Domingo, 22.09.2019 - 08:45 h
Siguiendo las recomendaciones del BCE

Los bancos analizan ya cobrar por los depósitos... de momento, solo a empresas

Santander reconoció públicamente que podría empezar a cobrar por los depósitos no operativos de las compañías ante una nueva rebaja de tipos.

Banco de España
Los bancos analizan ya cobrar por los depósitos... de momento, solo a empresas. / EFE

Las distintas entidades financieras españolas analizan desde hace semanas la posibilidad de empezar a cobrar por tomar prestado el dinero de sus clientes si el Banco Central Europeo (BCE), que se reúne este jueves, decide aplicar un nuevo descuento en los tipos de interés, que se encuentran en mínimos históricos desde marzo de 2016. Esta práctica seguiría las recomendaciones de Fráncfort y, por el momento, solo tendría efecto sobre los depósitos de las empresas.

Es cierto que los bancos ya cobran por los depósitos de otras entidades financieras y por los de grandes clientes institucionales, así como por la custodia de los fondos de las gestoras, pero, como reconoció el martes el CEO de Banco Santander, José Antonio Álvarez, el actual escenario de tipos de interés, con el Euríbor camino de registrar su nivel más bajo de la historia, ha forzado a las entidades a plantearse la necesidad de extender esta práctica a las empresas.

El número dos de Santander explicó que los depósitos que se podrían ver afectados son los “no operativos”, aquellos que representan excesos de tesorería y que no se utilizan para el pago a proveedores, nóminas o realizar cobros, es decir, que no vinculan al cliente con el banco y que no generan comisiones. No obstante, el grupo cántabro no es el único que está estudiando esta posibilidad, ya que, según sostienen fuentes financieras, el debate sobre si es necesario empezar a cobrar por tomar el dinero de las empresas ya ha aterrizado en las más altas instancias del resto de entidades financieras del país.

De acuerdo a las fuentes consultadas, los bancos españoles están estudiando detenidamente el efecto que han tenido estas medidas en Alemania, un país donde se cobra a las empresas por guardar cuantías superiores a 100.000 euros en el banco. Es más, según datos del BCE, las compañías alemanas, de media, abonan una tasa del 0,03% por las cuentas corrientes constituidas el pasado mes de mayo, lo que contribuye a reducir el periodo medio de pago a proveedores, pues el exceso de tesorería ahora tiene un coste y no ofrece rentabilidad.

Se descarta cobrar al pequeño ahorrador

En España, en cambio, los bancos aún remuneran a las empresas por sus depósitos a la vista. En concreto, un 0,09%, nivel que se sitúa por encima de la rentabilidad que ofrecen las cuentas corrientes los clientes particulares, en el 0,04%, según datos a mayo que maneja el BCE. En cualquier caso, las entidades, por el momento, descartan cobrar a minoristas por tomar su dinero. Y es que el hecho de que siga existiendo el efectivo limita la capacidad de las entidades para cobrar por los depósitos de los pequeños ahorradores. Si guardarlo en el banco tiene un coste, los clientes lo retirarán y lo tendrán en metálico.

En cambio, como puso de manifiesto Fráncfort en un estudio reciente, las empresas tienen muchas más dificultades para operar sin una cuenta bancaria, ya que deben hacer frente al pago de salarios y proveedores, por lo que es probable que sigan depositando sus fondos en una cuenta bancaria pese a que el ‘servicio’ tenga un coste.

Y es que el supervisor es un firme partidario de que se pueda trasladar el actual escenario de tipos a la economía real, ya que defiende que bajaría el coste de financiación de las entidades y se elevaría los volúmenes de crédito, aunque el propio Luis de Guindos, vicepresidente del BCE, reconociera a finales de junio las dificultad de llevarlo a cabo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios