Domingo, 19.08.2018 - 11:42 h
Caso ICBC

CaixaBank despide a un trabajador tras su imputación por blanqueo de las mafias

El CEO, Gonzalo Gortázar, asegura que se trata del empleado de una oficina y no del responsable de cumplimiento normativo al que señala la Audiencia

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar. (EFE)
El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar.

CaixaBank ha despedido a un trabajador por la investigación abierta en la Audiencia Nacional contra la entidad por blanquear fondos de tres organizaciones mafiosas chinas. Así lo ha confirmado esta mañana el consejero delegado de la entidad, Gonzalo Gortázar. El primer ejecutivo de la firma ha confirmado que se trata de un empleado de oficina y no del responsable de cumplimiento normativo del banco, al que señala la investigación que dirige el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno. 

El CEO de CaixaBank, nombrado en 2014, ha negado la connivencia de la entidad catalana con las organizaciones mafiosas desarticuladas en la operación Emperador y Snake para blanquear las enormes sumas de efectivo que generaban. También ha expresado la máxima voluntad del banco para colaborar con la investigación de la Audiencia y aclarar los hechos que se indagan. Gortázar ha señalado que se han reforzado los protocolos contra el blanqueo y ha mostrado su respeto por las decisiones judiciales.

De forma paralela al anuncio del despido del trabajador, el consejero delegado ha querido mandar un mensaje a la plantilla. Gortázar ha manifestado su confianza en "la honorabilidad" de todos sus miembros y ha reiterado que la lucha contra el blanqueo de capitales se ha convertido "en una prioridad absoluta" para CaixaBank. Así, ha afirmado que la entidad tiene un departamento dedicado a ese propósito (tal y como obliga la ley) en el que trabajan 225 personas. "Los protocolos cumplen la normativa y se han transformado para mejorar y porque la legalidad va cambiando", ha afirmado.

El auto por el que el pasado 19 de abril el juez Moreno imputó a CaixaBank como persona jurídica en el caso ICBC, explica que la entidad catalana realizó envíos de dinero a China por más de 37 millones de euros que procedían de personas y sociedades relacionadas con organizaciones mafiosas chinas sin interesarse por el origen del dinero ni dar cuenta de las transferencias al servicio ejecutivo antiblanqueo (Sepblac). Lo hizo a través de contratos de corresponsalía firmado con el banco chino ICBC, el más grande del mundo.

Al contrario que CaixaBank, que no informó de esos envíos pese a que llegó a ser requerida judicialmente para hacerlo, otros 18 bancos y cajas a los que también acudieron las mafias para realizar esas mismas operaciones sí comunicaron esos intentos al  Sepblac, tal y como les obliga la Ley de Prevención del Blanqueo de Capitales y Financiación del Terrorismo. 

La investigación sostiene que, en principio, estas mafias se dirigieron al ICBC, pero al estallar la operación Emperador en 2012 -la desarticulación de la organización dirigida por el empresario Gao Ping- el banco chino apareció salpicado, con lo que la operativa se trasladó a CaixaBank. Las que más se ocuparon de esta tarea fueron las de la zona del Rastro, el polígono de Cobo Calleja, Alcalá de Henares y Alcorcón, todas ellas en la Comunidad de Madrid.

CaixaBank despide a un trabajador tras su imputación por blanqueo de las mafias

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios