Martes, 16.07.2019 - 22:48 h
Segunda sentencia de la Audiencia Nacional

Hacienda gana a Belén Rueda: afronta medio millón en multas por su sociedad

El Tribunal respalda la inspección de la AEAT, en la que se le exigió el pago del IRPF sobre los 1,2 millones que ingresó a través de su compañía.

Belén Rueda, la última señalada por Hacienda
Belén Rueda, la última señalada por Hacienda. / EFE

La actriz española Belén Rueda deberá pagar medio millón de euros sólo en sanciones a Hacienda por haber facturado sus trabajos profesionales a través de su sociedad personal. Lo confirma así la Audiencia Nacional en una segunda sentencia en la que constata que la tributación de los 1,2 millones de euros ingresados entre 2005 y 2006 tenía que haber sido como renta personal y no a través de la compañía.

En febrero, el Tribunal había determinado que la estructura societaria utilizada fue utilizada para pagar menos impuestos. Lo hizo en un fallo, que adelantó La Información, en el que concluyó que todos esos trabajos facturados como actriz debieron hacerse como rendimientos del trabajo y no a través de su sociedad Belu Actividades Empresariales.

Ahora, la Audiencia confirma en una segunda sentencia lo que dejó de pagar de IRPF gracias a esta estructura. En total, Hacienda elevó hasta prácticamente la totalidad de los 1,2 millones de euros facturados en esos dos ejercicios -donde trabajó en producciones como la serie de Los Serrano- las bases imponibles del impuesto sobre la renta. Es decir, debía pagar por todo: en torno a 500.000 euros de IRPF eludido -entre 2005 y 2006 se redujo el tipo máximo al 43%-.

A esto hay que sumar dos sanciones de 128.000 y 113.000 euros por sendas infracciones de "dejar de ingresar" impuestos a las arcas públicas. Y como colofón, un 50% -es la multa mínima, al entender que se trata de una infracción 'leve'- respecto al medio millón de euros exigido en cuotas de IRPF impagadas.

La sentencia puede ser recurrida por la actriz ante el Tribunal Supremo. La Información se ha puesto en contacto con el equipo legal de la actriz, sin éxito.

De dónde viene todo

Todo arranca en el año 2009. Hacienda abre inspección sobre los ejercicios 2005 y 2006 de Belu Actividades Empresariales. Se trataba de la sociedad creada por Belén Rueda en 2004 justo tras su divorcio con Daniel Écija -con el que compartió dos sociedades en los años anteriores-. Las pesquisas acabaron en un acta de liquidación.

Rueda facturó a través de la sociedad los 1,2 millones de euros ingresados en ambos años -donde trabajó en el doblaje de Madagascar y el rodaje de Los Serrano-. Y se autoasignó nóminas de 65.500 y 89.300 euros en los dos ejercicios. Su argumento es similar al de otros artistas y deportistas: no se trata de una elusión fiscal, sino que se difiere el pago de esos impuestos hasta que ese dinero, en la caja de la empresa, se reparta a través de dividendos. El tribunal ha vuelto a rechazarlo.

La actriz recurre tanto ante el Tribunal Económico y Administrativo de Hacienda como ante la Sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional. Ahora, esta última da su última palabra y respalda completamente tanto las actas de liquidación como las sanciones impuestas por la Agencia Tributaria.

Los argumentos de Rueda

Uno de los argumentos que esgrimió la defensa legal de la actriz en esta segunda batalla contra Hacienda se centraba en la empresa: es una sociedad patrimonial-profesional. Sin embargo, el tribunal confirma que Belu no reúne los requisitos, pues las sociedades cuyos ingresos procedan de actividades profesionales, artísticas o deportivas se rigen por el régimen general.

Otro clavo al que se agarra su defensa es el artículo de la ley de IRPF que rige las reglas para valorar las operaciones vinculadas entre el dueño de la empresa y ésta. La Audiencia también lo tumba: asegura que la empresa no aporta ningún valor añadido a un trabajo -su intervención en series y películas- "personalísimo" realizado por ella misma. Y la Sala menciona la sentencia del Supremo en el caso de Iker Jiménez y su mujer, Carmen Porter, con su sociedad Producciones Digitales Milenio 3 SL.

Y el otro gran argumento que utilizaron sus abogados se refería a la sanción: entiende que no hay culpabilidad ni ánimo defraudatorio. La Audiencia también lo niega, pues entiende, al igual que Hacienda, que Rueda es socia y administradora única de la sociedad y tiene un conocimiento "total y absoluto" de las consecuencias del incumplimiento de la norma. "Incumplió de manera consciente su obligación, eludiendo los tipos impositivos más elevados de IRPF", concluye.

Otros casos como el de Rueda

En definitiva, Rueda deberá abonar medio millón de euros de las sanciones de Hacienda, junto con las liquidaciones que ya debería haber abonado antes de interponer recurso contencioso-administrativo. Este resultado es similar al de otros muchos actores y profesionales independientes que también tuvieron que regularizar su situación.

El caso más sonado de los últimos años fue el de Màxim Huerta: tuvo que dimitir después de que se conociera que contó con una estructura fiscal con la que dejó de pagar más de 218.000 euros al Fisco. Pero no fue el único; hay otros como Loles León (Loleon SL), Fernando Tejero (Lázaro Producciones), Ángela Molina (Zoriba SA), Ernesto Sáenz de Buruaga (Cuaderno Azul de Comunicación) o Antonio Lobato (Tavelot Comunicación SL).

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios