Miércoles, 13.11.2019 - 00:17 h
El acuerdo está valorado en 2.100 millones de euros

Defensa aprueba el contrato estrella del blindado vip sin validar los prototipos

Pese a no cumplir plazos y que los demostradores no se atienen a los requisitos, Santa Bárbara, Indra y Sapa firmarán con el Ministerio en diciembre.

Demostrador del 8x8, el blindado VIP del Ejército.
Demostrador del 8x8, el blindado VIP del Ejército. / Defensa

El Ministerio de Defensa firmará en diciembre con la UTE formada por San Bárbara, Indra y Sapa el acuerdo para empezar la fabricación de 348 vehículos de combate sobre ruedas 8x8 para sustituir a los BMR, los vehículos actuales de la dotación del Ejército de Tierra. La producción de la nueva flota generará más de 1.600 puestos de trabajo y el contrato tiene detrás una cuantía sin precedentes en este ministerio. Hasta aquí todo normal y siguiendo la hoja de ruta que se marcó en Consejo de Ministros el pasado junio.

Sin embargo, lo hará a pesar de no cumplir los plazos -los prototipos no estarán listos hasta mayo de 2020- y que los demostradores no se atienen a los requisitos recogidos en el pliego, Santa Bárbara, Indra y Sapa firmarán con el Ministerio. El proceso lógico hubiera sido tener los demostradores tecnológicos listos en diciembre y que los probara la legión como está estipulado y que luego se encargase una primera remesa de 348 vehículos sobre la base de prototipos efectivos.

Los VCR 8x8 sustituirán a toda la flota de vehículos que actualmente utilizan los militares del Ejército de Tierra. En su mayoría son los Blindados Medios sobre Ruedas (BMR), pero también serán sustituidos los VEC, Lince, RG-31, TOA M-113 y los VCZ por un único modelo de vehículo basado en una arquitectura abierta, modular y con una novedosa torre.

El exceso de peso

Sin embargo, una vez aprobada la partida presupuestaria se ha optado por mantener los plazos y firmar antes de 2020. La presión del Ejército es fuerte y es algo que un Gobierno en funciones no se puede permitir. El origen del retraso es que se han puesto en marcha con los demostradores unos sistemas que no están suficientemente maduros para actuar conjuntamente. El exceso de peso es uno de los hándicaps de estos prototipos. 

Lo que es cierto es que una compañía como Santa Bárbara podía haber desarrollado sola el proyecto, pero se decidió que formara UTE con las españolas Indra y Sapa y apostar por un desarrollo propio y muy ambicioso. Pero los retrasos están demostrando que no todo estaba bien atado, a pesar de que se invirtieron previamente más de 90 millones en los programas tecnológicos de esta UTE.

La respuesta de Defensa

Ante la pregunta de si se iban a rebajar las condiciones exigidas en los pliegos para los demostradores y así llegar a tiempo a la firma en diciembre y que siga su camino producción entrando en los presupuestos estipulados, desde Defensa apuntan que "es un expediente de I+D en el que las especificaciones técnicas exigidas en los pliegos, de acuerdo con la marcha del expediente, se van ajustando a la tecnología existente mediante las oportunas concesiones de acuerdo con los procedimientos establecidos". Sin precisar, qué son las "oportunas concesiones". 

Defensa asegura que no habrá cambios en la hoja de ruta. "Aunque con los retrasos anunciados, el expediente de I+D sigue ejecutándose y se espera alcanzar los objetivos previstos. A día de hoy no se contempla la extinción del contrato". 

El horizonte temporal

En este modus operandi de acabar la casa por el tejado las fechas serían así. Firma en diciembre del contrato 2.100 millones de euros, se entregarán los cinco demostradores de aquí a mayo de 2020 y entre abril y mayo será la selección de las torres que irán en las distintas versiones del modelo que tan ansiosamente espera el Ejército de Tierra. En la fabricación de las torres hay varios competidores. Rafael y Rafael y Escribano Mechanical por la torre no tripulada ligera. Rafael y Pap Tecnos y Navantia con Elbit Systems y Expal por la no tripulada.

No hay que perder de vista que este programa es a largo plazo, ya que su finalización es en 2030 y que para entonces las alianzas y ajustes estarán más perfilados. La fabricación de este blindado, que el Ejército de Tierra lleva más de una década demandando, tiene un presupuesto global de 3.836 millones de euros. 

El 8x8 no se fabricó antes por cuestiones de financiación, pero para el Ejército es un asunto de extrema necesidad. "Justo en 2007 murieron siete militares en el Líbano cuando un viejo vehículo BMR sufrió un ataque (con coche bomba). Es una tecnología obsoleta", inciden fuentes castrenses a este diario.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios