Lunes, 16.09.2019 - 12:58 h
Tormenta por las rebajas de retribución 

Competencia negociará el hachazo al gas pero mantendrá el recorte a las eléctricas

Las cinco grandes compañías asumen una caída de 300 millones en los ingresos por sus redes de distribución de electricidad.

La CNMC mantendrá el recorte del 7% a las redes de distribución.
La CNMC mantendrá el recorte del 7% a las redes de distribución. / Pixabay

Los gritos del sector energético por los recortes al transporte y a la distribución del gas y de la electricidad entre 2020 y 2026 han llegado al cielo. Eso quiere decir que se han escuchado en los despachos de la ministra de Transición Ecológica Teresa Ribera y del presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC), José María Marín, el organismo que ha hecho la propuesta. Ribera ha adelantado ya que habrá negociación y se escuchará a las empresas afectadas. Lo mismo sostienen las fuentes consultadas en la CNMC. Con un matiz: no es probable que haya marcha atrás en los recortes planteados (7%) para las distribuidoras de electricidad, una actividad que controlan en un 90% las cinco grandes: Endesa, Iberdrola, Naturgy, EDP y Viesgo.

Competencia está obligada a examinar las alegaciones de las compañías. Pero distingue entre los recortes de hasta el 21,8% planteados para el sector gasista, con Enagás y Naturgy como grandes perjudicados y los planteados para las distribuidoras eléctricas. Las afectadas en distribución son legión. Sobre el papel hay 326 compañías que suministran electricidad. Pero las realmente afectadas son las cinco grandes que controlan más del 90% de la actividad.

Para el lobby eléctrico, representado por la asociación eléctrica Aelec, el "mordisco" en la retribución que plantea la CNMC es molesto, pero llevadero. De 5.455 millones anuales a 5.100. Son 350 millones que recaerán, sobre todo, en las cuentas de las dos más grandes, Endesa e Iberdrola, que se reparten en torno a 4.000 millones. Aunque el recorte es importante, no es tan doloroso como el planteado para el gas, con bajadas de hasta el 21% sobre los 2.600 millones que suman las retribuciones para la distribución y el transporte de las gasistas.

Gráfico redes distribución.
Gráfico redes distribución.

Las compañías distribuidoras de electricidad están molestas por el zarpazo de la CNMC, pero no alarmadas. La Información ha contrastado la situación con las cinco grandes y todas señalan que, en su caso, el recorte estaba anunciado y descontado desde hace meses.  Lo que no evita que estén diseccionando las circulares de la Comisión para ceder lo menos posible. 

La línea que traza la CNMC entre electricidad y gas para abordar las reclamaciones de las eléctricas tiene buenos anclajes. La circular que modificó la fórmula para calcular la retribución se tramitó el pasado año tras escuchar a todas las partes y estudiar sus alegaciones. Y el cambio en la fórmula fue bien recibido. La asociación Aelec aseguró al respecto que la nueva fórmula, denominada WACCbasada en el coste capital y no en el bono a diez años (más dos puntos) se ajustaba "a un proceso ortodoxo de cómo debe fijarse la tasa financiera de rentabilidad". 

Así que para la CNMC, el núcleo del debate con las empresas está resuelto. Según la nueva fórmula, la rentabilidad justa para las distribuidoras es del 5,58%. Punto. No cabe mucho más debate por ese porcentaje, que es incluso mayor del que la Comisión defendió durante meses: el 5,46%. Pero quedan los detalles, las pequeñas fórmulas que retribuyen hasta la digitalización de la red y en la que las empresas rascan algún que otro millón.

Por si las cosas se ponen duras, Competencia guarda en el cajón un informe de 2017 en el que se recoge cómo en los últimos años se había producido un incremento de la rentabilidad económica de la distribución. Los datos detallaban que el retorno sobre la inversión (ROI) pasó del 6,57% en 2013 al 8,16% en 2016. Y la rentabilidad para el accionista (ROE) superaba el 10% en todas las empresas examinadas.

Las eléctricas asumen que torcer la mano a la CNMC en el grueso de los recortes no va a ser posible. Lo que no impedirá que presenten alegaciones y recursos. De momento, esgrimen números y comparaciones con Europa. Según los documentos que manejan para alegar, España quiere cerrar más un puño que ya está apretado porque retribuye a las empresas con una media de 175 euros por punto de suministro y no reconoce la inflación, cuando la media de la UE lo hace en media en 220 euros por punto y sí reconoce la inflación.

gráfico redes.
gráfico redes.

Es una pelea por medios puntos porcentuales. Las eléctricas apelaron ante la CNMC para que a la hora de pagar la distribución reflejara "más adecuadamente el riesgo país de una actividad regulada que no puede diversificarse geográficamente, reconociendo el hecho (sic) que el coste de financiación de una empresa que desarrolla su actividad en España no es el mismo que el de una empresa que desarrolla su actividad en Alemania o en “la media” de los países europeos". 

Las grandes compañías siguen manteniendo que para atender las inversiones necesarias en redes de distribución precisan una rentabilidad más alta. Se acogen al un informe que encargaron a Monitor Deloitte. El documento sostiene que será necesario invertir hasta 46.000 millones en el horizonte de 2030 en la red de distribución -34.000 por las operadoras de redes- para integrar la generación renovable, atender el aumento de la demanda y cumplir con las exigencias medioambientales de la UE.  Por elolo, consideran que  el retorno de la inversión debería situarse en el 7%, la media de los países de la UE. Con tipos de interés por los suelos, tal rentabilidad sería todo un regalo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios