Inmobiliaria

Ventajas e inconvenientes de comprar una vivienda sobre plano

En los últimos años, los compradores de una casa sobre plano han crecido y, por eso, es importante saber qué consecuencias puede tener.

La principal ventaja que tiene comprar sobre plano es el precio
La principal ventaja que tiene comprar sobre plano es el precio

Hace unos años, la venta sobre plano era un riesgo debido a la crisis inmobiliaria que afectaba al sector y hacía que muchos proyectos de viviendas no vieran jamás la luz. Con el resurgimiento de los créditos bancarios para comprar casas y la vuelta a la confianza de las inmobiliarias, muchas son las personas que apuestan por este tipo de compra.

¿Cuáles son las ventajas de comprar sobre plano?

La principal ventaja que tiene comprar sobre plano es el precio. Se estipula que los inmuebles adquiridos de esta forma suelen resultar un 5% más baratos a los propietarios. También es habitual que se ofrezcan facilidades en la forma de pago, ya que los compradores tendrán la posibilidad de abonar un 20% del valor de la casa en cuotas y pedir una hipoteca para el porcentaje restante.

Otro de los beneficios que obtendremos será la posibilidad de personalización y diseño de nuestra futura casa. Al no estar construida todavía es relativamente sencillo proponer y llevar a cabo modificaciones en la distribución del espacio, los materiales, la ubicación de determinados elementos y otros requerimientos que se nos ocurran.

El poder ir viendo cómo se desarrolla la obra y las adaptaciones requeridas es otra de las características que aportan valor a la compra sobre plano. No es lo mismo ir comprobando cómo se realizan los cambios que se van pidiendo, que ver un resultado final sin posibilidad de modificación, al que el comprador se ve obligado a adaptarse.

Los inconvenientes de comprar sobre plano

Aunque en principio pueda parecer que todo son ventajas, es preciso tomar una serie de precauciones antes de lanzarse a la compra sobre plano de un inmueble debido a los riesgos que puede entrañar esta operación.

La viabilidad de las inmobiliarias suele ser una de las principales preocupaciones de los clientes a la hora de firmar la compra de una casa con esta modalidad. La sombra de la crisis de la vivienda todavía es larga y los compradores siguen desconfiando de las constructoras y de su capacidad para cumplir con lo firmado.

Otra de las inquietudes de los compradores suele ser los cambios e incumplimientos en los contratos y proyectos. Las personas que compran sobre plano se arriesgan a que el resultado final de su vivienda no sea el esperado o que, por algún motivo, haya sido necesario introducir cambios respecto a lo cómo se le indicó que sería la casa en un primer momento. También se pueden enfrentar a retrasos en la entrega de la vivienda o, en los peores casos, llegar a vivir la suspensión de la obra.

Es para evitar este tipo de situaciones o, por lo menos, minimizar el riesgo todo lo posible, los expertos recomiendan leer bien los contratos de la compra de la posible vivienda, exigir los planos de los proyectos, pedir los avales de la promoción y demandar un precio y una fecha precisos.

Temas relacionados
Comentarios