Miércoles, 20.11.2019 - 02:11 h
Las provisiones por PPI superan los 1.400 millones de libras.

No solo es el Brexit: Santander UK sufre también por los seguros de las hipotecas

El grupo estima un coste de 6,9 millones de libras por cada 25.000 quejas por seguros de protección de pagos. No descarta nuevas provisiones.

Ana Botín Santander
No es solo el Brexit: Santander UK sufre también por los seguros de las hipotecas. / BS

Banco Santander sufre en Reino Unido, pero no solo por el Brexit y por los últimos requisitos regulatorios -factores que le han obligado a apuntarse un impacto negativo de 1.500 millones de euros-, sino también por los seguros de protección de pagos (PPI), una polémica que ya le ha costado más de 1.400 millones de libras (casi 1.600 millones de euros al cambio actual) al grupo que preside Ana Botín y que acecha a la entidad con nuevas provisiones en el tercer trimestre de 2019.

Los PPI son seguros las entidades de Reino Unido comercializaban junto a las hipotecas y otro tipo de créditos para cubrir los pagos en el caso de desempleo, accidente o enfermedad. El problema estalla en 2010 después de que miles de clientes vieran imposibilitado el uso de las coberturas. Según cálculos de la FCA, la agencia supervisora de Reino Unido, el caso ya ha costado más de 33.000 millones de libras al conjunto del sector financiero del país anglosajón.  

Y es que los bancos del país han vendido unos 64 millones de pólizas PPI, principalmente entre los años 1990 y 2010. La FCA fijó como fecha límite para presentar quejas por este concepto el pasado 29 de agosto y parece que en los últimos meses el volumen de reclamaciones se ha elevado significativamente, lo que ha obligado a Lloyds, Barclays y RBS a realizar provisiones adicionales por importe de hasta 1.800, 1.600 y 900 millones de libras, respectivamente.

Por el momento, Santander UK no ha anunciado ningún tipo de provisión adicional por este concepto, aunque la entidad podría tener que aplicar un nuevo recargo sobre las cuentas del tercer trimestre del año. Desde el banco no hacen comentarios al respecto. En el primer semestre del año, en cualquier caso, el grupo cántabro ya se anotó un golpe de 70 millones de libras por este concepto, elevando el nivel total de provisiones realizadas por los PPI en los últimos años hasta los 1.406 millones de libras.

PPI SANTANDER

En concreto, el banco que preside Ana Botín provisionó 538 millones de libras en 2011, 95 millones más en 2014 y 450 millones adicionales en 2015. Una vez que se iban consumiendo, la entidad dotó 144 millones de libras en 2016, 109 millones en 2017 y los ya mencionados 70 millones correspondientes al primer semestre del vigente año, según consta en los distintos informes anuales y semestrales del Santander.

Se preveían 311.000 reclamaciones más entre junio y agosto

A 30 de junio de 2019, la 'hucha' de Santander para hacer frente a las reclamaciones de PPI se situaba en 248 millones de libras y el banco calculaba entonces que desde esa fecha hasta el 29 de agosto (fin del plazo para reclamar) se producirían unas 311.000 reclamaciones más, según las cuentas semestrales de la filial británica. El coste que calcula la entidad es de 6,9 millones de libras por cada 25.000 reclamaciones, lo que arroja un gasto adicional de 86 millones de euros entre los meses de enero y septiembre de 2019, si bien la realidad podría haber superado las expectativas del banco.

Hace dos semanas el 'Financial Times' publicó una nueva polémica relacionada con Santander UK, que se habría saltado a los intermediarios para la gestión de quejas (los 'Arriaga' británicos, conocidos como CMC) a la hora de enviar determinada documentación relacionada con las reclamaciones de los clientes. Según explican desde la entidad, el objetivo era agilizar los trámites con la máxima transparencia.

Sea como fuere, en la actualidad hay pocas noticias buenas para Santander provenientes de Reino Unido, cuya aportación a los resultados del grupo ha caído hasta el 11%, por detrás de Brasil, España y Santander Consumer Finance. Ayer a las 22.00 horas en España, el grupo anunció un golpe de 1.500 millones en el beneficio atribuido del grupo por culpa del Brexit y la regulación en el país británico, aunque el mismo no tendrá impacto sobre el capital y se mantendrá el dividendo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING