Miércoles, 13.11.2019 - 18:43 h
Tras la mejora del negocio

La cúpula de Orange engorda su bonus y ya acumula 10 millones a falta de un año

La operadora francesa suma más dinero para su plan de incentivos de directivos en España que todo lo entregado en el anterior. Aún queda 2019.

Laurent Paillassot es CEO de Orange desde octubre de 2015.
Laurent Paillassot es CEO de Orange desde octubre de 2015. / EP

Orange se ha consolidado como la segunda operadora de telecomunicaciones en España. Y sus directivos se están beneficiando de los resultados a través de su bonus por objetivos. En total, la cúpula en España de la multinacional francesa, encabezada por el CEO, Laurent Paillassot, engorda aún más su plan de incentivos y ya acumula más de 10 millones de euros. Aún le queda lo correspondiente al ejercicio 2019, que aún no ha concluido y en el que la empresa ha mantenido esa 'medalla de plata' en el mercado por ingresos, por encima de Vodafone.

En los últimos años, el equipo directivo de la teleco gala cuenta con un plan de incentivos que premia la buena marcha de los resultados económicos. Todos se organizan, como sucede en otras operadoras como la propia Telefónica, en un periodo de tres años y pagadero al año siguiente. En 2014 abonaron uno de 12 millones de euros. Y el pasado año se recortó de manera importante -correspondiente al periodo de consolidación y compra de Jazztel- hasta los algo más de 8 millones de euros. Ahora se encamina a superar la primera cifra.

En concreto, entre 2017 y 2018 se han devengado (que no cobrado) un total de 10,5 millones de euros: 5,9 millones para el pasado ejercicio (año fuerte de la guerra del fútbol con Telefónica y Vodafone) y 4,6 millones para 2017, según queda reflejado en su memoria anual. Aún queda el ejercicio actual, en el que se ha resentido algo más el negocio de la operadora debido a la fuerte guerra de precios desatada. Para muestra: entre enero y junio sufrió la primera caída de ingresos de los últimos cuatro años. El bonus se pagará el próximo año.

¿Cuántos directivos se ven beneficiados de este pago extraordinario? La empresa no lo precisa en su memoria y se limita a asegurar que se trata de "personas clave" de la empresa, fundamentalmente del equipo directivo. La alta dirección de la operadora en España está conformada por medio centenar de empleados (dos tercios son hombres). Estos cobraron 11,8 millones de euros el pasado año, lo que supone un ligero recorte. Cada uno de los 'jefes' cobró una media de 230.000 euros.

Entretanto los directivos van engordando su bonus, los empleados han ido también cobrando su particular gratificación extraordinaria por los buenos resultados. La compañía cuenta desde hace años por convenio de un particular 'bono' que en los tres últimos ejercicios ha supuesto el desembolso del 6% del salario bruto fijo anual de todos los empleados, según confirmaron fuentes sindicales. Este nivel es inferior a lo logrado en ejercicios anteriores donde se llegó a rozar el 9%.

¿Y el resto de operadoras?

Este es el plan de incentivos de la filial de Orange, pero... ¿y el resto de competidores? Másmóvil es uno de los que más ha gratificado a sus directivos por el buen desempeño del cuarto operador, especialmente, en bolsa. El pasado año ya empezó la lluvia de millones para su cúpula. En total, casi 50 millones, de los que 12 correspondían a Meinrad Spenger, su consejero delegado. Queda aún pendiente otro plan que fue aprobado en 2017 y que será cobrado el próximo año. Ya hay provisionados más de 41 millones.

Telefónica, por su parte, decidió suavizar su plan tras años sin poder cobrarlos. Aprobó en junio de 2018 un nuevo programa que introducía un criterio con el que redujo considerablemente el peso de la evolución en bolsa, que tradicionalmente ha ido en su contra por el castigo de los grandes grupos del sector. Y es el flujo de caja libre, es decir, el dinero que tiene en 'hucha' y que está disponible para la remuneración del accionista o el pago de la deuda, el que gana protagonismo.

Nuevo convenio, sin conflicto social

Al margen de la remuneración del equipo directivo, Orange logró el pasado verano firmar la paz social con los sindicatos después de una tensa negociación que se alargó durante semanas en la que los propios directivos exigían a la cúpula que abrieran la puerta a mejorar las condiciones de trabajo después de años de buenos resultados. Esta firma la ha logrado sin conflictividad social. Se aseguran subidas salariales del 3% en las nóminas más bajas y del 1,5% en las medias.

Estas subidas se producirán en un entorno competitivo muy duro que es señalado en esa memoria anual de 2018 por la empresa. "El mercado móvil sigue caracterizándose por la intensa competencia en precios y ofertas entre los tres grandes operadores, intensificada por la actuación 'low cost' de los operadores móviles virtuales y Másmóvil", apuntan. La operadora insiste en el objetivo de diversificar con nuevos negocios como el hogar inteligente, la seguridad o la banca móvil.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios