Miércoles, 27.03.2019 - 02:17 h
Las elecciones son este miércoles

Cumbre 'in extremis' entre Garamendi y Sánchez Llibre para cerrar la nueva CEOE

El nuevo presidente de la patronal baraja dar entrada en la junta directiva a un empresario valenciano y a una mujer.

Antonio Garamendi hará oficial mañana su candidatura a la Presidencia de la CEOE
Antonio Garamendi tomará las riendas de la CEOE este miércoles / L.I.

La nueva CEOE se prepara para vivir una transición. Antonio Garamendi toma las riendas de la patronal a partir de este miércoles para iniciar una serie de cambios de relevancia en la confederación. Habrá novedades en las vicepresidencias y en la hoja de ruta que seguirá a partir de esta semana. Y es que el nuevo presidente quiere romper con algunas de las decisiones que se tomaron en la etapa de Juan Rosell, especialmente aquellas relacionadas con el conflicto independentista de Cataluña y algunas declaraciones y movimientos que no se volverán a repetir a partir de ahora.

Con el objetivo puesto en cerrar la configuración de la nueva patronal, Garamendi tiene previsto reunirse este mismo martes con una de las personas que será su principal apoyo una vez confirmado en el sillón de mando de la CEOE: Josep Sánchez Llibre. El empresario catalán será vicepresidente de la patronal nacional, responsable de relaciones con las Cortes (para mantener la necesaria relación fluida con la política) y, como futuro líder de Foment del Treball, se convertirá en una pieza clave en todo lo que tenga que ver con Cataluña. Ambos se ven las caras en Madrid solo 24 horas antes de los comicios para cerrar los equipos sobre los que pilotará la presidencia de Garamendi.

Garamendi y Sánchez Llibre, siempre apoyados por otro de los empresarios que formarán parte de sus lugartenientes, Juan Pablo Lázaro, manejan una serie de nombres para configurar esa renovada junta directiva de CEOE. En este sentido, ambos valoran la necesidad de dar entrada a una mujer en la cúpula de la confederación que en esta última etapa solo ha tenido a varones al frente. La segoviana Pilar González de Frutos, presidenta de Unespa, es el nombre que están valorando para incorporarse a la dirección.

Asimismo, Garamendi y Sánchez Llibre han acordado también otorgar más peso a la representación valenciana en la CEOE, territorio que retornaría a la cúpula tras la etapa de José Vicente González. Varios son los nombres que se manejan. Uno de ellos es el de Salvador Navarro, presidente de la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV). También hay fuentes que apuntan a la posible entrada en la nueva junta directiva de la patronal de Vicente Boluda, líder de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE). Respecto al problema de que la AVE esté únicamente asociada a la CEOE, fuentes de la patronal restan peso a este detalle: "Somos una confederación y todos somos organizaciones asociadas".

Objetivo: que las empresas catalanas vuelvan

Garamendi, Lázaro y Sánchez Llibre tienen claro cuáles deben ser las líneas maestras de la nueva CEOE. Hablan fuentes de su entorno: "Una patronal menos presidencialista, más participativa, más transparencia y más unida". Creen que estas características han brillado por sus ausencia en algunas decisiones importantes durante la etapa de Juan Rosell que ahora llega a su fin. Ya lo ha afirmado el nuevo presidente: "Se acabó visitar a Junqueras", según publicó El Mundo, en clara referencia al acercamiento de su predecesor a los líderes del 'procés'. "Hay espacios entre la sumisión total y la independencia" de Cataluña", llegó a afirmar Rosell provocando un cisma interno.

Para Garamendi "la unidad de España es innegociable" y así quedará marcado en la etapa que se inicia ahora. Otro de sus objetivos será intentar que las empresas que se marcharon de Cataluña tras el convulso septiembre de 2017 regresen, al menos en parte. "En el sector financiero va a ser imposible [en referencia a CaixaBank y Sabadell], pero en el sector industrial se puede avanzar para intentar el retorno", afirman fuentes de su entorno.

Garamendi también se opone a la derogación del famoso 'decreto Fainé', la decisión que tomó el Gobierno de Rajoy para facilitar la salida de las empresas de Cataluña. La nueva CEOE no está a favor de devolver a la junta de accionistas la capacidad de decisión para trasladar el domicilio social de una compañía, opiniéndose de esta forma a la postura que mantienen otras patronales como Foment (la de Gay de Montellà), Fepime y Pimec. En CEOE argumentan que así sería más complicado el retorno.

En la nueva CEOE de Garamendi se preparan, asimismo, para una dura batalla contra el Gobierno de Pedro Sánchez. Existen puentes, pero la sintonía que sí había con el Ejecutivo de Mariano Rajoy ha saltado por los aires tras la reforma fiscal que se encuentra sobre la mesa. El nuevo Salario Mínimo Interprofesional a 900 euros o la subida del Impuesto de Sociedades son solo dos de los encontronazos que vaticinan una tensa relación con Moncloa y el Ministerio de Economía.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios