Lunes, 19.08.2019 - 06:34 h
En su viaje oficial

Borrell trata de vender (otra vez) el Talgo como la salvación del transporte en India

España ya intentó hace dos años la entrada de esta firma para mejorar las conexiones ferroviarias norte-sur del país asiático, pero no lo consiguió.

Comparecencia de Josep Borrell en Comisión de Asuntos Exteriores
Comparecencia de Josep Borrell en Comisión de Asuntos Exteriores / Ricardo Rubio - EP

Josep Borrell, Ministro de Asuntos Exteriores, se dirige a India en un viaje oficial para, de acuerdo con la información pública, "para participar en los Diálogos Raisina", el principal foro de encuentros políticos y económicos del país. Pero la visita esconde otras intenciones entre las que se encontrarían abrir el camino a varias firmas de energía, aguas y construcción, sectores pujantes en el país asiático. Dentro de ellas, estaría una nueva intentona para 'vender' el Talgo como una tabla de salvación para las deficientes conexiones ferroviarias del país, tal y como confirman a La Información fuentes cercanas al viaje. 

El ministro se ha trasladado a la India acompañado por el director general de CEOE Internacional, Narciso Casado, que busca ayudar a este tipo de empresas españolas a establecerse en el país y conseguir un mayor radio de influencia. De hecho, esta visita también servirá para "reunirse con representantes de la Confederación India de Industrias, con el fin de analizar futuras actividades entre ambas organizaciones durante el 2019", tal y como señala la propia CEOE. 

Pero esta no es la primera vez que España trata de entrar en el negocio ferroviario en India. En 2016, nuestro país ya llevó a cabo arduas negociaciones con este Ejecutivo con el fin de proporcionar a Indian Railways la tecnología de alta velocidad -AVE- necesaria para mejorar la conexiones en el país. De hecho, llegaron a trasladar uno de los Talgo españoles a Bombay para probar su eficacia y convencerles de que podían ser más rápidos que los de sus competidores.

Los resultados para la empresa española fueron de caballo ganador e incluso el director de la compañía para Asia Pacífico, Subrat Kumar Nath, llegó a decir que "el tren ha ganado la batalla" al conseguir el mejor tiempo en unir las ciudades de Nueva Delhi y Bombay con una marca de menos de 12 horas, cuando los trenes nacionales tardan unas 16. Pero no fue suficiente para el Gobierno de India que finalmente decidió no seguir adelante, según el diario Business Insider, por "problemas de seguridad ante el elevado tránsito de las infraestructuras indias".

De hecho, el país de Narendra Modi decidió comenzar a fabricar sus propios convoyes, los llamados 'Train 18' -que aún no han entrado en servicio-, ya que de acuerdo con sus propias cifras eran un 40% más barato que los importados de Europa. 

Pero España no se quedó ahí. Ineco, la firma española de consultoría, ya había llevado a cabo entre 2011 y 2012 varios estudios para Ferrocarriles de la India sobre la viabilidad de la conexión ferroviaria con alta velocidad entre varias ciudades, un trabajo que forma parte de los proyectos previstos en el Diamond Quadrilateral. Además, ya había realizado la asistencia técnica de las obras del metro de Bombay y asesorado a Indian Railways en el diseño e implementación de la estrategia de un servicio de trenes suburbanos. Por ello, nuestro país no cejaba en su empeño por entrar en el país. 

Ahora India ha vuelto a retomar su plan de invertir en ferrocarril. De hecho, el verano pasado, Pedro Fortea, director de MAFEX, la Asociación Ferroviaria Española, afirmaba que Indian Railways incluía un proyecto  "de más de 18.500 millones de euros para el año 2018-2019". Por ello, el por aquel entonces presidente de Ineco, Isaac Martín Barbero, veía a India como "una oportunidad" para la Alta Velocidad Española. 

Todo ello, acompañado de la mejora del panorama económico en India, séptima motor mundial por delante de países como España, Brasil, Canadá y Rusia, ha hecho que España quiera intentarlo otra vez. En este sentido, Borrell ha llegado al país para cumplir una de las promesas que el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, le hizo al primer ministro de India, Narendra Modi, en la última reunión del G20 en Argentina, cuando puso sobre la mesa la visita del propio ministro que predecería a la suya propia.

India tiene un crecimiento económico del 7,4%, según el Fondo Monetario Internacional, lo que la eleva hasta la primera posición en cuanto a crecimiento en el continente asiático y una de las mayores del mundo. Además, de acuerdo con datos de la CEOE, el 'stock' de inversión directa de España en India en 2016, último año con referencias, fue de 3.275 millones de euros, registrando un incremento del 400% respecto al año 2015. 

A día de hoy, hay más de 250 empresas españolas en sectores presentes en el país mientras, un crecimiento que se ha elevado desde las 60 firmas que estaban instaladas en la India hace diez años. Esta institución señala ocho sectores de interés para las empresas españolas en el país, entre las que señala el ferrocarril y las infraestructuras. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios