Unos días después de las elecciones catalanas

Fomento desatasca las inversiones prometidas en el aeropuerto de El Prat

Aena autoriza con un año de retraso la remodelación del dique sur de El Prat, un aeropuerto que ha recibido un 40% menos de dinero que Barajas.

Aeropuerto de El Prat
Aeropuerto de El Prat (EFE)

Apenas una semana después de las elecciones catalanas, el Gobierno ha dado el visto bueno a una serie de obras y remodelaciones en el aeropuerto de El Prat, unas instalaciones que pese a ser las más rentables para Aena, han recibido hasta un 40% menos de financiación que el Adolfo Suárez Madrid-Barajas. La decisión se conoce en los días navideños y se produce tras meses de promesas de inversión tanto de Mariano Rajoy como del ministro Iñigo de la Serna, compromisos anunciados que nunca llegaron a materializarse.

El contrato de mayor tamaño que el Gobierno acaba de autorizar es la remodelación y ampliación del edificio dique sur del aeropuerto barcelonés. En total, Aena y Fomento prevén invertir 41,5 millones de euros, impuestos incluidos. La primera vez que se habló de esta obra fue hace ahora un año, en febrero de 2017, cuando el ministro De la Serna anunció que en el Documento de Regulación Aeroportuaria (DORA) se incluía la misma, un proyecto que nunca llegó a concretarse y que ha tenido que esperar a los últimos días del año que acaba de terminar.

La segunda obra de ingeniería civil en El Prat que el Ejecutivo acaba de sacar a concurso es la mejora y adecuación de las salas VIP. En total se invertirán 12 millones de euros en un proyecto que también ha sido licitado en fechas navideñas. Lo mismo ha ocurrido con el tercer proyecto: las remodelación del servicio de información y atención al público en el que se gastarán 8 millones. En total, el Ejecutivo ha desbloqueado una inversión en el aeropuerto de El Prat por 61,5 millones de euros para estas tres reformas.

Las promesas de Rajoy y De la Serna

Hay que recordar que el pasado mes de marzo Rajoy anunció un potente paquete de inversiones en infraestructuras en Cataluña, una promesa que debido al referéndum independentista, la aplicación del artículo 155 de la Constitución y las elecciones autonómicas anticipadas no se ha llegado a concretar. El presidente habló de la construcción de un tren lanzadera desde la estación del AVE de Sants y llegó a apuntar a una inversión de 285 millones para la primera fase del proyecto que finalizaría en diciembre de 2018. 4,5 kilómetros de recorrido, 3,1 de ellos soterrados, con paradas en la T-1 y la T-2 y la contratación de una tuneladora especial, cuyas piezas llegarían en abril... pero todo ha quedado en nada.

Asimismo, en el citado DORA se concretan una serie de inversiones estratégicas para varios aeropuertos españoles. Según este plan de actuación, en El Prat se remodelará el edificio Dique Sur, ahora licitado, y la plataforma de la T-1, pero las obras no estarán finalizadas hasta diciembre de 2020. También se construirá un nuevo puesto para la inspección de fronteras que se inaugurará a finales de 2019. Son inversiones, en definitiva, que tardarán en llegar pero que tienen una penalización si no se culminan en la fecha prevista de 78.000 y 15.000 euros mensuales, respectivamente.

Infrainversión respecto a barajas

¿España roba a Cataluña? ¿Es verdad que el Gobierno central aporta a las infraestructuras catalanas lo suficiente? Las cifras que reflejan la inversión de Aena en el aeropuerto de Barcelona El Prat, el segundo más importante del país y el sexto de la Unión Europea por volumen de pasajeros, demuestran que existe un contraste. Desde que gobierna Rajoy, la inversión destinada al aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas supera de manera notable a la de las instalaciones de la ciudad condal. En concreto, de cada 10 euros destinados a la capital a El Prat han llegado 6, lo que supone un 40% menos.

Desde principios de 2012, fecha en la que el PP llegó a La Moncloa, Barajas ha recibido un total de 427.475.655 euros de inversión, según datos del Ministerio de Fomento consultados por La Información hasta el 31 de agosto de 2017; en cambio, el aeropuerto de Barcelona-El Prat ha recibido en estos más cinco años y medio un total de 265.066.623 euros. Ambos aeropuertos son considerados por Fomento como Grupo I (los mejores), por encima de las instalaciones de la Comunidad Valenciana, País Vasco o Canarias.

Sí es cierto que Barajas ha registrado un tráfico de pasajeros sensiblemente superior a El Prat en los últimos años (50 millones de pasajeros frente a 44 en 2016, 46 millones frente a 39 en 2015 o 41 millones frente a 37 en 2014). No obstante, salvo en el año 2012, la inversión destinada a Madrid ha superado con creces a la del aeródromo barcelonés durante todos los ejercicios: 127 millones frente a 53 en 2013, 103 frente a 16 en 2014, 62 frente a 15 en 2015 y 55 frente a 18 en 2016. Hasta el 31 de agosto de este año la inversión ejecutada en ambos aeropuertos era la misma: 26,1 millones de euros.

El aeropuerto de Barcelona-El Prat es el más rentable de Aena, según los datos que presentó la gestora de los aeropuertos a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en marzo de 2015. Así, en 2014 (último año disponible), las instalaciones de la ciudad condal aportaron la mitad de los beneficios de la red de Aena: 339,28 millones de euros antes de impuestos de un total de 651,60 millones. Le seguía de lejos el de Palma de Mallorca, con unos beneficios de casi 159 millones, y, a gran distancia, el de Madrid, que ganó 27,54 millones.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios