Viernes, 19.10.2018 - 00:58 h
Invertirá otros 3.000 millones

BMW se hace con su filial china nada más levantar Pekín el 'peaje' a la industria

El fabricante europeo paga 4.200 millones de dólares para alcanzar el 75% de su filial conjunta en el país asiático. 

BMW ya dispone de 3.500 candidatos españoles para el programa de formación
BMW al fin puede extenderse en China según sus planes. / L-I-

El fabricante alemán de vehículos de lujo BMW se hará con el control de su filial conjunta en China, BMW Brilliance Automotive, con un acuerdo por el que desembolsará unos 4.200 millones de dólares, informó hoy el grupo en un comunicado. Con esta operación, la primera de este tipo después de que Pekín anunciara el levantamiento de restricciones en el sector automovilístico en China, BMW aumentará su participación en la filial conjunta al 75% desde el 50% actual, según la nota.

La medida "refuerza el compromiso de BMW" con China y permitirá al fabricante "elevar sus ganancias" en el mercado automotriz más grande a nivel global, así como acelerar el desplazamiento de su cadena de producción al país asiático en el contexto de la guerra comercial entre China y Estados Unidos. Según el comunicado, BMW espera aumentar la capacidad de producción en sus plantas de manufactura existentes en la ciudad nororiental de Shenyang, donde invertirá más de 3.000 millones de dólares, y "expandir la localización de modelos adicionales, incluidos Vehículos de Nuevas Energías".

"Comenzamos una nueva era", dijo ayer el presidente ejecutivo de BMW, Harald Krueger, en un discurso en la misma Shenyang, según informa Efe. "China se está convirtiendo rápidamente en una importante base de desarrollo y producción, entre ellos de los nuevos vehículos de energía. Quiero destacar la importancia de China como un mercado de crecimiento dinámico para nosotros", señaló.

Mientras, el primer ministro chino, Li Keqiang, que se reunió en el mismo día con Krueger en Pekín, enfatizó que el nuevo proyecto de cooperación entre BMW y China en Shenyang indica que las nuevas medidas de apertura del país "se están traduciendo en acciones concretas". "En el futuro, estas medidas serán aún más fuertes, y China seguirá siendo un lugar candente para la inversión extranjera en el largo plazo", dijo Li en declaraciones recogidas por la agencia Xinhua.

El acuerdo se cerrará en 2022, fecha en la que los fabricantes extranjeros ya no necesitarán tener filiales conjuntas para operar, lo que ofrece nuevas oportunidades para compañías como la propia BMW, Volkswagen y Daimler, aunque la mayoría de ellas han asegurado que no contemplan abandonar a sus socios locales. En concreto, China eliminará este año el límite de accionariado del 50 por ciento para los vehículos especiales y automóviles eléctricos e híbridos, en 2020 extenderá esta medida a los comerciales y en 2022 a los de pasajeros.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios