Viernes, 26.04.2019 - 18:24 h
El taxi promete otra guerra

Colau incendia a las VTC: claves sobre la nueva licencia que exigirá en Barcelona

El nuevo reglamento aprobado por el área metropolitana de la Ciudad Condal permite limitar las autorizaciones a conductores y empresas.

Colau en el foro Nueva Economía./EFE
Colau dio luz verde junto al apoyo del PSC y ERC./EFE

Más madera para el sector de las VTC… y del taxi. El nuevo reglamento aprobado esta semana por la Autoridad Metropolitana de Barcelona (AMB) pone sobre la mesa una polémica medida: la exigencia de una segunda licencia para operar. Una medida que ha puesto en pie de guerra a las empresas y las plataformas.

Pero, ¿por qué una segunda licencia? ¿Qué van a hacer los empresarios del sector del vehículo con conductor? ¿Tiene competencias para ello? ¿Y Uber y Cabify? Estas son las siete claves sobre el enésimo conflicto.

Una forma de controlar el 1-30

Este reglamento ya estaba sobre la mesa desde hacía meses. Fue en diciembre de 2017 cuando el Ayuntamiento firmó un decreto que daba paso a un reglamento por el que se ponía límite a la actividad de las plataformas como Uber o Cabify en la ciudad y el área metropolitana.

Tras varios trámites, este martes la AMB lo aprobó definitivamente con los votos del grupo metropolitano Entesa, encabezado por Colau, así como los otros dos grupos de gobierno metropolitano PSC y ERC (y el apoyo del PDeCat y la CUP y las abstenciones de Ciudadanos y el PP). La nueva normativa permitirá que la entidad, bajo cuyo paraguas se encuentran 36 municipios del área metropolitana, otorgue una autorización previa para operar, que se sumaría a la que ya tienen cada uno de esos conductores o empresas.

Hay varios requisitos, pero el principal baremo es el ratio de una licencia de VTC por cada 30 de taxis, ‘resucitada’ como ley a través de un decreto aprobado por el Gobierno de Rajoy hace varios meses. Por tanto, tras la presentación de las solicitudes, la adjudicación se hará por sorteo entre quienes cumplan con las diferentes condiciones. Se reducirá así significativamente el número de vehículos que hoy operan en Barcelona.

¿Cuándo entrará en vigor? Aún es una incógnita. Lo que asegura la AMB es que será a principios de julio. Las plataformas esperan que su publicación en el boletín oficial no sea el pistoletazo de salida de su entrada en vigor y haya un periodo de adaptación.

Cientos de coches sin operar

Hoy, según las cifras del Ministerio de Fomento, en Cataluña hay algo más de un millar de licencias VTC activas y registradas oficialmente. Muchas más se encuentran reclamadas vía judicial tras el ‘no’ de la administración antes del año 2015.

Según denuncian desde Unauto, la patronal del sector donde se encuentran los principales gestores de flotas de vehículos con conductor y las plataformas Uber y Cabify, el decreto implicará “que más de 1.300 conductores irán automáticamente al paro, con la consiguiente deuda de su autorización”. Las estimaciones que maneja el sector del taxi señalan que un 60% de las licencias VTC se quedarían inoperativas.

Las competencias, en duda

Con este reglamento ya aprobado, una de las grandes dudas radica en las competencias municipales para poder llevarlo a cabo. Desde el Ayuntamiento de Barcelona se recuerda que el de los vehículos con conductor es un “servicio urbano”. La AMB, cuya presidenta es la alcaldesa de la ciudad condal, Ada Colau, insiste en que pese a que la ordenación y planificación del sistema de transporte es “competencia autonómica” sí que hay “graves afectaciones que inciden en las competencias de ordenación estrictamente locales”.

Esto es justo lo que ponen en duda desde las empresas de VTC y las plataformas. Entienden que Ada Colau y la AMB no tienen competencias suficientes para otorgar una nueva licencia. Esta adjudicación sólo puede hacerse por parte del Ministerio de Fomento. Y será esta la clave para el consiguiente proceso judicial que se abrirá en las próximas semanas.

A través del último decreto aprobado el pasado mes de abril por el departamento entonces dirigido por Íñigo de la Serna se trató de ‘nacionalizar’ la regulación del sector. Convirtiendo la limitación geográfica y cuantitativa de las VTC en ley, se cerraba la puerta -o, al menos- esa era la intención sobre el papel- a cualquier intento de comunidades y ayuntamientos de ordenar a su antojo. “Ha habido una proliferación de iniciativas dirigidas a limitar la operativa de las VTC, para mantener el ‘statu quo’ de los taxis, algo que vulnera la Unidad de Mercado”, aseguraba De la Serna en abril.

Pese a todo, ya ha habido algún ayuntamiento que ha movido ficha. El consistorio madrileño ha solicitado a la Comunidad el permiso para llevar a cabo un reglamento similar. Y Valencia también tiene previsto hacerlo.

Fotografía taxi VTC
El taxi promete más movilizaciones. / Cordon Press

Medidas cautelares reclamadas por las VTC

Con el reglamento aprobado, a falta de publicación oficial, la patronal, las plataformas y los principales gestoras de flotas -Moove Cars, Vector Ronda Teleport…- tienen prácticamente listos sus recursos judiciales para reclamar la suspensión cautelar de esta medida, antes de exigir su retirada.

Y para lograrlo, deberán no sólo justificar por qué hay que llevar a cabo esa suspensión temporal ahora (periculum in mora) sino también qué es ilegal en este reglamento que justifique la apariencia de buen derecho. Son las dos grandes justificaciones que deberán poner sobre la mesa ante el juez, según las diferentes fuentes jurídicas consultadas.

“Hay varios escenarios posibles y estamos evaluando bien todos ellos; debemos saber cuál es la vía más rápida para tratar de suspenderlo”, explica a La Información el responsable de Cabify para Europa, Mariano Silveyra.

Más allá de la suspensión cautelar, entienden que este reglamento no sólo incumple con las competencias propias de las entidades locales y autonómicas, sino que su retroactividad (afectaría a las licencias ya otorgadas hasta la fecha) es también muy discutible jurídicamente porque afectaría al principio de seguridad jurídica. A partir de ahora, tienen dos meses para presentar un recurso contencioso-administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

Fomento y CNMC lo estudiarán

En esta batalla, también tendrán algo que decir el Ministerio de Fomento y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). La Autoridad Catalana de la Competencia -la CNMC de Cataluña- ya aseguró en diversas ocasiones que se trata de una medida anticompetitiva y reclama la eliminación de las restricciones. ¿Y en la CNMC? Fuentes oficiales aseguran que cuando se publique definitivamente en el boletín oficial estudiarán a fondo el documento y analizarán las posibles medidas.

Desde Fomento se han limitado a recordar a Barcelona que las competencias para la gestión de las VTC y el número de licencias son suyas y no de la Generalitat o el Ayuntamiento de Barcelona. Queda por ver si también se suma a presentar un recurso contra esta medida.

Para el taxi, una victoria

Con todo, este movimiento de Colau ha sido interpretado por el taxi como una victoria incontestable. No sólo por parte de Élite Taxi, sino también por la Federación Española del Taxi (Fedetaxi). Entienden que es la única forma de limitar al sector de la VTC, después del aluvión de licencias a través de sentencias del Tribunal Supremo (TS) que ha hecho saltar por los aires el ratio de 1-30 (hoy en España es de 1-8).

Desde hace meses, Élite Taxi lleva batallando en los despachos -con la asesoría jurídica del exmagistrado Elpidio Silva- para lograr su aprobación. Para la organización, se trata del último salvoconducto para recuperar el ansiado ratio. “Este reglamento es el espejo donde se está mirando el resto de España; si sale adelante, irán detrás todos los demás ayuntamientos”, apunta Álvarez.

La guerra se calienta

Este es un nuevo apretón a las tuercas de la llamada ‘guerra del taxi’. El conflicto se ha recrudecido y Élite Taxi ya ha advertido de que incrementará la presión y las manifestaciones para defender esta medida durante los próximos meses. La primera: decenas de taxistas de la organización acudieron a las cocheras de los vehículos de Cabify y otras empresas gestoras de flotas y, según denuncian éstas, bloquear la entrada.

“Sí esperamos más violencia; ellos entienden que han ganado la batalla y saldrán a ejercer como policial a hacerlo cumplir”, asegura Mariano Silveyra, quien aún así trata de trasladar un “mensaje de tranquilidad a todos los conductores”. “No debería pasar nada, no tiene ninguna razón de ser”, apunta.

Desde Élite Taxi, Álvarez lo tienen claro: “Las movilizaciones serán mucho más duras esta vez; el taxi va a defender este reglamento hasta el final… si entran las 3.000 nuevas licencias VTC a Barcelona va a haber una guerra en las calles y todos tienen que ser conscientes de ello”. La tensión vuelve a subir.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios