Domingo, 15.09.2019 - 07:32 h
Acaba de atracar en Puerto Banús

El yate de Thyssen: bandera española y en manos de una sociedad opaca en pérdidas

La baronesa Tita Cervera acaba de llegar su residencia de la Costa del Sol. Su flamante barco le delata. Un lujo que sigue en números rojos. 

Baronesa yate
La baronesa Thyssen posando en su yate 'Mata Mua'

El yate Mata-Mua, cuyo nombre deriva del famoso cuadro de Gaugin que la baronesa Thyssen tiene a la venta para conseguir su ansiada liquidez, acaba de amarrar en Puerto Banús, el puerto escaparate de Marbella. Con 38,5 metros de eslora, el barco, testigo mudo de la vida de Tita Cervera, está atracado junto al Lady Haya, un buque de 64 metros de eslora que perteneció al fallecido rey Fahd y que ahora usan sus familiares en sus largas estancias en la Costa del Sol. 

La sociedad que adueña el buque de lujo en el que la aristócrata vivió el episodio público más delicado de su vida -en el Mata Mua recibió en julio de 2015 la visita de la guardia civil cuando estaba fondeado en aguas de Ibiza. Entonces la Agencia Tributaria le notificó que se había iniciado ya una nueva inspección fiscal correspondiente a los ejercicios de 2011 a 2013- acaba de publicar cuentas, y no precisamente en positivo. 

Se trata de la mercantil Tiamo Marítima S.L. El Capital Social está compuesto de 5,7 millones totalmente suscrito y desembolsado. La Sociedad está participada en un 99,99% por Groening Shipping Limited, que ha aportado 4.315.000,37 euros como fondos propios. Posee el 100% del capital de Trabajos y Conservaciones Domesticas, S.L. Groening Shipping Limited, según se detalla en la propia documentación registral de la compañía, y es una sociedad residente en Islas Vírgenes Británicas. Los administradores de la baronesa para dejarlo claro añaden una precisión: "Nación que está incluida dentro del listado de Paraísos Fiscales". Eso sí, el barco -que tiene su puerto habitual en Barcelona- tiene bandera española. 

Como ocurre con los aviones, la salud de estas sociedades que adueñan estos transportes de lujo suelen estar en números rojos. Es por eso que muchos magnates optan por alquilar estos medios de transporte de alto standing cuando ellos no lo usan, algo que hace habitualmente Cristiano Ronaldo, Ana Botín o Banca March. La baronesa Thyssen no entra habitualmente en esa rueda con lo que las pérdidas de su firma, domiciliada en su casa de La Moraleja, están más que aseguradas. Por eso, el ejercicio fiscal 2018 ha decidido arrendarlo con más frecuencia que en 2017.

El yate en números rojos

El barco que tiene dos salones y 8 camarotes se arrienda por 39.000 euros de gastos al mes. Los gastos incluyen a una tripulación completa. En 2017 el barco acumuló 1,8 millones en negativo, algo terrible para la empresaria que ha gritado a los cuatro vientos su falta de liquidez para justificar la venta de su colección privada. En este ejercicio la deuda se ha aminorado hasta los 725.009,97 euros en negativo. Como apoderado de la sociedad aparece el letrado Jaime Rotondo, que ya está fuera de casi todo su entramado empresarial, y uno de sus gestores de confianza en esta última etapa, Jordi Maciá.

La baronesa, que no suele tener nada a su nombre, sigue el mismo patrón con su mansión marbellí. Imigolf S.L.  es dueña de la casa de Marbella de la baronesa. Situada en Santa Margarita tiene 432 metros y un terreno 5.145 metros. La casa, que limita con la de los Rothschild y al sur con las arenas del Mediterráneo tampoco tiene cargas ni Hacienda ha pasado por ahí. La espectacular mansión es uno de los refugios preferidos de la baronesa y donde pasó sus mejores años con su marido viviendo todo el glamur de Marbella.

Zona de la costa donde está la casa de la baronesa Thyssen.
Zona de la costa donde está la casa de la baronesa Thyssen. / Google Maps

La casa, también en negativo

La sociedad que más propiedades tiene es Imigolf S.L. y acaba de presentar cuentas. También en negativo, casi 600.000 euros. Concretamente, los números rojos ascienden a 594.449 euros. En su activo de 11,5 millones de euros están sus casas, ya que la sociedad tiene por objeto la promoción inmobiliaria. En el registro mercantil figura un embargo de Hacienda de 2011, que no afecta a sus propiedades, pero que no figura como cancelado. El nombre de Tita no aparece por ninguna parte. Como administrador único, de nuevo Jordi Maciá, que pertenece a su círculo de confianza.

Como no podía ser de otra manera la casa de Marbella se llama también Mata Mua. El rumor sobre la venta de esta obra siempre está ahí. Desde el Ministerio de Educación a este medio aclaran que ella puede hacer lo que quiera con esta obra  u otro cuadro de su colección, ya que estos no pertenecen al Estado español y que la baronesa tiene derecho a vender un 10% del valor total de la colección. Un porcentaje que oscilaría entre los 600 y 800 millones de euros, aunque ella la cifró en 1000 millones de euros.

La casa de la baronesa es cercana a la sencilla residencia de los Aznar-Botella. Curiosamente, los letrados que planifican cuidadosamente con la baronesa Thyssen el reparto de su fortuna son Ángel Acebes y José María Michavila, antiguos ministros del Gobierno de Aznar y aficionados a veranear en Marbella. 

Ahora en Portada 

Comentarios