Viernes, 22.03.2019 - 15:34 h
Un conflicto que se alarga durante meses

Cinco días para firmar la paz: cuenta atrás para la segunda huelga de Amazon

Sindicatos y patronal tienen tres reuniones fijadas durante esta semana para llegar a un acuerdo en el almacén de San Fernando de Henares.

Uno de los trabajadores en la huelga celebrada el pasado 21 de marzo.
Uno de los trabajadores en la huelga celebrada el pasado 21 de marzo. / José González

Una semana. Tres reuniones ya fijadas. Es la última oportunidad para evitar una nueva huelga en el mayor centro logístico de Amazon ubicado en San Fernando de Henares (Madrid) y que sirve de paquetes a toda España. La empresa y los sindicatos tienen, a partir de este lunes, cinco días para firmar la paz social antes de una nueva movilización que se alargaría durante tres días haciéndolo coincidir con el Prime Day, otra fecha clave de ventas para el gigante del comercio electrónico.

El conflicto hay que enmarcarlo en la decisión de Amazon de ligar las condiciones de trabajo de los más de 1.800 empleados al convenio sectorial de la logística. Esa particular revolución implicaba, según los sindicatos representativos del comité, un empeoramiento significativo, con la eliminación del complemento de incapacidad temporal o un recorte salarial. Pese a la huelga del mes de marzo, a partir del 1 de abril toda la plantilla se vinculó a ese marco.

“Estamos intentando negociar de nuevo las medidas; pero mientras las que están implantadas continúen, el conflicto no va a cesar”, advierte Douglas Harper, responsable de CCOO en el comité de empresa de la plantilla del centro de trabajo. Fue el pasado 20 de junio cuando la dirección de la empresa a nivel europeo mantuvo una reunión con los representantes locales y los sindicatos. La conclusión: se reabrían las negociaciones.

Una nueva propuesta desde cero

El arranque no fue fácil. La empresa exigía a los sindicatos rehacer toda la propuesta. “Hicimos una labor enorme para elaborar una propuesta distinta y más cercana a la posición de la empresa”, apunta Harper. Entre las novedades se encuentra una clave: vinculan el incremento salarial a condiciones variables.

Pero, realmente el planteamiento sindical incluía “punto por punto” una propuesta de convenio. “Durante la negociación nos centramos en puntos principales y dejamos los secundarios para una segunda parte de la negociación; ahora los hemos puesto sobre la mesa”, explica. Su intención, según aseguran, es llegar a una cuerdo para dar por zanjado el conflicto.

Sin optimismo

A priori, no hay mucho optimismo entre los trabajadores. La actitud de la empresa en las últimas reuniones mantenidas dos semanas atrás no invita a pensar en un acuerdo inminente. “No hay voluntad de negociar”, lamenta el dirigente sindical.

Desde la empresa no se ha planteado contrapropuesta alguna para negociar. A partir de este lunes tienen más oportunidades para llegar a un acuerdo. Hay fijadas, al menos, tres reuniones entre el lunes y el viernes. El fin último es alcanzar un principio de acuerdo con el que poder desconvocar los paros, que están convocados para el 16, 17 y 18 de julio.

Huelga si no hay solución

Sería, por tanto, la segunda movilización en menos de seis meses para la empresa. Desde los sindicatos admiten que el mayor daño a la imagen de Amazon ya se hizo en la primera huelga. “Esta segunda huelga, su imagen no se le daña tanto, pero sí que va a afectar a los pedidos”, admite Harper.

En la anterior huelga no hubo mucha incidencia en los envíos porque la compañía logró desviar muchos de los pedidos a otros centros de la Comunidad de Madrid o de otros polos destacados como Barcelona. Pero lo logró porque la fecha no era muy señalada. El retraso en la convocatoria no permitió que se llevara a cabo en el ‘Día del Padre’. Ahora, lo fijan en pleno ‘Prime Day’, un periodo de grandes descuentos en la plataforma.

“El tamaño de los centros de Amazon se calcula según la máxima demanda que se estima para el próximo año; Prime Day es un día donde no se puede atender a toda la demanda prevista y se repartirá a otros centros que también estarán a máxima capacidad”, confía el sindicalista. “Si las previsiones fueron certeras, probablemente se verán afectado; si se quedaron por debajo, la afección será mayor”, apostilla.

Denuncias de precarización

Este conflicto laboral viene precedido por una progresiva precarización denunciada por los empleados del centro logístico. Desde los sindicatos, señalan el incremento de la carga de trabajo (“o hay un 10% más de empleados en cada turno o reducen un 10% los paquetes que se sirven”, aseguraban desde CCOO); las renovaciones semanales de contratos, o la importante proporción de empleados servidos por Empresas de Trabajo Temporal (ETT), que ascienden a más de 800, según los datos de las organizaciones.

Amazon quiere convertir a España en la Polonia del Sur; abrieron este almacén pensando que podían tener el mismo servicio que en Francia o Alemania a un precio mucho menor; y aquí estamos para pelear para que como mínimo se equiparen todas las condiciones en todos los países”, apuntaba uno de los miembros del comité de empresa en una concentración a las puertas del centro en marzo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios