Miércoles, 20.11.2019 - 15:28 h
Un coste de 14.000 millones

El Brexit amenaza la hoja de ruta de la tercera pista de Ferrovial en Heathrow

La compañía de Del Pino se desinfla en el aeropuerto londinense mientras IAG protesta por los costes que traerá su proyecto estrella. 

Rafael del Pino e Íñigo Meirás
Rafael del Pino e Íñigo Meirás, ejecutivos de la constructora. / FERROVIAL

El Brexit también puede afectar a Ferrovial. La participación que la constructora española tiene del aeropuerto londinense de Heathrow -ostenta la mayoría de los títulos- y su proyecto estrella de construcción de la tercera pista pueden sufrir por el 'divorcio' entre Reino Unido y la Unión Europea. Así lo manifiesta la compañía en su informe de cuentas anuales en el que señala que puede resultar perjudicada por "la situación política de Reino Unido y la inestabilidad de su actual Gobierno".

En concreto, Ferrovial puede llegar a ver cómo la hoja de ruta de la compañía a la hora de construir la tercera pista -que tantos años lleva tratando de sacar adelante- se altera. En este momento, el proyecto se encuentra en trámite de consultas para la aprobación del 'Development Concent Order', es decir, de la licencia de consentimiento de la construcción, una fase a la que ha llegado tras la aprobación del proyecto por parte de la cámara de los Comunes. Pese a ello, aún le quedan bastantes escollos que salvar para convertirse en una realidad, por lo que la situación política del país y los números del propio aeropuerto son cruciales para sacar adelante el proyecto. 

De acuerdo con el calendario que la propia compañía ha presentado, durante este 2019 se llevará a cabo una consulta sobre el espacio aéreo y las futuras operaciones que tendrán lugar en la nueva insfraestructura. Antes de finalizar el año también se someterá a la opinión pública el estatuto del aeropuerto y, posteriormente, se pondrá en marcha la elaboración del plan de negocio inicial. Pasos que podrían verse modificados de llevarse a cabo un Brexit duro el próximo 29 de marzo. 

Ya en 2020 será cuando se fijen los acuerdos comerciales con los cargos a aplicar a las líneas aéreas antes del inicio de la tercera pista para que el año siguiente el Ejecutivo británico pueda aprobar el DCO (orden de consentimiento de desarrollo). Pero ya un año antes de llegar a este punto las principales aerolíneas que operan desde esta infraestructura alertan de una subida de precios de las tasas a los pasajeros que consideran "inadecuadas". 

Así lo ha manifestado IAG -que entre otras marcas cuenta con Iberia, Vueling y British Airways- en su última conferencia a accionistas con motivo de la presentación de resultados de 2018. Según indicó Willie Walsh, CEO de la compañía, el coste del conjunto de la puesta en marcha de la tercera pista podría llegar a los 14.000 millones de euros. 

"Creemos que el precio es alto", manifestaban desde la aerolínea, "no se pueden aumentar tanto los costes de tasas a los pasajeros", continuaban. Y es que la compañía de Walsh ya ha arremetido en varias ocasiones contra la de Del Pino como consecuencia de su gestión del aeropuerto londinense. La última vez fue hace solo una semana cuando, a la vista de los resultados operativos de esta infraestructura, sus accionistas se repartieron 500 millones de libras en dividendos.

Fue entonces cuando IAG puso de nuevo sobre la mesa la problemática del aumento de las tasas, "ahora en negociación" según IAG, y que ya alertaban en octubre cuando se le dio luz verde al proyecto. "El Gobierno ha perdido la oportunidad de darle a Reino Unido el aeropuerto que necesita al precio que puede permitirse", señalaban entonces. 

La contribución de Heathrow a Ferrovial se desinfla

Más allá del proyecto estrella en esta infraestructura, los últimos números que ha presentado el aeropuerto a nivel económico no son muy halagüeños. En 2018 el resultado neto de Heathrow se redujo en un 18,6%, hasta los 247 millones de libras, con respecto al año anterior. Todo ello, pese a conseguir un flujo de tráfico de récord con más de 80,1 millones de pasajeros y un incremento de las ventas del 3% hasta los 2.970 millones de libras. 

Como consecuencia de estos datos, la contribución del aeropuerto de Heathrow a las cuentas de Ferrovial también ha disminuido. En concreto, la aportación se ha quedado en los 70 millones, lo que supone casi una cuarta parte menos de lo que había añadido en 2017. De acuerdo con las explicaciones de la compañía de Del Pino, esta reducción "se debe a un menor impacto positivo del valor razonable por mayores expectativas de inflación". 

Los otros posibles impactos del Brexit

Más allá de la construcción de la tercera pista, Heathrow -participada en un 25% por Ferrovial- señaló en sus resultados que estima un "potencial impacto adverso en caso de 'hard' Brexit de -114 millones de libras en el presupuesto de 2019". Dato que las agencias de calificación crediticia, como Standard & Poors han utilizado para anunciar que mantiene el 'rating' pero con una perspectiva negativa. 

Para evitarlo, Ferrovial ha anunciado que llevará a cabo una "vigilancia permanente de los procesos regulatorios y legislativos que pudiesen afectar a las actividades, así como los movimientos políticos que se puedan producir, con objeto de anticipar con suficiente antelación posibles cambios para su adecuada gestión", tal y como señalan en el informe anual. 

Pero no solo Heathrow estaría afectado. El conjunto de los activos con los que cuenta la compañía en Reino Unido -los tres aeropuertos regionales, AGS, y su cartera de construcción y servicios- que suman alrededor de un 14% del valor de los activos según las estimaciones de los analistas, "podrían ver afectada su rentabilidad y su capacidad de generación de valor". 

Reino Unido lastra la compañía

La filial de Ferrovial en Reino Unido, Amey, lleva tiempo siendo la 'oveja negra' de la compañia. Desde que el ayuntamiento de Birmigham decidiese iniciar un pleito contra esta firma por un contrato firmado en 2010, los problemas no han hecho más que sucederse. El último fue la 'obligación' de provisionar 774 millones de euros para hacer frente al deterioro de su inversión en esta filial esta misma semana. 

Una vez realizada esta operación, la compañía de Del Pino ha podido marcar como "disponible para la venta" el conjunto de su filial de servicios, un paso necesario para los posibles 'pretendientes' que pueda tener esta división que ha colgado el cartel de 'se vende'. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING