Martes, 15.10.2019 - 06:26 h
Los adjuntaba a los pedidos

Deliveroo 'echó' a un rider por repartir folletos sobre sus condiciones laborales

El abogado de la empresa que defendió el "éxito económico" de sus empleados ha admitido que se penalizó a uno de ellos por manchar la imagen de marca

Deliveroo
Deliveroo / EFE

El abogado de la compañía de reparto Deliveroo ha admitido durante el juicio que la compañía prescindió de uno de sus repartidores por entregar folletos con sus repartos en los que alertaba de las pésimas condiciones laborales en las que se encuentran los “riders” de la empresa.

En uno de los 16 juicios que se están celebrando en Barcelona tras la denuncia de varios exrrepartidores de Deliveroo, el abogado de la marca, Román Gil, ha defendido durante su respuesta que  se dejó de contar con uno de los demandantes porque estas acciones  suponían "dañar" la imagen de la multinacional. Contra las críticas, Gil ha asegurado que desde la compañía intentan que todas las franjas sean "atractivas" para los repartidores y que potencian que todos ellos puedan ganar lo mismo a pesar de trabajar en horarios diferentes.

Román Gil ha asegurado que Deliveroo nunca reconoció la huelga y paros que convocaron los repartidores porque ha remarcado que “con estos no existe una relación laboral sino una mercantil”. Esta desvinculación de la empresa con sus repartidores choca con las afirmaciones de los demandantes que han sostenido que, después de una temporada sin trabajar, por ejemplo tras una baja, encontraban dificultades para que les reasignasen horas en las que repartir.

El caso vuelve a poner sobre la mesa las polémicas declaraciones que el mismo Gil empleó para la defensa de la compañía cuando esta fue acusada por Tesorería de la Seguridad Social de tener a más de 500 repartidores en Madrid como "falsos autónomos" entre octubre de 2015 y junio de 2017.

En el juicio, el abogado de Deliveroo citó fuentes de la compañía de Glovo que afirmaban que en plantilla contaban con “un elevado número de 'riders' con notable éxito económico". Según las mismas fuentes, la compañía de reparto aseguraba que uno de sus “riders” llegó a facturar 56.000 euros a una empresa y 45.000 euros a otra; mientras que otro empleado llegó a registrar 66.000 y 11.000 euros de dichas plataformas.

Control y vigilancia frente a la "no relación laboral"

Durante la vista, varios testigos citados por los demandantes han indicado que Deliveroo “sabía dónde nos encontrábamos en cada momento, gracias a la geolocalización de la aplicación que utiliza, para ponerse en contacto con nosotros”. Además, los mismos riders han asegurado que, cuando trabajaban para Deliveroo no lo podían hacer en el mismo horario que para otras empresas de reparto como Glovo.

Uno de los demandantes ha explicado que estuvo de baja durante unas semanas por un accidente y, cuando quiso volver a trabajar, "mi usuario para acceder a la aplicación ya no funcionaba". "Si no trabajabas durante el fin de semana, era muy difícil que pudieras hacerlo la semana siguiente", ha asegurado otro de los exrepartidores de Deliveroo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios