Viernes, 06.12.2019 - 00:17 h
Los prototipos se validarán en el primer semestre de 2020

Defensa multará a Santa Bárbara, Indra y Sapa por los retrasos en su blindado VIP

El pliego del contrato maneja 10.000 euros al día de sanción desde julio de 2018, fecha oficial de la entrega, ahora prevista en 2021.

Demostrador del 8x8, el blindado VIP del Ejército.
Demostrador del 8x8, el blindado VIP del Ejército. / Defensa

El 8x8, el nuevo blindado estrella del ejército está dando más de un quebradero de cabeza a la ministra en funciones Margarita Robles. El contratista único de este proyecto, la UTE formada por General Dynamics, Indra y Sapa, y que tiene un presupuesto de 2.100 millones -el más alto de Defensa para un vehículo de la última década- no ha cumplido fechas. No entregó los demostradores en julio de 2018 para que la Legión los probase, como estaba establecido. Ni se empezará su fabricación la semana del dos de diciembre. Defensa, según adelantó este medio, abrió un 'expediente contradictorio' para analizar los retrasos y a punto de terminar 2019 ha concluido su investigación. Y ya están las primeras respuestas.

Antes recordar aquí que el proceso lógico hubiera sido tener los demostradores tecnológicos listos en diciembre y que luego se encargase una primera remesa de 348 vehículos sobre la base de prototipos efectivos. Los VCR 8x8 sustituirán a toda la flota de vehículos que actualmente utilizan los militares del Ejército de Tierra. En su mayoría son los Blindados Medios sobre Ruedas (BMR), pero también serán sustituidos los VEC, Lince, RG-31, TOA M-113 y los VCZ por un único modelo de vehículo basado en una arquitectura abierta, modular y con una novedosa torre.

Ante la pregunta de La Información por el resultado del expediente, el ministerio ha señalado: "El MINISDEF ha concedido a la UTE una prórroga para la entrega de los demostradores tecnológicos pero aplicando penalidades desde julio de 2019". Eso sí, desde esta cartera no han querido entrar a valorar (ni a especular) con la cuantía de la multa. Pero, siendo fieles al pliego del contrato que se adjudicó esta UTE la penalización que se estipula es de 10.000 euros al día del retraso.

La compleja condonación de la multa

Si contabilizamos desde el último día de julio de 2018, cuando acababa el plazo de entrega de los demostradores hasta el primero de abril de 2020, en el comienzo del semestre que Defensa espera los prototipos tras su prórroga, salen a pagar 2,4 millones de euros. Un cantidad que posiblemente será rebajada y cuya condonación será compleja por la gran presión del sector, que nunca vio con buenos ojos la elección de un contratista único para el 8x8.

Otro tema muy polémico era el exceso de peso de los prototipos, lo que dificultaba su operatividad en un programa tan puntero e innovador como este. Defensa, por su parte, ha contestado que "de acuerdo con la prórroga concedida los demostradores tecnológicos se validarán durante el primer semestre del año que viene". Tal y como adelantó este medio, los prototipos que hay actualmente fabricados no han sido validados, porque no cumplen los requisitos preestablecidos en los pliegos. Otra excepción más en el desarrollo de una adjudicación lleno de charcos de barro.  

Defensa detalla igualmente que "hasta que no se firme el contrato de producción no se puede precisar pero, en el mejor de los casos, los primeros vehículos se suministrarían a partir del año 2021". Lo que está claro a la luz de la confirmación de este nuevo calendario es queuna vez aprobada la partida presupuestaria se ha optado por mantener los plazos y firmar antes de 2020. La presión del Ejército es fuerte y es algo que un Gobierno en funciones, que no termina de decidir sus nuevos socios, no se puede permitir.

La gran damnificada de estos retrasos es Santa Bárbara, que podía haber desarrollado sola el proyecto, pero se decidió que formara UTE con las españolas Indra y Sapa y apostar por un desarrollo propio y muy ambicioso. Pero los retrasos están demostrando que no todo estaba bien atado, a pesar de que se invirtieron previamente más de 90 millones en los programas tecnológicos de esta UTE.

Las otras 'deudas': El Pizarro, los S80, el A400 M ...

Si el blindado 8x8 está siendo un culebrón es solo la punta del iceberg. El Ministerio de Defensa tiene aún una cuenta pendiente de 23.500 millones de euros de los programas especiales de armamento (PEAS) que fueron lanzados en los años 90 para la modernización de las Fuerzas Armadas. El calendario de pagos prevé que no finalicen hasta el año 2031, Entre los principales programas de armamento se encuentra el carro de combate blindado Pizarro, los submarinos S80, buques de acción marítima, el caza Eurofighter o el avión de transporte militar A400M.

Un A400M español rebasteciendo a un Eurofighter y un F18 (Mde.es)
Un A400M español rebasteciendo a un Eurofighter y un F18 (Mde.es)

A final de enero de este año, el Gobierno de Pedro Sánchez detalló que los pagos se iniciaron en el año 1994 y que estaba previsto que finalicen en 2033, aunque el último desembolso, de 300 millones de euros, se realice en 2031. El importe total de la inversión era de 34.143 millones, de los que ya se han abonado 10.500 millones, un 31 por ciento del total. El calendario de pagos del 69% pendiente detalla el desembolso de 2.164 millones en 2018, 1.873 millones en 2019 y 1.945 millones en 2020. Los siguientes años el calendario es el siguiente: 2.000 millones en 2021, 1.809 millones en 2022, 1.854 millones en 2023, 1.913 millones en 2024, 1.855 millones en 2025, 1.768 millones en 2026, 1.716 millones en 2027, 1.781 millones en 2028, 1.545 millones en 2029, 1.047 millones en 2030 y 300 millones en 2031. Estaremos atentos al detalle de cada partida.

Ahora en Portada 

Comentarios