Sábado, 15.12.2018 - 05:54 h
La matriz, en números rojos

Se confirma la crisis de Victoria's Secret: entra en pérdidas entre toda la polémica

La firma de lencería no pasa por su mejor momento en medio de todas las críticas que recibe por el poco feminismo de sus desfiles.

Victoria's Secret
La matriz de la empresa se dejó casi 40 millones en el tercer trimestre / EFE

Victoria's Secret ya es un nombre unido irremediablemente a la polémica. La firma de lencería que tiene 'ángeles' en lugar de modelos celebró hace pocos días su desfile anual, ese que paraliza el mundo y que es incluso retransmitido por televisión a posteriori. Las mejores modelos del momento desfilan con las novedades de la marca a ritmo de la música de los artistas más famosos y deleitan al público con la lencería más sensual y exclusiva del mercado. Al menos eso era hasta ahora.

Porque el desfile de la marca está muy cuestionado. Con el renovado auge del feminismo, los 'ángeles' han perdido el brillo que tenían, ya que muchos cuestionan la filosofía de la empresa respecto a las cuestiones feministas. Es decir, consideran que un desfile de este calibre no enaltece la figura de la mujer, sino al contrario, ya que se trata de un evento diseñado exclusivamente para el público masculino con lencería que no es cómoda para el día a día de la mayoría de mujeres. Lucida, además, por modelos de cuerpos esculturales que siguen una estricta dieta para verse así.

Todo ello muy al contrario de los nuevos postulados femeninos, que defienden la belleza real ante todo y que reclama cuerpos de todas las formas en las campañas publicitarias. Además de que apuesta por marcas que empoderan a la mujer, no la cosifican, como consideran que hace Victoria's Secret. Una polémica que no solo ha restado interés al desfile -en 2017 solo reunió a 4,9 telespectadores cuando un año antes lo vieron más de seis millones-, sino que también está teniendo impacto en la propia empresa.

Como prueba los resultados presentados este martes por la matriz de la marca, el grupo estadounidense L Brands. Esta firma entró en pérdidas en su tercer trimestre fiscal, finalizado de forma extraordinaria el 3 de noviembre. Así, registró un resultado negativo de 42,7 millones de dólares (37,3 millones de euros), debido al aumento de los gastos.

Porque la facturación de la compañía creció un 6% en ese tiempo, hasta unas ventas de más de 2.400 millones, si bien los costes de los productos vendidos también aumentaron, un 13,3%. Pero además, los ingresos procedentes de su marca emblema, Victoria's Secret, han bajado, un 0,6% en el tercer trimestre, frente al aumento de la facturación de la otra marca principal de L Brads,Bath & Body Work, que se incrementó más de un 17%. Cabe destacar que ya el año pasado las ventas de Victoria cayeron un 8%, lo que demuestra que las compradoras han empezado a distanciarse de la marca, hasta hace poco una de las más deseadas de su ramo.

Despide a la CEO...y la sustituye por un hombre

Pero además de estas cuentas, hay otra noticia que puede salpicar a la marca. Porque en la presentación de estos resultados se ha confirmado una noticia que ya se sabía, pero que incorpora novedades. La matriz ha ratificado el abandono de la consejera delegada de la línea de Victoria's Secret, Jan Singer, del cargo solo dos años después. La directiva se unió L Brands en septiembre 2016 después de haber ostentado el cargo de consejera delegada en la firma de ropa interior estadounidense Spanx. Previamente, pasó más de diez años en Nike, donde fue vicepresidenta.

Y para sustituirla...un hombre. L Brands ha confirmado que a partir de principios de 2019 el máximo responsable de la división de lencería será John Mehas, que actualmente ostenta el cargo de presidente en la firma de moda estadounidense Tory Burch. Así, pone a un hombre al cargo de una marca principalmente femenina.

Una decisión que puede volver a despertar críticas, ya que podría interpretarse como la confirmación de que va a proseguir una visión masculina de su producto y de que una mujer no valdría para capitanear la firma. Sea como sea, que hay una crisis en la marca es evidente, la cual podría agudizarse si no da pasos hacia un feminismo más evidente del que dice que practica ahora.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios