Sábado, 26.05.2018 - 17:47 h
También asume el impacto del Brexit

BlackRock: el separatismo catalán puede dañar la economía de Francia y Alemania

El gigante de la inversión indica que "los movimientos secesionistas, como el de Cataluña, pueden tener un efecto negativo" en ambas economías.

Imagen de la sede de BlackRock en Londres.
Sede de BlackRock en Londres. / Cordon Press

No es la primera vez que España está en el punto de mira de los análisis del gigante de la inversión BlackRock, pero, esta vez, va un paso más allá. La firma de inversión estadounidense, uno de los principales inversores del Ibex 35, advierte en uno de sus últimos informes del impacto económico del movimiento secesionista catalán, pero no en España, sino en las economías de los dos gigantes económicos y políticos del continente: Francia y Alemania.

A través de su vehículo de inversión pensado para la jubilación, BlackRock LifePath, explica al regulador de la Bolsa de Estados Unidos, la Securities and Exchange Commision (SEC), que "los movimientos secesionistas, como el de Cataluña, pueden tener un efecto negativo en la economía francesa". Lo mismo en el caso de Alemania.

Sobre el país presidido por Emmanuel Macron añade que Francia es "dependiente de las exportaciones agrícolas, y que, por ello, es susceptible al impacto de las fluctuaciones de estos productos". Sobre el motor alemán asume que su economía es "dependiente" de sus socios europeos, por lo que cualquier cambio de precios o de demanda puede tener consecuencias negativas.

Otros vaivenes económicos

No es lo único, porque también hay otros factores que, en opinión de la firma de inversión, pueden suponer un traspiés financiero para ambas potencias europeas. Por ejemplo, la marcha del Reino Unido de la Unión Europea puede provocar que la economía francesa sufra "tendencias adversas", como una desaceleración económica, un debilitamiento de sus exportaciones o un aumento de las tasas de desempleo y de su deuda, enumera la firma.

Y da otro toque de atención a Alemania que, además, puede acabar afectando al resto de miembros del club comunitario. "Recientemente, han surgido nuevas preocupaciones en relación a la salud de la economía de la Unión Europea, lo que ha impactado a la baja en los ingresos de determinadas entidades financieras, incluidas las empresas alemanas de servicios financieros", apunta BlackRock sin dar nombres de entidades.

En cuanto a España, en esta ocasión, no da más detalles sobre sus perspectivas económicas porque no incluye a este país en el listado de naciones clave para la evolución de este vehículo de inversión destinado a la jubilación. A través del fondo LifePath Dynamic Retirement Fund, BlackRock gestiona activos valorados en 200.000 millones de dólares (unos 170.000 millones de euros). A su vez, el fondo se divide en distintos productos, de distinta duración, en función de la edad de jubilación de los partícipes. Y, básicamente, invierte en renta fija, centrándose casi el 80% de inversión en activos norteamericanos.

En otras ocasiones, BlackRock (que está presente en el accionariado de Santander, BBVA, Telefónica, Iberdrola o Repsol, por citar algunos de los grandes del Ibex) sí que ha puesto el foco en España. Por ejemplo, el pasado noviembre advertía, sin citar a Cataluña, de "nuevos y continuos disturbios políticos en varios países, como Venezuela y España".

Ha hecho advertencias pero también ha aprovechado la incertidumbre. El pasado octubre, coincidiendo con el referéndum secesionista, su subdirector jefe de inversión, Scott Thiel, reconoció que BlackRock había "sacado ventaja" de la volatilidad del bono español a 10 años consecuencia de la inestabilidad política.

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios