Viernes, 20.09.2019 - 23:58 h
Las cifras de su fondo

Botín rentabiliza su gran apuesta y dobla el valor de la cartera de 'fintech' en EEUU

Las inversiones a través de su fondo de capital riesgo en estas compañías cierran el año 2017 con un valor de 130 millones de euros.

Ana Botín, presidenta del Banco Santander
Santander creó su fondo de capital riesgo para startups en 2014. / EP

Corría 2014. Banco Santander seguía los pasos de BBVA y creaba un fondo de capital riesgo para invertir en startups: Santander Innoventures. En palabras de la hoy presidenta y entonces CEO de Santander UK, Ana Patricia Botín, el objetivo era aportar capital en startup ‘fintech’, además de “ganar conocimientos”. Liderado desde Reino Unido, el banco lo dotaba con 100 millones de dólares y subía la apuesta con otros 100 más dos años más tarde. El objetivo: principalmente compañías extranjeras, con sede en Estados Unidos (no hay ni una sola compañía española en su porftolio) Ahora, la gestora hace balance: su cartera suma un valor de 130 millones de euros, donde las compañías estadounidenses han ganado mucho peso.

El fondo lo opera bajo la sociedad Santander Fintech Limited y tiene su sede en Londres. Ahora, la compañía acaba de presentar cuentas en el Registro Mercantil británico. En ellas deja clara su apuesta por el mercado americano y su revalorización. El valor de estas operaciones en dólares -principalmente en compañías con su sede en Estados Unidos- ha pasado de 39,1 a 94 millones de libras en el último ejercicio 2017 (105 millones al cambio). ¿La razón? 8 millones en inversiones nuevas y 52 millones en revalorizaciones.

La compañía arrancaba el año 2015 la actividad inversora con un total de 19,2 millones de libras esterlinas de inyecciones en diferentes compañías. Una cuarta parte era en startups europeas (entre ellas iZettle, de la que acaba de salir tras su venta) y en torno a un 75% en estadounidenses. Al año siguiente se sumaron 14,2 millones más, todo en firmas americanas con apenas un millón en la mexicana ePesos. ¿Y en 2017? Según sus últimas cuentas, inyectó otros 9,7 millones.

En estos tres ejercicios, el fondo ha adquirido acciones en compañías “disponibles para la venta” un total de 43,1 millones de libras esterlinas, que al cambio actual supone algo más de 48 millones de euros. En una primera fase sumaron 75 millones de euros (100 millones de dólares). En 2016 reservaron otros 100 millones de dólares.

Las estadounidenses, mayoría

Como era previsible, las inversiones en startups con sede en Estados Unidos copan buena parte de la cartera del Santander. A cierre del año pasado, según refleja en su propia memoria, 94 de los 117 millones de libras a los que valoraba todas sus participaciones procedían de operaciones con compañías norteamericanas.

Debido a los gastos de estructura, principalmente de personal, y al ajuste de valor de algunas de las inversiones, la sociedad multiplicó por tres las pérdidas netas hasta alcanzar los 6,4 millones de libras (7,2 millones de euros al cambio) Uno de sus consejeros, que ejercía como empleado de la compañía, percibió un salario de casi 600.000 libras (675.000 euros)

¿Cuánta caja hizo con iZettle?

¿Y en el lado de las ventas cómo fue para Santander? Según confirma en su memoria de gestión, durante el año 2018 recibió 10,8 millones de libras gracias a la venta parcial de una de sus inversiones. Además había un acuerdo de vender a una tercera compañía el porcentaje restante durante ese ejercicio.

Todo apunta -aunque no hay una confirmación oficial- a que esa venta es la de iZettle, la única compañía que Santander Innoventures 'sacó' de su portfolio. El valor a 31 de diciembre de 2017 era de unos 20 millones de libras, es decir, 22, 5 millones de euros.

Cambio de caras

Al frente de este fondo estuvo desde el principio el argentino Mariano Belinky, que procedía de la consultora McKinsey. Tras su salto al puesto de consejero delegado de la filial de gestión de activos Santander Asset Management, ha habido varios movimientos en la cúpula.

Por un lado, Manuel Silva Martínez, hasta ahora responsable de inversiones, aterrizó en el consejo. Por otro, el pasado mes de agosto, salió como consejero Nathan Mark Bostock, CEO de la filial británica del banco español, que fue sustituido por Ezequiel Szafir, CEO de OpenBank.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios