Jueves, 18.07.2019 - 21:57 h
El banco catalán impugna la adjudicación

Caixabank acusa al Consejo de Estado de dar 'a dedo' sus cuentas bancarias a BBVA

El Supremo niega que el órgano consultivo del Gobierno fuera arbitrario y bendice el concurso que ganó la entidad que preside Francisco González

María Teresa Fernández de la Vega
La nueva presidenta del Cosejo de Estado, María Teresa Fernández de la Vega / EFE

El BBVA gestionará las dos cuentas que el Consejo de Estado tiene abiertas en entidades privadas (fuera del Banco de España). Así lo ha confirmado la Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo que ha rechazado el recurso de Caixabank, una de sus competidoras en el concurso público abierto en el órgano consultivo del Gobierno junto al Santander. El banco catalán impugnó el concurso al considerar que su oferta era la mejor y, en su recurso, acusó al órgano constitucional que ahora preside María Teresa Fernández de la Vega de haber actuado con “arbitrariedad”, es decir, de habérselo dado al BBVA ‘a dedo’.

El Consejo inició el proceso de contratación el 21 de marzo de 2016. Se trató de un concurso “negociado sin publicidad” al que fueron invitados cinco bancos. Al final, solo tres presentaron sus ofertas: Caixabank, BBVA y Banco de Santander. Para la adjudicación del contrato se seguían dos criteros. En primer lugar, la oferta económica, que consistía básicamente en el tipo de interés y la periodicidad de su liquidación, lo que suponía el 75% de la puntuación (15 puntos). El 25% restante (5 puntos) era más interpretable y en él se valoraban “otras mejoras”.

En el primer apartado, Caixabank ofreció una remuneración del Euribor a tres meses más un diferencial del 0,06% y que, en caso de que la suma del Euribor más el diferencial propuesto fuera inferior a 0%, se aplicara el 0%. La oferta del BBVA, por su parte, consistió en el Euribor a un mes sin diferencial, nominal 0 y una Tasa Anual Equivalente (TAE) también de 0. Por último, el Santander planteó el Euribor a tres meses sin diferencial. Las tres entidades pretendían liquidar los intereses cada tres meses. El resultado fue que Caixabank y BBVA empataron a 8 puntos mientras que el Santander obtuvo 7,5.

Préstamos para carreras y másters

El desempate se logró en el apartado de “otras mejoras”. Caixabank obtuvo tres puntos por propuestas como la asignación de un director de centro, un director de cuenta, un departamento de administración y un centro de soporte operativo de banca institucional con 10 personas. Además propuso que las incidencias que pudieran surgir en las operaciones se resolvieran en un plazo de entre dos y 48 horas. Por último ofreció préstamos para cursar estudios universitarios o de máster y el anticipo exprés de la nómina para los trabajadores que lo solicitaran.

El Consejo de Estado, sin embargo, consideró que en este capítulo, la oferta del BBVA era mejor y le otorgó el máximo de 5 puntos. Entre sus propuestas estaba la formación presencial para la implantación de sistemas relacionados con las nuevas tecnologías, la solución de incidencias por vía telefónica, la asignación de un director de cuenta, tres empleados y un amplio equipo de profesionales para la atención de cualquier necesidad; un sistema especial de mensajería diario para la retirada y entrega de documentación en mano y otros servicios para los casos de traslado a Londres, París o Bruselas. El concurso lo ganó este último banco con 13 puntos mientras que Caixabank se quedó en 11.

En su recurso contencioso-administrativo, la entidad catalana aseguraba que su oferta económica había sido objetivamente “más ventajosa” que la ganadora, por lo que debió obtener más puntación y no la misma que el BBVA. Mantenía que, a diferencia de este último, ofrecía un diferencial del 0,06%, lo que quiere decir que permitiría mayor retribución que sus competidoras en caso de que el Euribor a tres meses fuera superior al -0,06%.

Escenario de tipos negativos

Sin embargo, los magistrados avalan el criterio seguido por el Consejo: que las tres ofertas (también la del Santander) eran muy semejantes y que “en un escenario de tipos negativos y sin previsión de cambio a medio plazo ninguna resultaba calificable realmente como ventajosa”. El tribunal, además, reprocha a Caixabank que no hubiera planteado como prueba un informe pericial que demostrase su tesis frente a la del organismo que licitó el concurso.

Pero donde es más dura la entidad que preside Jordi Gual es en lo relativo a “otras mejoras”. Es ahí donde acusa de arbitrariedad al Consejo de Estado que, en su opinión, habría decidido deshacer el empate mediante un ‘dedazo’. Los magistrados lo niegan. Aseguran que ambas entidades presentaron ofertas semejantes, porque al tratarse de “cuentas institucionales”, las dos conocían perfectamente dónde se podían ofrecer las mejoras al haber ganado otros concursos similares convocados por otros organismos.

“En lo que ya no entra la Sala es en valorar respecto de cada una de esas mejoras si la oferta de Caixabank es superior a la del BBVA, lo que constituye un ámbito de libre apreciación del órgano de contratación conforme a sus necesidades”. Es decir, que el Consejo de Estado gozaba casi de total libertad para decidir cuáles eran las que prefería. Y las que prefirió fueron las del BBVA.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios