Miércoles, 27.05.2020 - 12:09 h
Por el coronavirus

Sánchez flexibiliza las salidas a bolsa de las cajas y da dos años más a Ibercaja

El Ejecutivo ha modificado la Ley de cajas de ahorros y fundaciones bancarias en el real decreto que se ha aprobado este martes. 

Ibercaja
Sánchez flexibiliza las salidas a bolsa de las cajas y da dos años más a Ibercaja. /EP

Nuevas medidas para atajar las consecuencias económicas del coronavirus. El Ejecutivo de Pedro Sánchez ha aprobado en el Consejo de Ministros de este martes la flexibilización de las salidas a bolsa de las antiguas cajas otorgándoles un plazo de dos años extra para tocar la campana. Una de las entidades directamente afectadas es Ibercaja, cuyo plazo para llegar al parqué se terminaba este año. 

Para ello, el Gobierno ha modificado la Ley de cajas de ahorros y fundaciones bancarias para que las estas últimas puedan optar por la ampliación del plazo para cumplir el objetivo de desinversión hasta en dos años adicionales, según ha confirmado la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, en la rueda de presa posterior a la reunión del Consejo de Ministros. 

En concreto, el texto del real decreto al que ha tenido acceso La Información señala que esta medida se toma en pro de salvaguardar la función de la obra social de las diferentes fundaciones bancarias. "En un contexto como el actual de situación de crisis sanitaria, social, económica, la obra social de las fundaciones bancarias adquiere una relevancia aún mayor", confirma el texto. Por ello, y con el objetivo de garantizar dicha función, el Ejecutivo ha optado por modificar la Ley de cajas de ahorros y fundaciones bancarias y ampliar en dos años el plazo para las desinversiones. 

Tras este cambio, este punto concreto de la normativa quedará redactado de la siguiente forma: "Las fundaciones bancarias que cuenten con un programa de desinversión aprobado por el Banco de España en los términos establecidos en el párrafo anterior podrán optar por la ampliación del plazo para cumplir el objetivo de desinversión hasta en dos años adicionales presentando una modificación de su programa de desinversión".

En caso de que la fundación optase por utilizar este nuevo periodo para encontrar socios y rebajar su porcentaje en el capital, deberá constituir un fondo de reserva al que habrá de aportar, en cada uno de los ejercicios que dure la citada ampliación, una dotación anual que será de al menos un 50% de los importes recibidos de la entidad de crédito participada en concepto de reparto de dividendos.

Cabe recordar que en el momento en que se llevó a cabo la reestructuración de la banca, el Ejecutivo español y la Unión Europea firmaron un acuerdo por el que se otorgaba a las fundaciones bancarias, un plazo concreto para llevar a cabo cambios en su accionariado. Los antiguos dueños de las cajas podían reducir su participación por debajo del 50% -movimiento que se realizaría a través de una salida a bolsa- o la creación de un fondo de reserva con, al menos, el 30% de sus dividendos, para mantener el control de la entidad.

Ibercaja optó entonces por la primera opción, salir a bolsa para reducir el porcentaje de participación de la fundación en el capital y, desde entonces, ha estado trabajando en este sentido. Inicialmente, el plazo se extendía hasta este verano, pero con las nuevas medidas aprobadas por el Ejecutivo de Pedro Sánchez y anunciadas por la vicepresidenta Calviño contará con dos años más. 

La difícil situación actual del mercado hacía casi imposible la salida a bolsa de una entidad financiera. Las marcas presentes en el parqué cotizan con importantes descuentos y su situación se ha visto aún más acrecentada en los últimos días como consecuencia de la crisis del coronavirus y sus daños económicos. No obstante, Ibercaja ha estado trabajando de manera decidida para poner en el mercado sus acciones. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING