Viernes, 14.12.2018 - 00:16 h
Garanti Bank

La filial turca de BBVA afronta refinanciar 5.000 millones en plena caída de la lira

Los vencimientos en dólares se acumulan en los próximos meses, en pleno recorte de su calificación y con los inversores saliendo del país.

BBVA emitirá hasta 3.500 millones de euros de la nueva deuda anticrisis en 2018
BBVA emitirá hasta 3.500 millones de euros de la nueva deuda anticrisis en 2018 / EUROPA PRESS

Garanti Bank, la filial turca de BBVA, deberá refinanciar cerca de 5.000 millones de deuda en dólares en los próximos meses. La entidad afronta sus vencimientos más importantes en moneda extranjera en un momento muy complejo. Las principales agencias calificadoras han reducido la calificación crediticia de la entidad, la lira turca sigue con una fuerte depreciación y por si fuera poco, el dólar apunta a mayores subidas en los próximos meses.

La firma participada en un 49,85% por BBVA deberá refinanciar 4.800 millones de dólares en bonos sindicados, titulizaciones y deuda senior en los próximos meses de 2018 y todo 2019. Pese a ello, la situación podría ser incluso más complicada, puesto que Garanti debe hacer frente a 2.300 millones en forma de préstamos bilaterales y otra financiación a corto plazo, aunque desde la entidad no han querido señalar que parte corresponde a los próximos meses.

Hasta el momento, la entidad había manejado con soltura las refinanciaciones en dólares gracias a que los vencimientos no eran excesivos. "La financiación en moneda extranjera es limitada", indican desde el propio banco. En el primer semestre, Garanti tuvo que hacer frente a 1.100 millones de dólares de deuda los cuales se pudieron renovar con un mayor coste. El problema viene en los siguientes meses: en el segundo semestre el banco deberá hacer frente a cerca de un 40% más de vencimientos, hasta los 1.500 millones. Pero, en 2019 deberá afrontar hasta tres veces más de refinanciaciones que en el primer semestre de 2018.

En total, son cerca de 3.300 millones entre bonos sindicados, titulizaciones y deuda senior los que deberá refinanciar en 2019. Esto es, que en los próximos 18 meses deberá hacer frente a casi la mitad de todos sus vencimientos totales que ascienden a 10.800 millones. Si se tienen en cuenta los 2.300 millones extras entre préstamos bilaterales y financiaciones a corto plazo, en total Garanti deberá hacer frente en los próximos años a un total de 13.100 millones de dólares.

La entidad no solo se enfrenta al problema de que una gran parte de sus vencimientos de deuda se centra en los próximos meses, sino que además es en dicho período cuando la situación está más tensa. La economía del país se ha seguido resintiendo semana a semana y la lira ha seguido ampliando su distancia frente al dólar. En lo que va de segundo semestre de 2018, la lira ya se ha hundido un 42% frente al dólar y ha pasado de 4,6 liras por dólar a 6,55.

Aunque el hundimiento se moderó a mediados de mes, tras tocar máximos por encima de las 7,2 liras por dólar en la última semana ha vuelto a coger impulso. Mientras todos los ojos estaban puestos en la colapso del peso argentino, la lira se apuntó una depreciación cercana al 15% en la última semana. Las malas perspectivas dadas por las distintas agencias de calificación, junto a posibles abandonos en puestos altos del Banco Central de la República de Turquía han propiciado que los inversores se sigan retirando del país.

Serio toque de atención de las Agencias

Una a una, las tres grandes agencias de calificación del mundo –Moody’s, S&P Global y Fitch- han advertido de los problemas que sacuden al país y de que ello genera problemas en su sistema bancario. De hecho, las tres agencias han rebajado la calificación de todas las entidades turcas alegando la fuerte caída de la divisa del país aumenta los riesgos para el sistema bancario. La referencia de las firmas de calificación encaja con una de las derivadas más famosas de las crisis cambiarias, y es que se terminan transformando en crisis bancarias; al deteriorar por un lado los activos bancarios y por otro al atacar sobre los tipos y la economía interior que dispara la morosidad. De hecho, a ambas crisis se las conoce como crisis gemelas.

Garanti no se ha librado de la rebaja de su calificación por parte de las tres agencias. Al igual que el resto de entidades, la filial del BBVA ha visto como han rebajado tanto la calificación de sus depósitos a largo plazo, como su perfil crediticio, incluido el de deuda senior, y la calificación general de la entidad. Es por ello, que tener que refinanciar tanto volumen de deuda es un problema para la firma porque va a suponer un coste extra en moneda extranjera. Tanto por la situación del país y la confianza de los inversores, como por las rebajas de las agencias de calificación. Incluso dichos problemas, ya le han costado a BBVA una rebaja por parte de S&P Global de su calificación a negativo.

De hecho, la refinanciación de los vencimientos de deuda en dólares es uno de los mayores problemas que observan las calificadoras. Fitch ve una clara "dependencia de la financiación exterior" de las entidades turcas, con una fuerte cascada de vencimiento a corto plazo. En los próximos 12 meses, Moody’s cree que la banca deberá financiar hasta 77.000 millones de dólares, mientras que Fitch lo fija en 55.000 millones. Todo ello, con un cada vez más pequeño volumen de depósitos en dólares, Fitch certificó que dicho volumen había caído un 4% en los últimos meses, lo que complica todavía más la situación.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios