Mediante el canal "online"

Cuentas sin comisiones: la apuesta de la gran banca para atraer más clientes

El objetivo no solo es captarlos sino vincularlos, cuanto más mejor, para que el volumen de negocio compense el bajísimo nivel de ingresos, muy lastrado por años de intereses cero e incluso negativos.

Los bancos españoles suben comisiones estos meses.
Cuentas sin comisiones: la apuesta de la gran banca para atraer más clientes.
©[wabeno de Getty Images] a través de Canva.com.

Giro en la estrategia comercial de la gran banca. Ante la merma de ingresos producida por la pandemia, las entidades necesitan aumentar su cuota de mercado. Y ya han decidido cómo lo harán, será ofreciendo cuentas completamente gratuitas en su canal "online", dirigidas casi sin excepciones a los nuevos clientes. Ante el avance de los llamados neobancos, la banca tradicional se ha visto casi obligada a extender al gran público una oferta de "coste cero" que antes reservaba a sus mejores clientes, los que tienen más productos contratados, desde la cuenta nómina hasta la hipoteca, pasando por seguros y fondos de inversión.

El objetivo es atraer clientes y vincularlos, cuanto más mejor, para que el volumen de negocio compense el bajísimo nivel de ingresos, muy lastrado por años de intereses cero e incluso negativos, y el canal digital es el ideal para lanzar la caña en los caladeros más apetecibles: jóvenes, con nómina e hipoteca.

En España, BBVA fue la primera entidad que ofreció una cuenta sin comisiones en su canal digital, solo para nuevos clientes, que se puede contratar sin pisar una oficina, a través de la web o de la aplicación para móviles y con la que han convencido hasta el momento a 700.000 clientes. Sin comisiones y sin condiciones, explica la entidad en su web, sin esperas, sin papeleos y de una forma rápida y muy novedosa y acorde con los tiempos, ya que para abrir la cuenta el cliente sólo tiene que hacerse un "selfie".

El Banco Santander, como adelantaba esta semana el diario Expansión, también ha querido mover ficha y ha lanzado una cuenta totalmente gratuita, exclusivamente para nuevos clientes, que no exige vinculación ni cobra por el mantenimiento ni por las tarjetas.

CaixaBank, a través de imagin (la antigua imaginBank), también dispone de una cuenta móvil sin comisiones de administración ni mantenimiento para mayores de 18 años. La cuenta incluye una tarjeta de débito sin comisiones de emisión ni mantenimiento y la posibilidad de hacer transferencias gratuitas en euros dentro y fuera de España. La entidad no pide domiciliar nómina ni recibos como requisito para acceder a éstas y otras ventajas, algunas muy enfocadas en los clientes más jóvenes, como el acceso gratuito a contenidos y servicios digitales como música, videojuegos, tendencias, tecnología y sostenibilidad.

La Cuenta Activa, del Banco Sabadell, tampoco cobra gastos ni comisiones y permite hacer transferencias nacionales gratuitas y también a los países del Espacio Económico Europeo (EEE). Asimismo, ofrece tarjetas de débito y crédito y reintegros gratis sin importe mínimo en los cajeros de la red del Sabadell y en las principales entidades adheridas a la red EURO 6000.

Bankinter, por su parte, dispone de la Cuenta Nómina, que se contrata "online" y que tampoco cobra comisiones de mantenimiento, además de ofrecer transferencias nacionales gratuitas, una tarjeta de crédito sin coste y extracciones de efectivo a débito gratis en más de 14.000 cajeros. Según han explicado a Efe desde la entidad, se trata de una cuenta remunerada, que paga hasta el 5 % TAE el primer año y hasta el 2 % TAE el segundo, con un límite máximo de 5.000 euros. Según han explicado a Efe desde la entidad, se trata de una cuenta remunerada, que paga hasta el 5 % TAE el primer año y hasta el 2 % TAE el segundo, con un límite máximo de 5.000 euros.

Al mismo tiempo que compiten por los clientes, los depósitos y las hipotecas, los bancos españoles están en medio de otra oleada de fusiones y adquisiciones, que justifican con el argumento de la digitalización, la crisis y la escasa rentabilidad. Sin embargo, los sindicatos, las asociaciones de consumidores e incluso algunas entidades de la llamada banca ética aseguran que el continuo cierre de oficinas, especialmente en ciudades pequeñas y zonas rurales, pone en peligro de exclusión financiera a los clientes que no están acostumbrados a operar a través de internet.

De esta forma, al menos las principales entidades prevén cerrar el ejercicio con unas 4.000 oficinas menos, que se unirán a las aproximadamente 23.000 que han desaparecido desde el inicio de la anterior crisis, en 2008, según un reciente informe de JP Morgan. También planean la salida de unos 16.000 empleados, contando con los 6.400 de la nueva CaixaBank tras la absorción de Bankia; los 3.600 que salen del Santander, los casi 3.000 que calcula BBVA, los 1.900 que anunció Banco Sabadell la semana pasada y los aproximadamente 1.000 que podría perder Unicaja tras absorber Liberbank.

Mostrar comentarios