Cambian de Estado miembro origen

Coca-Cola y Berkeley 'abren la veda' de la fuga de Reino Unido por el Brexit

La CNMV ya ha recibido los avisos de ambas compañías que cambiarán Londres por Ámsterdam y Madrid como mercados de referencia desde el momento en que la ruptura se haga efectiva.

Boris Johnson
Coca-Cola y Berkeley 'abren la veda' de la fuga de Reino Unido por el Brexit
EFE

Las autoridades bursátiles han recibido los primeros avisos de 'fuga' este lunes. Berkeley y Coca-Cola European Partners han abierto la veda de la salida de empresas de Reino Unido esta mañana. Ambas compañías tenían al país británico como Estado miembro origen para su actividad en Europa, pero dejarán de hacerlo en cuanto el Brexit se haga efectivo, momento en que pasarán a tomar como mercado de referencia para negociar sus acciones a Madrid y Ámsterdam, respectivamente. 

La empresa de minería ha sido la primera en notificar su decisión. La CNMV se ha hecho eco del hecho relevante remitido por la firma y ha publicado que, tras la salida del Reino Unido de la Unión Europea, Berkeley elegirá a España como su Estado miembro de origen a los efectos de la Directiva sobre transparencia. Horas después, la multinacional estadounidense -cotiza en Euronext Amsterdam, en la Bolsa de Nueva York, en Londres y en Madrid-, hacía lo propio señalando a los Países Bajos como su nuevo referente bursátil. 

Han hecho falta meses de intensas negociaciones para sortear un Brexit duro, pero solo unos días para notar los primeros estragos del 'divorcio'. En el caso de Berkeley Energia, en cuyas manos se encuentra el proyecto de la mina de uranio de Retortillo (Salamanca), la compañía ha informado de que la decisión podría revisarse en un futuro. Además, el comunicado de la compañía confirma que sus acciones seguirán cotizando en la Bolsa de Valores de Londres. También en la de Australia. 

El 23 de junio de 2016 tuvo lugar en Reino Unido y Gibraltar el referéndum sobre la permanencia del país, ahora bajo el mando de Boris Johnson, en la Unión Europea. Tras años de desencuentros, los equipos negociadores de Bruselas y Londres lograron sellar el pacto para la salida consensuada el pasado 30 de diciembre. Aunque el acuerdo promete aliviar los efectos económicos de la ruptura, el impacto será notable. Cuestiones como la respuesta de las bolsas o los flecos regulatorios determinarán el futuro inmediato de las compañías con presencia en ambos bloques. 

Las notificaciones de este 4 de enero, el primer día de negociación tras hacerse efectiva la salida, de Berkeley y el grupo que gestiona las fábricas de embotellado y distribución de Coca-Cola en Europa son una muestra de que, pese al acuerdo, el Brexit alterará el escenario económico. Así lo ratificó la primera modificación en la cúpula de IAG

El conglomerado empresarial, propiedad de firmas como Iberia, British Airways o Vueling, comunicó el pasado 31 de diciembre a la CNMV sus primeros movimientos para poder seguir operando en Europa tras el Brexit. En este contexto, el grupo alteró, la víspera de la salida efectiva de Reino Unido, la composición de su Consejo de Administración, a fin de contar con una mayoría de consejeros no ejecutivos independientes de la UE.  La maniobra de IAG responde al requisito del acuerdo de mínimos que Bruselas y Londres firmaron el 24 de diciembre y que obliga a que más del 50% del capital de las compañías quede en manos de los accionistas comunitarios para conservar las licencias de tráfico europeas.

Aunque los efectos de la salida empiezan a ser palpables, el acuerdo de mínimos ha logrado sortear el desastre económico y apunta a que los lazos comerciales entre ambos bloques se mantendrán, no sin cambios. Se espera un aumento de las trabas burocráticas -lo que repercutirá en mayores plazos y costes-, aunque el intercambio de bienes a los dos lados del Canal de la Mancha seguirá desarrollándose sin cuotas ni aranceles.

Mostrar comentarios