Lunes, 16.09.2019 - 23:13 h
En la reorganización

BBVA se 'come' la filial con la que inició las inversiones en startups españolas

El banco decide absorber la sociedad que creó en 2012 y que ya solo le servía para gestionar las acciones de dos compañías tras 'vaciarla' hace años.

Carlos Torres BBVA
El presidente de BBVA, Carlos Torres. / EFE

BBVA reorganiza su estructura de inversión en startups con sello español. El banco presidido por Carlos Torres ha decidido absorber la primera sociedad con la que inyectó capital en las primeras compañías tecnológicas del sector financiero. Se 'comerá' a la filial con la que inició su andadura y con la que apoyó a firmas como Freemonee o Radius.

La entidad financiera creó en 2012 la sociedad Inversiones de Innovación de Servicios Financieros SL. Pese a ese nombre gris, bajo su techo se albergaron las primeras inversiones destacadas en el 'fintech' internacional. Aquí alojó las acciones que controlaba en la herramienta de pagos SumUp, la plataforma de bitcoin Coinbase o la pionera en firma digital Docusign.

Todo cambió en 2017. Y ese giro marcó un tiempo antes, el final de la sociedad que ahora absorbe. En ese año creó Propel Ventures Partners Global, la sociedad española de su nuevo fondo Propel Ventures (dotado con otros 150 millones 'extra' que se sumaban a los 100 millones reservados en 2013). ¿La razón? Debía mantener al menos un tercio de los activos invertidos desde España por motivos regulatorios. Y fue a esa nueva sociedad donde envió seis de las ocho inversiones que tenía activas en su primera filial ese año.

Ahora, dos años de ese movimiento, con el que prácticamente vació la filial original, acaba absorbiéndola. Según confirmó la compañía ante el Registro mercantil, es la propia matriz de la empresa -BBVA Holding SA- la que se 'come' a esta filial y todos sus activos en bloque. A cierre del año pasado, seguía teniendo dos inversiones en startups, aunque se desconoce el nombre, pues no lo desglosa en la memoria. Solo se sabe que estaban valoradas en 8,4 millones de euros y que se trata de participaciones "que no otorgan control o poder de influencia o decisión".

Las participaciones en esas dos compañías no generaron minusvalías en el ejecicio 2018, cuando cerró con unas pérdidas antes de impuestos de 128.000 euros frente a los beneficios de algo más de 400.000 euros de un año antes, según las cifras recién presentadas.

Desde España, al margen de estas dos, gestiona la participación en un total de nueve startups financieras que tienen un valor de casi 55 millones de euros. Lo hace a través de Propel Venture Partners Global SL. Ésta sociedad incurrió en pérdidas de más de 2 millones de euros debido a unos gastos muy superiores al año anterior y al deterioro de algunas de estas inversiones.

En total, según su propia información pública, BBVA tiene inversiones activas en un total de 29 startups, todas ellas con sus sedes fuera de las fronteras españolas. Entre las últimas destacan la mexicana Conekta, que ofrece un servicio para enviar y recibir dinero, o la estadounidense ChargeAfter, un servicio para aplazar las compras por internet. Entre sus invertidas ha habido dos ventas: la de la plataforma de préstamos por internet Earnest o Docusign, que salió a bolsa a mediados del año pasado.

Este movimiento coincide con la inversión del banco en la británica Atom Bank, en la que descartó ejecutar la opción de compra a mediados de abril. Su fundador, Mark Muller, descartó esta semana una compra del banco español y ya trabaja en una salida a bolsa en un par de años.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios