Lunes, 25.05.2020 - 16:46 h
La entidad es Quarza Partners S. L.

El hijo de Juan Abelló lanza un nuevo vehículo inversor al margen de Torreal

Cristian Abelló Gamazo crea su propio 'family office' al margen del holding de su progenitor y sigue con fuerza en el negocio de los parkings. 

Cristian Abelló Gamazo.
Cristian Abelló Gamazo. / L.I.

Cristian Abelló Gamazó, el tercer hijo del magnate Juan Abelló y la aristócrata y empresaria Anna Gamazo Hohenlohe, acaba de crear la mercantil madrileña Quarza Partners S. L., que en su objeto social ya indica que su objeto social es "la adquisición, suscripción, tenencia, disfrute, administración, dirección, gestión y transmisión de títulos valores o participaciones y/o acciones representativas de los fondos propios de sociedades o entidades constituidas en territorio español o fuera de él, pudiendo realizar toda clase de inversiones". La sede de su nueva empresa está en la última planta de Paseo de la Castellana 91, como parte de su holding.

En febrero del año pasado, el consejo de administración de Torreal, el grupo de inversión de la familia Abelló, acordó por unanimidad y a propuesta de su progenitor y presidente Juan Abelló, nombrar a hermano Miguel Abelló Gamazo, vicepresidente ejecutivo de la compañía. Eso significó que el consejo de Torreal quedaba con toda la familia en el engranaje, aunque cuenta con la gestión de los directores generales, Pedro del Corro y José Díaz-Rato, los dos hombres de confianza de su progenitor.

La madre, Anna Gamazo, es vicepresidenta segunda de la compañía y vocales son sus hermanos Juan Claudio y Alejandro Abelló; además de Pío Cabanillas, Emilio Ontiveros, Juan Carlos Ureta y el propio Cristian, que está construyendo una trayectoria empresarial al margen de Torreal. Muchos pensaban que Cristian sería el el príncipe del Ibex que sustituiría a su padre, pero ese cargo (vicepresidente ejecutivo) al final lo ostenta su hermano Miguel.

El rey del subsuelo

Cristian Abelló tiene claro que su futuro pasa por crear también su propio 'family office'. Su gran apuesta ha sido el subsuelo, el negocio de los parkings. Y es que este nuevo negocio no le apartará de la gestión de su fondo, Firmum Capital, especializado en un cartera de inversiones bajo la estrategia de comprar aparcamientos en propiedad o en concesión con una vida útil de más de 20 años. Este tipo de inversiones ha ganado peso en los últimos años. El aumento de la restricción del tráfico en el centro de las ciudades y los cambios en los hábitos residenciales, en los elementos de movilidad y hasta en el tipo de propulsión de los vehículos resaltan el atractivo de estos activos, por lo que cada vez se produce un incremento mayor de la demanda por parte de los usuarios. Madrid Central es el claro ejemplo. 

Firmun, según datos registrales, ha invertido más de 1.700 millones de euros en procesos de compra de activos o compañías. En una de sus primeras operaciones en 2016 Firmum Capital se hizo con la gestión del parking Catedral-Oblatas. El aparcamiento, enclavado en el casco histórico de Segovia, ofrece 454 plazas de aparcamiento, de las que 254 son en rotación, tirando los precios hasta un 40% por debajo del mercado. Pero no todas sus operaciones han sido así.

Recientemente Firmum se ha hecho con la totalidad de Lubasa Aparcamientos, que llegó a tener 20 aparcamientos (25.000 plazas) en concesión con sitio tanto para residentes como en rotación en Valencia, Castellón y Albacete. Lubasa, antes de ser absorbida por Abelló, acumulaba pérdidas por más de 80 millones y no había podido afrontar el pago de 77 millones de euros de deuda a la banca.

Firmun Capital es la matriz de Aparca3 Capital Estacionamientos SCR, sociedad de capital riesgo presidida por el propio Cristian  Abelló. La entidad nace con un capital de 1,2 millones de euros. La sociedad, que ya ha recibido el código ISIN de la Agencia Nacional de Codificación de Valores (ANCV), está pendiente de inscripción por la CNMV desde el pasado mayo. Ahora hay que esperar a ver los pasos que dará con la recientemente creada Quarza Partners S. L, que no se suponen distintos.

Su socio en Firmun es Bernardino Díaz-Andreu, que dirigió el departamento de inversiones en empresas de Torreal, donde trabajó cerca de 13 años, mientras que Fernando Pire se encarga de la inversión y gestión del área de infraestructuras en Firmum Capital y, en especial, de la de aparcamientos.

En el plano personal, Cristian Abelló es un consumado runner y enemigo del foco social. Se casó en 2006 con Paula Luengo Artiñano en Oropesa, (Toledo). La boda se celebró en la finca familiar 'El Águila' que Abelló tiene en Candeleda (Ávila) junto a la de Florentino Pérez. Los entonces duques de Lugo, la Infanta Doña Elena y Jaime de Marichalar asistieron al enlace junto con Marisa de Borbón, los Infantes Don Carlos y Doña Ana y parte de la saga Falcó, en concreto Manolo Falcó, dueño de La Flamenca, la finca de caza menor que tanto gusta a los Abelló.  

Su mujer trabaja para la baronesa Thyssen

Paula Luengo es responsable del departamento de exposiciones del Museo Nacional Thyssen-Bornemisza para el que lleva trabajando casi dos décadas. Una profesión que conecta perfectamente con los intereses de sus suegros. Juan Abelló, a través de su sociedad Torreal, ha destinado casi 68 millones de euros a comprar obras de arte a lo largo de los dos últimos años, según señala en las cuentas publicadas por la firma. En concreto, en 2016 dedicó más de 21,2 millones, que se suman a los 46,6 millones del ejercicio previo, según se detalla en su balance de cuentas del ejercicio 2017. 

Juan Abelló es el gran coleccionista de la obra de Canaletto (y sus espléndidas 'vedute' italianas) en España; además cuenta con obras de Picasso, Braque, Léger, Juan Gris o Matisse. También Miró, Francis Bacon y otros artistas del siglo XX como Edvard Munch, Gustav Klimt, Vasily Kandinsky, Paul Klee, Antoni Tàpies o Pablo Palazuelo, tal y como se vio en la colección que abrió al público en una exposición organizada por el consistorio madrileño en 2014.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING