Miércoles, 18.09.2019 - 07:18 h
Los sectores cárnico y arrocero, los más afectados

Bruselas planea un rescate de 1.000 millones para el campo tras Mercosur

Se trata de un paquete de apoyo financiero para situaciones de graves alteraciones en el mercado derivadas de la entrada en vigor de este acuerdo.

El empleo en la agricultura española se sitúa por debajo de la media europea con un 4,4% en 2012
La Comisión lanza un flotador de 1.000 millones para que el campo tras Mercosur. / EFE

La Comisión Europea se ha puesto la venda antes de la herida y ya prepara un fondo de hasta 1.000 millones de euros de apoyo financiero para situaciones de graves alteraciones en los mercados europeos derivados del acuerdo con Mercosur. Así lo confirman altos funcionarios de la administración pública que temen consecuencias directas de la entrada en vigor de este acuerdo entre estos países de Latinoamérica y la Unión Europea en el campo comunitario en general y en el español en particular, pese a que la versión oficial del Ejecutivo se centra en destacar las virtudes de dicho acuerdo tanto a nivel macroeconómico como para las empresas implicadas

Así, pese al "continuo seguimiento" que se ha llevado a cabo de este tema por parte del Ejecutivo socialista, según señalan las mismas fuentes, el Gobierno se ha guiado por un informe realizado desde Bruselas en el que se evaluaba el impacto que tendría el cierre del acuerdo entre la Unión Europea y Mercosur. Pese a ello, y según fuentes oficiales, en la última reunión del Consejo de Ministros de Agricultura de la Unión Europea, celebrada en el mes de julio, desde el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación de nuestro país, en manos de Luis Planas, se solicitó "la actualización del estudio con objeto de analizar, en más detalle, las posibles repercusiones del acuerdo en nuestro sector agroalimentario". 

En este sentido, en el estudio realizado por la Comisión Europea se señala el gran potencial de los productos agrícolas europeos que puede repercutir en un aumento de la demanda de exportaciones, pero también pone el foco en varios sectores concretos en los que existen ciertas vulnerabilidades. Es el caso del cárnico, en concreto del vacuno; el del arroz y, en menor medida, las aves y el azúcar

Estos sectores podrían ser, según la misma fuente, los más dañados y, como consecuencia, los que se podrían ver beneficiados por el fondo de hasta mil millones que ya prepara la Comisión Europea para salvaguardar a los productores de posibles cambios bruscos en el mercado derivados de la entrada en vigor de este acuerdo entre Mercosur y la Unión Europea. Para tratar de minimizar el impacto sobre el mercado agrícola, los diferentes Gobiernos han llevado a cabo, según confirman desde el Ejecutivo socialista, "reuniones periódicas" con representantes del sector agrario. 

La preparación de este plan de hasta mil millones de euros contrasta con las declaraciones que realizaba este mismo martes Cecilia Malmström, comisaria europea de Comercio, en las que ponía sobre la mesa que este acuerdo entre ambos mercados "ahorrará 500 millones de euros anuales en aranceles" a la vez que ayudaría a duplicar las exportaciones en un plazo de cinco años hasta alcanzar los 7.000 millones de euros. 

Sea como fuere, lo que está claro es que con la firma del tratado está en juego el futuro de unas 10.000 empresas en nuestro país, según datos oficiales de la Unión Europea, de las que el 90% son pymes, y que verán directamente impactadas por la medida. Por ello, el Gobierno "seguirá, con máxima atención, la aplicación del acuerdo para, en caso necesario, adoptar las medidas pertinentes". 

Problemas con Brasil 

En cambio, y pese a que el acuerdo se alcanzó antes de verano, aún quedan varios flecos por cerrar. Es el caso de las amenazas de Francia e Irlanda de frenar la firma del acuerdo si el Brasil de Jair Bolsonaro no acepta el Acuerdo del Clima de París de 2016, condición indispensable para seguir adelante con la unión entre ambos mercados. 

El compromiso medioambiental es para estos países una línea roja ante Bolsonaro, sobre todo tras los incendios del Amazonas, y podría dar al traste con una negociación de más de 20 años entre Unión Europea y Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay, que se concretó el pasado mes de junio. Pese a ello, los analistas ya han señalado que creen "poco probable" un veto por este tema. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios