el año pasado cerró la compra de más de 22.000 millones de euros en activos tóxicos ligados al 'ladrillo' de BBVA y Banco Sabadell una vez que el supervisor ha instado a las entidades a 'limpiar' sus balances del legado de la crisis financiera y el 'burbuja' inmobiliaria.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios