Sábado, 17.11.2018 - 00:15 h
Obtiene un beneficio de 1.768 millones

Caixabank gana un 18,8% más por el negocio asegurador y sin notar el 'procés'

La entidad ha logrado batir al consenso del mercado con margen gracias a la buena evolución de sus distintas partidas de ingresos.

CaixaBank
Caixabank gana un 18,8% más por el negocio asegurador y sin notar el 'procés'.

Caixabank ha cerrado los nueve primeros meses del año con un beneficio de 1.768 millones de euros, lo que supone un 18,8% más del resultado que obtuvo hace un año, justo en el mismo tiempo que ha transcurrido desde que decidió cambiar su sede social de Barcelona a Valencia ante la situación política en Cataluña. La mejora en crédito al consumo, que le mejora márgenes, las comisiones y su negocio asegurador le han permitido batir al mercado -los analistas preveían 1.513 millones-.

Las cifras del tercer trimestre han estado condicionadas por el impacto de 453 millones derivado de la venta de la participación del banco en Repsol. Pese a ello, el beneficio final del tercer trimestre ha sido casi del doble de lo previsto, 470 millones frente a 215 millones

Con todo, el resultado del grupo avanza en positivo, impulsado en parte por la buena marcha del negocio bancario: el margen de intereses ha crecido un 3,4%, situándose en 3.671 millones; las comisiones netas han subido un 3,8%, hasta 1.938 millones, y los ingresos de seguros han aumentado más de un 18%, a 419 millones.

Teniendo en cuenta el resto de ingresos, el margen bruto se ha incrementado un 6,3% y se ha situado en 6.901 millones, mientras que el de explotación ha crecido hasta 3.424 millones, un 12,7% más. La contribución a resultados del negocio de BPI en Portugal ha ascendido a 168 millones, y si se tiene en cuenta la aportación de sus participadas, la contribución ha totalizado 399 millones.

En cuanto a los gastos de administración y amortización recurrentes, han aumentado un 3,7%, pero lo han hecho a un ritmo inferior a los ingresos básicos del negocio bancario, destaca CaixaBank, entidad que preside Jordi Gual y cuyo consejero delegado es Gonzalo Gortázar.

A cierre del tercer trimestre, la rentabilidad del grupo ha mejorado hasta el 9,4%, en línea con el objetivo del Plan Estratégico para 2018, mientras que el ROTE recurrente del negocio bancario y asegurador ha alcanzado el 12,2%, con un resultado de 1.913 millones.

El negocio de las participaciones ha contribuido al grupo con un resultado de 69 millones, teniendo en cuenta el impacto negativo de la venta de la participación en Repsol. Los ingresos del total de la cartera de participadas se han situado en 847 millones, incluidos los ingresos por dividendos, básicamente Telefónica, y los resultados de Erste Bank, SegurCaixa Adeslas, BFA y Repsol.

La ratio de morosidad del grupo también ha seguido reduciéndose y se ha situado en septiembre en el 5,1%, frente al 6,4 % del mismo período de 2017. Mientras, los saldos dudosos han descendido hasta 12.116 millones por la venta de carteras, mientras que la ratio de cobertura ha aumentado hasta el 54%.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios