Domingo, 22.04.2018 - 10:21 h
Se fundó en Barcelona en 2015 por un trabajador de Tesla

Wallbox Charger quiere asaltar Silicon Valley y cargar el coche como un móvil

La startup más innovadora de España en 2017 se mide en mayo a otras 32 compañías de todo el mundo en la cuna de la tecnología.

Wallbox
Wallbox quiere que cargues el coche en casa.

Vendieron 6.000 cargadores de coches eléctricos y facturaron 2 millones de euros en 2017 y para este año, las previsiones de Wallbox Chargers SL, startup nacida en 2015 en Barcelona, cuadruplican esas cifras y esperan llegar a los 8 millones de facturación y poner en el mercado 24.000 cargadores, según el fundador y CEO de la empresa, Enric Asunción.

Una compañía emergente y tecnológica que se prepara, además, para asaltar en apenas mes y medio la meca de la tecnología: Silicon Valley. Derecho que se ganó Wallbox tras resultar vencedora en la Startup Competition del South Summit 2017.

En California, la segunda semana de mayo, se medirán a otras 32 empresas de 30 países de los cinco continentes por hacerse con el premio de un millón de dólares en financiación en la Startup World Cup. “Vamos a por todas y esperamos traernos el premio para España”, confiesa Asunción porque “aparte del premio en sí, creemos que estar allí ya es un éxito y vamos a conocer cómo están las cosas, entender el mercado americano, conoceremos fondos de capital, nos daremos a conocer nosotros, entablaremos relaciones con otras empresas…”.

Y es que Wallbox, a pesar de su enorme y rápido crecimiento, que le ha llevado a “cubrir todas nuestras previsiones de facturación sobradamente”, necesita financiación por sus especiales características. “Tenemos que inundar el mercado, necesitamos mucho hardware, stock en el mercado, desarrollo de tecnología y eso significa dinero y financiación… Es algo inherente a nuestro crecimiento”, confiesa su fundador. De momento, además de créditos bancarios, han levantado 3 millones de euros en varias rondas de financiación en las que han entrado Quadis, la familia propietaria de Eurofred, la familia Tarragó y Francesc Mora, de Morabanc, entre otros.

“Nuestros cargadores” –el Pulsar, el Commander y el Cooper (con reconocimiento facial), que cuestan entre 690 y 1.090 euros- “han sido aceptados muy bien por el mercado y, además de a particulares o comunidades, vendemos a compañías eléctricas, de las principales de Europa, y a fabricantes de automóviles”, aunque Asunción no desvela a cuáles, “porque por discreción no se puede decir”.

Los 55 trabajadores de Wallbox Charger, desde sus oficinas de Barcelona y Madrid y su fábrica en la Ciudad Condal –otra empresa que cambió su sede social de Barcelona a la capital por culpa del ‘procés’- pretenden plantar cara a grandes multinacionales como General Electric o ABB, que también fabrican cargadores, y a otros fabricantes más pequeños del sector porque, aseguran sin sonrojo alguno, “les llevamos casi dos años de ventaja en cuestión tecnológica, tanto en el hardware como en el software”. 

Eso sí, “el 80% de nuestra producción va para la exportación”, principalmente a Europa, donde están presentes en 18 países y han abierto delegaciones comerciales en Alemania, Francia e Inglaterra, “y ahora estamos explorando expandirnos a nuevos mercados” como China e India. Hay que tener en cuenta que según fuentes del sector, en 2017 se vendieron en Europa 150.000 coches eléctricos puros, siendo Noruega, Alemania y Francia donde más vehículos de este tipo se compraron, mientras que en España, entre eléctricos e híbridos enchufables se lograron vender el pasado año según AEDIVE (Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico) 13.021 coches.

España, donde hemos empezado muy bien 2018, es un mercado muy pequeño y aunque se está desarrollando muy rápido y ni nos imaginamos su crecimiento futuro, desde el principio éramos conscientes de que para ser factibles teníamos que salir fuera. Noruega, donde el 30% de los coches que se compran son eléctricos, es uno de nuestros principales mercados por ejemplo”.

¿Competencia a los supercargadores de Tesla?

El pasado 7 de marzo este diario informaba cómo el gigante Tesla, pese a que sus ventas en este principio de año en nuestro país no eran muy halagüeñas, estaba en pleno proceso de crecimiento en España con sus supercargadores, que permiten recargar los vehículos de la multinacional de Elon Musk en apenas 30 minutos, y ya cuenta con 21 supercargadores en todo el territorio.

Hay que tener en cuenta que Tesla tiene también acuerdos con empresas como El Corte Inglés para instalar cargadores para sus vehículos. Desde Wallbox Chargers SL, que fabrica cargadores universales, aseguran que “no son competencia", porque que el concepto es distinto. “Los supercargadores de Tesla son para viajes largos”, en un viaje de Madrid a Barcelona, por ejemplo se necesitan una o dos recargas del vehículo, “y ahí es donde esos supercargadores son necesarios y hacen falta porque tienen una potencia muy alta y cargan muy rápido. Pero más del 80% de las cargas de vehículos eléctricos se hacen en casa o en el trabajo”, explica Enric Asunción, “y ahí no tiene sentido el supercargador porque necesita una potencia eléctrica muy alta y con lo que nosotros ofrecemos, un tiempo de carga de 3-4 horas, es suficiente”.

Gasolineras eléctricas

Llegados a este punto, el fundador de Wallbox Chargers SL explica la filosofía de su empresa y de las ‘gasolineras eléctricas’ que fabrica: “Un producto masivo, sencillo de usar y barato. Que cuando estés en tu casa, en tu trabajo, en tu comunidad de vecinos… cargar el coche no sea un engorro, que no sea un problema. Que la carga se produzca cuando la electricidad sea más barata, que se adapte a la potencia de tu instalación y si estamos cargando el coche y encendemos el horno no salte la luz". "Por la acogida que hemos tenido en el apenas año y unos meses que llevamos en el mercado es lo que estaban esperando los fabricantes de coches, las compañías eléctricas y los usuarios”, asegura.

Una empresa, en fin, que nació del mismo corazón de Tesla, ya que Enric Asunción trabajaba en esta compañía y era el encargado de que los coches de la empresa pudieran cargarse sin problemas. Pero “me di cuenta de que cuando iba al mercado a pedir a los fabricantes de cargadores, a las compañías eléctricas… No había esa oferta que cubriese lo que el futuro de la movilidad eléctrica demanda y necesita. Así que junto a otras personas de Nissan o de la sede central de Apple en Cupertino (California), dejamos nuestros trabajos y montamos Wallbox Charger SL con el fin de crear el mejor cargador del mercado… Y en ello estamos”.

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios