Lunes, 16.12.2019 - 14:14 h
El directivo está colaborando con la Justicia

BBVA despide a Béjar tras apartarlo de la presidencia de DCN por el 'caso Villarejo'

Antonio Béjar, imputado en el caso de las escuchas del excomisario, cesó como principal responsable de la 'Operación Chamartín' a finales de julio.

El presidente de DCN, Antonio Bejár, presenta la maqueta del proyecto
BBVA lamina a Béjar tras apartarlo de la presidencia de DCN por el 'caso Villarejo'. / DCN

El BBVA ha despedido a Antonio Béjar, uno de los nueve altos cargos de la entidad que fueron imputados en el 'caso Tándem' por el escándalo del espionaje masivo que realizó el comisario jubilado José Manuel Villarejo a políticos, empresarios y periodistas, presuntamente a instancias del banco, durante la etapa de Francisco González en la presidencia del grupo (2000-2018), según sostienen fuentes conocedoras consultadas por La Información.

El directivo ha recibido la carta de despido después de haberse reincorporado a la estructura del banco tras su destitución como presidente de Distrito Castellana Norte (DCN), la empresa promotora de la conocida como 'Operación Chamartín'-participada al 75% por BBVA y al 25% por San José-, un cargo de confianza que Béjar había ostentado desde el año 2014 y que abandonó apenas dos días antes de la aprobación definitiva del proyecto en el Ayuntamiento de Madrid.

Antes de recalar en esta sociedad, Antonio Béjar era director de riesgos del BBVA y estaba a cargo del negocio inmobiliario del grupo, labores que desempeñó desde 2008, aunque su trayectoria en el banco se extiende durante dos décadas. Su contrato con BBVA estaba suspendido mientras estaba al frente de DCN, pero el mismo se reactivaba una vez abandonase la promotora, tal y como avanzó 'El Confidencial' y confirmó después el propio banco, que a finales de julio aseguró estar "valorando" la readmisión de Béjar.

Finalmente, el BBVA se ha decantado por despedir a Béjar, que se convierte así en el tercer señalado por el grupo que preside Carlos Torres en el 'caso Villarejo', tras la destitución el 30 de julio de Eduardo Arbizu - responsable de regulación y control interno de la entidad y que con FG estuvo al frente de los servicios jurídicos- y la salida de Julio Corrochano -responsable de seguridad- hace ya más de un año.

Hasta la fecha, otros directivos investigados en la Audiencia Nacional por las conexiones del banco con Villarejo sí que seguirían vinculados a BBVA, como son Inés Díaz -que sustituyó a Corrochano-, Ricardo Gómez -consejero de Garanti-, Ignacio Pérez Caballero -director de banca comercial en España-, Javier Malagón -jefe de datos financieros- y Nazario Campo, cuyas redes sociales lo sitúan como jefe de equipo en el 'banco azul'.

Béjar se desmarcó de la estrategia BBVA

Sea como fuere, Antonio Béjar cesó como presidente de DCN cuando se desmarcó de la estrategia de defensa oficial de BBVA y demostró su predisposición a colaborar con la Justicia tras su imputación por los presuntos delitos de cohecho y descubrimiento y revelación de secretos. A diferencia del resto de directivos y exdirectivos, ha prestado declaración ante el juez instructor de la causa, Manuel García-Castellón, pese a que la investigación se encuentra aún bajo secreto de sumario.

En concreto, el exresponsable de riesgos del BBVA admitió que se efectuaron pagos desde el banco al entramado empresarial de Villarejo, aunque no los relacionó con labores de espionaje sino con otro tipo de acciones tales como la localización de clientes morosos. Béjar fue llamado de nuevo a declarar a la Audiencia Nacional tras conocerse que DCN habría destruido información que podría estar relacionada con la causa, como adelanto el diario 'El País'.

Tras su declaración del pasado mes de julio, la Fiscalía Anticorrupción solicitó al juez imponer a Béjar una fianza de medio millón de euros, pero retiró la petición 48 horas después. Estos hechos coinciden en el tiempo con la entrega en sede judicial de una serie de documentos relacionados con los encargos que hizo el banco al comisario jubilado, por los que BBVA habría pagado unos 10 millones de euros, según fuentes jurídicas.

BBVA sigue con su investigación interna

Por el momento, BBVA, que está imputado como persona jurídica, asegura en sus últimas comunicaciones al mercado que comparte con los tribunales los "hallazgos relevantes" de su investigación 'forensic', un proceso que todavía sigue en curso y en el que está asistido por PwC, Garrigues y Uría Menéndez. El banco defiende que no está autorizado a difundir públicamente esta información "dada la obligación legal" de no interferir con las pesquisas judiciales. 

Una vez publicada esta información, fuentes oficiales de BBVA sostienen que el despido de Antonio Béjar está relacionado con los hallazgos del 'forensic' y no tiene que ver con su colaboración con la justicia. Recientemente, y como publicó este medio, el grupo bancario ha decidido rectificar e informar también a los inversores españoles, a través de la CNMV, sobre la posibilidad de recibir multas y daños y perjuicios a su reputación por el 'caso Villarejo', algo que ya hizo ante la SEC -el regulador de EEUU- a principios de mes. Los representantes legales de la entidad están citados a declarar ante el juez el próximo 10 de octubre, una fecha marcada en rojo en el calendario de Carlos Torres.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING