Miércoles, 12.12.2018 - 23:23 h
Las dos caras de la empresa FAL

De las míticas Chiruca para correr ante los grises a calzar a los antidisturbios

Con poco más de 150 empleados, la empresa confecciona un millón de pares de botas al año y factura 25 millones de euros.

Las botas de la Guardia Civil y los antidisturbios
Las botas FAL de la Guardia Civil

De crear las míticas Chiruca que ‘corrían’ delante de los grises en los 60 y 70 a fabricar las botas que calzan los antidisturbios de la Policía Nacional y Guardia Civil y ambos cuerpos en general, del ejército español, policías autonómicos o diversos cuerpos policiales de media Europa, Alemania y Francia incluidas. Es el recorrido de la empresa FAL. En Arnedo (La Rioja), una de las cunas del calzado en España, se hacen las Chiruca para cazadores, montañeros, senderistas… Y, además, las botas profesionales de policías y militares, pero también de bomberos, albañiles, encofradores, electricistas… Calzados FAL y FAL Calzados de Seguridad, con poco más de 150 empleados entre las dos compañías, surgidas y pertenecientes al mismo grupo, confeccionan un millón de pares de botas al año y facturan 25 millones de euros, según las estimaciones de la compañía para el cierre de 2017. De ellos, 14 millones los genera la división de tiempo libre y ocio, Calzados FAl-Chiruca, y los 11 restantes la división profesional, FAL Calzados de Seguridad.

Con una tasa anual en su crecimiento de ventas del 20%, la compañía arnedana ha sido incluida por CEPYME (Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa) dentro del selecto grupo de CEPYME500 como una de las 500 pymes españolas que lideran el crecimiento económico en nuestro país. Calzados FAL se vanagloria igualmente de su compromiso medioambiental y es la primera empresa española que consigue, por segundo año consecutivo, el sello completo de huella de carbono. Además, Calzados FAL ha puesto en marcha desde hace unos años el ‘bosque Chiruca’, 15.500 hectáreas de terreno en el municipio riojano de Bergasa, replantadas con miles de encinas, como auténtico sumidero de CO2, y mediante el que la compañía pretende “eliminar de la atmósfera” todos los gases de efecto invernadero que genera su actividad industrial, como explica el gerente de FAL, Manuel Abad.

Botas de los antidisturbios
Calzados FAL para los bomberos.

“En los años 60”, aseguran en Calzados FAL y FAL Seguridad, “el incipiente movimiento estudiantil universitario y el movimiento obrero español utilizaban Chiruca porque era un calzado muy cómodo para poder correr en las manifestaciones delante de los grises de Franco. Incluso en el NODO, el dictador aparecía con Chiruca en las cacerías.
Se da la circunstancia de que a la vez, este las usaba en sus cacerías, los estudiantes y los obreros corrían con ellas puestas cuando se manifestaban en contra de la dictadura. Todo el mundo en aquella época llevaba Chiruca. Hasta María Moliner, en su diccionario, estableció el término “chiruca” como genérico de botas de campo. Dame unas Chiruca es "dame unas botas de monte”.

Hoy, en 2018, la compañía sigue elaborando las Chiruca (tras obtener una licencia para su confección desde 1987, la empresa adquirió en propiedad la marca en 2.002 y consiguió reflotarla). Las sucesivas mejoras introducidas por Calzados FAL en el diseño y los materiales han llevado a la marca Chiruca a liderar el segmento de botas y calzado deportivo especializado en caza, trekking, alta montaña y aventura. En los últimos 15 años se ha logrado colocar esta marca a la cabeza de su sector en España - calzado outdoor (senderismo, trekking, trail-running, travel…) y calzado y textil de caza- y exportarla a los cinco continentes, abriendo mercados en toda Europa, incluyendo los países del Este, Sudamérica y países del Sudeste Asiático. El volumen de exportación alcanza en la actualidad el 35% de la facturación total de la empresa”. Una empresa creada en 1965 de la unión de tres socios: Fernández, Abad y León, de ahí el nombre de FAL, y que ha logrado el éxito a partir de la trilogía: artesanía, calidad y vanguardia pues, no en vano, “invertimos el 6% de nuestra facturación en I+D+i”.

Otros de los hitos de FAL fue la introducción de una línea especializada para cuerpos de bomberos a partir de 1996, refrendada con unas ventas que superan los 50.000 pares al año en todo el mundo. Las botas específicamente diseñadas para la lucha contra el fuego están presentes en parques de bomberos de todo el mundo: España, Reino Unido, Grecia, Polonia, Rusia, Estados Unidos, Sudamérica, Oriente Medio, Australia, Malasia o Japón. La clave: sus suelas antiperforación, con relieve y ultra resistentes, botas ignífugas y ligeras, impermeables y transpirables. Membrana antivírica y química CrossTech de Gore-Tex, suela antiestática de caucho, suela extreme elaborada en poliuretano tridensidad, planta de caucho nitrilo antideslizante e ignífuga, puntera no metálica Vincap capaz de resistir un choque con un nivel de
energía de 200 julios y una compresión de 15kN, plantilla antiperforación no metálica elaborada con un tejido más fuerte que el acero y resistente a las llamas y altas temperaturas (hasta 400 grados), piel flor hidrofugada negra, sistema de ajuste BOA…

Las míticas Chiruca
Las míticas Chiruca-

Además del calzado profesional para bomberos, albañiles, electricistas, soldadores, encofradores… La línea de calzado para los Cuerpos de Seguridad y Policía Local, incluye modelos técnicos y los destinados a uniformidad, deportivos y de descanso, todos específicamente diseñados para fuerzas armadas, cuerpos policiales de cualquier ámbito y servicios privados de vigilancia y seguridad y en el momento actual FAL elabora las botas oficiales de “la U.I.P de la Policía Nacional (popularmente conocidos como los antidisturbios) y por extensión de todo el cuerpo, la Guardia Civil, los tres ejércitos de nuestro país (Tierra, Mar y Aire), policías autonómicas, locales y de varios países de los cinco continentes”, como explica Manuel Abad, a partir de una combinación de “robustez, ligereza, seguridad y comodidad, que es lo que exigen estos cuerpos de seguridad. Los cuerpos policiales, en concreto las unidades UIP pueden estar de servicio 2 horas o 24 y por lo tanto necesitan un calzado ligero, flexible y muy cómodo, transpirable, que soporte el frío y también el calor… Y también seguro. Ignífugo si les lanzan un cóctel molotov, impermeable y resistente, antiperforación, que les proteja de clavos, hierros, objetos punzantes… Sí, FAL ha conseguido a lo largo del tiempo calzar a los que corrían ante los grises y ahora a los antidisturbios. Cuestión de tiempos.

Ahora en Portada 

Comentarios