Sábado, 04.04.2020 - 05:41 h
Por el modelo de gobernanza corporativa

El BCE lanza un aviso a Goirigolzarri tras 'arrebatar' poder a Torres, Botín y Oliu

El consejero delegado de Bankia es el único de los grandes bancos de España que reporta ante el presidente y no ante el consejo de administración.

José Ignacio Goirigolzarri, Bankia
El BCE lanza una indirecta a Goirigolzarri tras quitar poder a Torres, Botín y Oliu. / EFE

Bankia es el único de los grandes bancos de España cuyo 'número dos' reporta directamente ante el presidente de la entidad y no ante todo el consejo de administración. Esta situación, que se ha concretado este 2019, tiene lugar después de que el Banco Central Europeo (BCE) haya impulsado una serie de cambios en el modelo de gobernanza de los más importantes grupos bancarios españoles a fin de 'restar' poder a los máximos mandatarios de las entidades y buscar un verdadero equilibrio de poderes en sus cúpulas.

Tras años de saneamiento en el sector a raíz de la crisis, la institución que ahora preside Christine Lagarde, y cuyo área de supervisión bancaria está liderada por el italiano Andrea Enria, considera que la gobernanza corporativa es la gran asignatura pendiente de la banca española. Y eso que en los últimos años ha conseguido ganar mucho terreno a las entidades en este aspecto. De hecho, de los ‘seis grandes’ que cotizan en el Ibex 35, solo Bankia mantiene un reporte directo de José Sevilla, consejero delegado, a Jose Ignacio Goirigolzarri, presidente ejecutivo de la entidad.

En el resto (Banco Santander, BBVA, CaixaBank, Banco Sabadell y Bankinter) no se produce esta situación. En Sabadell ha sido este año cuando se ha reforzado la figura de su 'número dos', Jaime Guardiola, del que ahora depende el área financiera. Además, el directivo ya no rinde cuentas ante el presidente, Josep Oliu, sino ante todo el consejo de administración, órgano del que también dependen Riesgos (David Vegara) y Auditoría Interna. Estas modificaciones han tenido lugar en 2019 a instancias del BCE.

Hace un año, Fráncfort también jugó un papel clave en el proceso de sucesión de Francisco González en la presidencia de BBVA. El supervisor presionó entonces para que Carlos Torres cediese poder al frente de la entidad en favor de Onur Genç, 'número dos', y consiguió que el consejero delegado reportara ante el consejo de administración. Además, los departamentos de Auditoría Interna y Regulación y Control Interno cuelgan también del máximo órgano de gobierno.

En Santander, Botín y Álvarez rinden cuentas al consejo

Los mismo sucede en Banco Santander, donde tanto Ana Botín, presidenta ejecutiva, y José Antonio Álvarez, consejero delegado, ‘cuelgan’ del máximo órgano de gestión, del que también dependen, desde el año 2015, las áreas de Auditoría Interna y Riesgos y Cumplimiento. No obstante, el consejo de administración de las entidades siempre está liderado por el presidente de la sociedad, lo que les otorga una gran capacidad de mando.

Sea como fuere, Goirigolzarri en Bankia se ha convertido en el único presidente ejecutivo de los grandes bancos españoles al que tiene que rendir cuentas directamente su CEO, Sevilla, que controla las áreas Financiera y de Riesgos, lo que equilibra las labores de mando en la estructura organizativa de la entidad nacionalizada.

El BCE es partidario de una estructura de gobernanza siguiendo el modelo anglosajón -con un presidente no ejecutivo (chairman) que defina la estrategia a largo plazo del grupo y un consejero delegado con amplias potestades que se encargue de la gestión diaria e implemente la hoja de ruta diseñada por el presidente-. En cambio, la legislación española permite que los presidentes de los bancos ostenten plenos poderes, por lo que les supervisor no puede imponer sus preferencias tan fácilmente.

Aún así, CaixaBank y Bankinter mantienen el modelo de gobierno auspiciado por Fráncfort, ya que sus CEOs, Gonzalo Gortázar y María Dolores Dancausa, ejercen de primeros ejecutivos, también con reporte ante el consejo, presidido en sendos casos por Jordi Gual y Pedro Guerrero. En cualquier caso, en el sector hay voces críticas en relación a que el CEO de una entidad, así como otros departamentos, deban reportar ante el consejo de administración. "No tiene sentido”, comentan algunos banqueros de primera línea que defienden que el reporte directo ante una sola persona agiliza la operativa.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING