Lunes, 20.05.2019 - 08:50 h
La UE empieza a financiar proyectos de Defensa

Calviño rompe el tabú y autoriza al ICO a dar financiación a la industria militar

Canalizará los fondos del BEI para optimizar las opciones de las empresas españolas en el reparto de los 13.000 millones del Fondo Europeo de Defensa.

Fotografía helicópteros NH 90 / EFE
Helicópteros tácticos NH90, fabricados en Alicante, en acción / EFE

El Gobierno acaba de abrir las puertas para que el Instituto de Crédito Oficial (ICO) pueda financiar proyectos de la industria militar. La decisión se ha adoptado en vísperas de que la Comisión Europea ponga en marcha el llamado Fondo Europeo de Defensa, que prevé invertir 13.000 millones de euros en el periodo 2021-2027 en proyectos industriales impulsados por empresas militares europeas como primer paso en la configuración de una estrategia europea de defensa y seguridad. Todo se produce después de que el Banco Europeo de Inversiones (BEI) haya ejecutado un histórico cambio de sus estatutos sociales que le permitirá financiar por primera vez en su historia inversiones militares.

El asunto se fraguó en una reciente reunión en la que estuvieron presentes representantes de la Dirección General del Tesoro, del Instituto de Crédito Oficial y del Banco Europeo de Inversiones, cuya actual vicepresidenta, Emma Navarro, era hasta hace unos meses secretaria general del Tesoro y de Política Financiera en el Gobierno de Mariano Rajoy, según relatan fuentes de la industria. El encuentro sirvió para formalizar el papel del ICO como intermediario para canalizar la financiación europea hacia las empresas españolas de la industria de la defensa y la seguridad, tal y como ya hace habitualmente con otras líneas de financiación del BEI, aseguran estas fuentes.

Según fuentes cercanas al Gobierno, lo más probable es que esa nueva línea de actuación del ICO no se concrete en una línea de financiación específica sino que se integre en alguna de las que ya existen. El pasado mes de enero el instituto de crédito dependiente del Estado y el BEI cerraron un acuerdo para movilizar 400 millones de euros en créditos a empresas de mediano tamaño, de entre 250 y 3.000 empleados, cuyos requisitos coinciden como un guante con el perfil de las empresas del sector de la Defensa y la Seguridad en España.

La financiación del ICO a la industria militar hasta la fecha ha sido esporádica en el tiempo y reducida en cuanto a su cuantía. El informe sobre la financiación bancaria a la industria militar que realiza el Centro Delás de Estudios para la Paz detectó a finales de 2016 cinco créditos del ICO a la empresa Maxam -fabricante de munición y armamento militar- por una cuantía total que no llegaba a los 50 millones de euros.

Objetivo: posicionar la industria militar española

El movimiento tiene un claro objetivo estratégico. La industria española de Defensa aspira a liderar alguno de los proyectos que salgan del Fondo Europeo de Defensa y hasta la fecha la obtención de financiación ha sido uno de sus principales obstáculos. La existencia de grupos de presión que rastrean los créditos concedidos y la financiación otorgada a la industria militar por la banca para afear su conducta y golpear su reputación ha inhibido la actuación bancaria en este segmento. Gerardo Sánchez Revenga, presidente de una de las principales organizaciones contratistas del Estado en el ámbito de la Defensa, Aesmide, se felicitaba este jueves de que el cambio estatutario del BEI "abra un canal de financiación para la industria" y confiaba en que este cambio contribuyera a acabar con las restricciones al acceso a la financiación que han sufrido hasta la fecha.

La implicación del ICO en la financiación de la industria -canalizando los fondos europeos procedentes del BEI- es el primer avance claro tras la constitución el pasado mes de enero de un Comité Interministerial liderado por el Ministerio de Defensa cuyo principal objetivo es acompañar a la industria española en su integración dentro del marco de la estrategia europea de defensa y consolidar el posicionamiento de España como uno de los cuatro grandes países de la UE, también en este ámbito. Un objetivo que ahora está más cerca después de que la geopolítica haya eliminado del tablero de competidores a la potente industria militar británica.

Según fuentes del sector, el Gobierno ya ha mantenido reuniones diplomáticas bilaterales con otros países para engrasar la presencia de la industria española en los proyectos a financiar por el Fondo Europeo de Defensa, que exige la presencia de empresas de al menos tres países en cada proyecto. La industria española ya se ha enrolado en el liderazgo de al menos dos proyectos: uno relacionado con la logística de la ayuda de emergencia en despliegues militares, que cuenta con la participación de 14 pequeñas empresas españolas en un grupo de 25 empresas europeas; y otro proyecto de naturaleza tecnológica liderado por Indra.

El Gobierno parece decidido a respaldar el salto europeo de la industria española de Defensa al compás de los 13.000 millones de euros del Fondo Europeo de Defensa. Las dos principales organizaciones empresariales del sector, Aesmide y Tedae, valoraron este jueves el respaldo recibido por parte del Gobierno, que se concretará los próximos días 29,30 y 31 de mayo en la celebración de una feria internacional de la industria española de la Defensa, que convocará en Madrid a más de 150 empresas del sector y a 90 delegaciones de 60 países, que tendrán la oportunidad de conocer de primera mano la producción militar española.

La industria militar española facturó 5.920 millones de euros en 2016, de los cuales 4.933 millones fueron exportaciones, y generó cerca de 43.000 empleos entre directos e indirectos. Se trata de una industria innovadora que invierte el 11% de su facturación en I+D y supone el 2,8% de la industria española.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios