Lunes, 21.10.2019 - 14:58 h
Nueva fórmula para calcular los pagos

La CNMC aprueba recortes millonarios a la retribución de eléctricas y gasistas

Competencia sitúa en el 5,5% el porcentaje por transportar y distribuir electricidad mientras las empresas reclaman el 7%.

grafico
grafico

La Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) ha aprobado las circulares que contienen nuevas fórmulas de cálculo para retribuir las actividades reguladas de las compañías eléctricas (2020-2025) y gasistas (2021-2026). Donde las eléctricas pedían un 7% por transportar y distribuir la electricidad a través de sus redes, la CNMC, en el uso de sus competencias, ha fijado un 5,5%. La Comisión no detalla el importe del recorte, pero el sector estima que puede superar los 350 millones para las distribuidoras eléctricas y hasta 200 millones en el caso de las empresas de gas. Para el consumidor, la decisión es importante porque la retribución a las redes de las empresas acaba en el recibo.

Las fuentes consultadas en el organismo que preside José María Marín Quemada explican que hacer un cálculo redondo de los recortes es difícil. Pero las empresas tienen muy claras las cuentas. Un informe elaborado por Monitor Deloitte y las propias compañías concluyó que será necesario invertir hasta 46.000 millones hasta 2030 en la red de distribución -34.000 por las operadoras de redes- para integrar la generación renovable, atender el aumento de la demanda y cumplir con las exigencias medioambientales de la UE. Y que el retorno de la inversión debería situarse en el 7%, la media de los países de la UE según el estudio.

El recorte va a ser polémico, con ecos que vienen viene de atrás. El exministro de Energía Álvaro Nadal ya se enfrentó al sector eléctrico por defender recortes. Consideraba que la retribución que reciben las empresas propietarias de redes es más que generosa, exenta de riesgo y no justificada. Una carga en el recibo de la luz que era necesario examinar. Intentó hacerlo mediante enmiendas presentadas en el Senado y provocó una convulsión en las cotizaciones bursátiles de las compañías. El intento quedó en nada porque los grupos parlamentarios le dejaron solo.

Cambio de metodología

Ahora, la situación es otra. La CNMC propuso a las empresas un cambio en la metodología para calcular los pagos. Adoptó el sistema denominado WACC (Weighted Average Cost of Capital). Sustituye al método que estaba en vigor y que consistía en aplicar un diferencial sobre la retribución del bono a diez años. Con el método no ha habido problema. Todas las compañías, incluida REE, lo admitieron. Pero el problema está en el resultado: el regulador considera que la tasa de retribución a las redes -un negocio sin riesgos- debía rondar el 5,46% mientras las eléctricas reclaman el 7%. 

El asunto es muy delicado para todas las empresas. Pero sobre todo para las grandes propietarias de redes como Red Eléctrica de España (REE) y Enagás. El presidente de REE, Jordi Sevilla, se reunió con el presidente de la CNMC, José María Marín, apenas  nueve días después de que el organismo cerrara la consulta pública sobre el método para calcular la retribución de las actividades reguladas. Hay mucho dinero en juego. Sólo REE cobra anualmente por transportar la electricidad a través de su red de 44.000 kilómetros 1.710 millones de euros, según los informes de Competencia. Tal cifra representa -siempre según esta-, el 10% de los costes regulados del sistema eléctrico.

El escudo de las empresas

El escudo de las empresas ante la amenaza de recortes son los efectos que pueden tener en la creación de empleo y su impacto en la tarifa eléctrica. Según el trabajo que encargaron a la consultora Deloitte, una inversión en redes de 34.000 millones generaría hasta 40.000 empleos. Y el impacto en la tarifa eléctrica sería beneficioso para el usuario. El coste de las redes -que se paga en los peajes- se reduciría, además, hasta un 10%. Ese descenso, unido a la desaparición del déficit tarifario, el aumento de la demanda y el menor precio de la energía generada con renovables, reduciría el coste total del suministro en un 35% en el año 2030. De 130 euros Mwh en 2015 a los 85/90 euros Mwh en 2030.

Si el argumento del empleo y la promesa de tarifas más baratas no bastan, aportan otro dato relativo al 'hardware' eléctrico: la red de distribución ha envejecido mucho y en baja tensión -la malla que da servicio a los hogares- el 40% de los transformadores tendrá más de 40 años en 2025. O se invierte, sostienen, o será el colapso. Sucedió en 2007 , con el gran apagón de Barcelona y el recuerdo todavía está reciente.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios