Domingo, 27.05.2018 - 03:17 h
El nacimiento de un nuevo gigante inmobiliario

Blackstone coloca a su hombre fuerte para España al frente de la nueva Aliseda

Diego San José asume la Presidencia del gigante inmobiliario surgido de las ruinas del Popular en sustitución del directivo de confianza del Santander

Imagen de la sede de Blackstone
Imagen de la sede de Blackstone.

El hombre fuerte de Blackstone en España, Diego San José, ocupará la Presidencia del Consejo de Administración de la nueva Aliseda, la que fuera plataforma inmobiliaria del Banco Popular, controlada ahora por el fondo estadounidense (51%) y el Santander (49%), y que afronta la ingente tarea de gestionar los 30.000 millones de euros en activos inmobiliarios heredados de la quiebra del Popular.

El fondo culmina con este nombramiento el proceso de toma de control de la compañía, cuyas responsabilidades ejecutivas ya están en manos de otro de los hombres claves de la estructura del mayor fondo inmobiliario del mundo en España, Eduard Mendiluce,  que ejercerá de consejero delegado. Se redondea también así la composición mixta del Consejo en el que los representantes de Blackstone, entre los que también se cuenta Alfredo Laffitte, director general del servicer creado por el fondo, Anticipa Real Estate, convivirán con otros procedentes del Santander, como Carlos Manzano, la persona de confianza de Ana Botín en el Consejo de Metrovacesa.

El nombramiento de Diego San José, decidido el pasado 9 de febrero y publicado este viernes en el Boletín del Registro Mercantil, viene precedido de un singular proceso que ha hecho que en un periodo de una semana tres personas distintas hayan figurado en los registros como presidentes de Aliseda. El primer paso se tomó el pasado 1 de febrero y supuso el cese del ex presidente de la compañía, Francisco Milone, representante de uno de los antiguos dueños de la inmobiliaria, el fondo Varde Partners, y de parte de su Consejo de Administración: Cristina Pérez Liz, Drazen Primorac y Héctor Serrat. El mismo movimiento implicó el nombramiento de Carlos Manzano como consejero de Aliseda y de Jaime Rodríguez Andrade, ambos de la estructura del Santander, como presidente.

Pero la Presidencia de Rodríguez Andrade ha resultado efímera. Apenas una semana después, el 9 de febrero, Aliseda registraba su cese y el nombramiento de Diego San José como presidente y de los otros dos representantes de Blackstone como consejeros. Ese mismo día se comunicaron, asimismo, los ceses de Susana Quintás, José Manuel Piñeiro y  Juan Babio, provenientes de la antigua estructura del Banco Popular, como consejeros de la compañía.

Un nuevo gigante inmobiliario

La nueva Aliseda es el fruto de una de las mayores operaciones inmobiliarias realizada en Europa: la adquisición por parte de Blackstone del 51% de la cartera de ladrillo del quebrado Banco Popular. El fondo estadounidense pagó más de 5.000 millones de euros por ese porcentaje de la cartera de inmuebles y créditos de la entidad y quedó comprometido a constituir junto al Santander una nueva sociedad a la que el Banco Popular traspasaría el 100% de la sociedad Aliseda y el resto de activos inmobiliarios en su balance, que incluía suelos, viviendas, locales comerciales, naves industriales, hoteles, etcétera, y que fue valorada globalmente en 30.000 millones de euros.

Desde entonces Blackstone y Santander se han ocupado de seleccionar el equipo de directivos que gestionará una de las carteras inmobiliarias más voluminosas del país, solo por detrás de la de Sareb, y que deberá extraer el máximo valor a los activos disponibles en el proceso de desinversión. Culminado ese proceso y constituido el Consejo de Administración, la nueva Aliseda ya tiene sentadas las bases para comenzar a operar.

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios