La batalla es total entre los primos

Gimeno busca disolver IASA para amarrar su sillón en el consejo de El Corte Inglés

El golpe de mano de las hermanas Álvarez Guil propiciaría la salida de Dimas Gimeno de la presidencia y del consejo de administración de la empresa.

Dimás Gimeno, presidente de El Corte Inglés
Dimás Gimeno, presidente de El Corte Inglés / EFE

No hay tregua en El Corte Inglés. Las hermanas Álvarez Guil, Marta y Cristina, buscan laminar como sea a su primo Dimas Gimeno de la presidencia de la compañía familiar y no van a parar hasta conseguirlo. El actual primer ejecutivo, por su parte, se está revolviendo como puede para conservar una cuota de poder que necesariamente será reducida debido a que únicamente cuenta con el 7% del grupo. La guerra es total y ya han empezado a circular acusaciones y filtraciones interesadas a la espera del trascendental consejo de administración extraordinario del mes de junio donde, si no ocurre algún milagro, se acabará con la era Gimeno.

El último movimiento conocido demuestra que las partes enfrentadas no ceden ni un ápice en sus pretensiones. Dimas Gimeno ha planeado la posibilidad de disolver la sociedad patrimonial Cartera de Valores IASA (Isidoro Álvarez Sociedad Anónima), que es con el 22,18% la segunda accionista del grupo, solo por detrás de la Fundación Ramón Areces (37,39%), según avanzó este miércoles Europa Press citando fuentes judiciales. El expresidente de El Corte Inglés repartió entre sus herederos esta sociedad, de forma que dejó el 69% a sus dos hijas y el 31% restante a su sobrino Gimeno, a su hermana María Antonia (madre de Gimeno) y a su hermano César. Una decisión semisalomónica que pende de un hilo.

El objetivo de Dimás Gimeno con la segregación de IASA es reaccionar ante el órdago que le han lanzado sus primas y garantizarse un sillón en el futuro consejo de administración de El Corte Inglés, según indican fuentes de la compañía consultadas por La Información. Efectivamente, su cese como presidente ejecutivo del grupo llevaría aparejado su adiós del máximo órgano de dirección, donde se encuentra en calidad de presidente y del que previsiblemente saldría de manera inmediata.

Otro problema que le ha surgido a Dimas Gimeno, según indican otras fuentes, es que en IASA todas las decisiones se tienen que tomar por mayoría absoluta y las hermanas Álvarez Guil cuentan con el 69% de esta sociedad. Por tanto, solo podría disolverse por un pacto societario adoptado por la mitad más uno de las acciones o si existiera un bloqueo a la hora de tomar decisiones. En algunas sociedades también se incluye una cláusula especial en concepto de protección para poder segregar la misma. Gimeno, por tanto, no podría proceder a la segregación de la patrimonial por su cuenta y riesgo.

Pero aún hay más impedimentos para el primer ejecutivo. Y es que, según las mismas fuentes, Dimas Gimeno no podría en este momento formar acuerdos con otros accionistas, ya que su participación en El Corte Inglés se encuentra sindicada a IASA y en esta sociedad, en la que también se encuentran la madre de Gimeno y su tío César, las decisiones las pueden aprobar o vetar las hermanas Álvarez.

Esta circunstancia indica que el actual presidente del gigante de la distribución solo podría moverse con libertad si consigue desligar su participación de la de sus primas. Como se contó en estas páginas, ya ha protagonizado acercamientos a dos actores minoritarios que podrían colaborar con él en su estrategia, pero para ello tiene primero que 'separarse' de IASA. Se trata del jeque Al Thani, que tiene un 10% del capital, y los díscolos de la familia Areces, que cuentan con un 9%. 

En entornos cercanos al consejo de El Corte Inglés, por otra parte, no ha pasado desapercibido el hecho de que Dimas Gimeno pueda ejecutar una disolución de IASA contraviniendo la voluntad de Isidoro Álvarez, que dejó un reparto accionarial y ejecutivo establecido en una decisión que hasta ahora nadie ha cuestionado. La batalla, en definitiva, es total y no se descartan nuevas filtraciones periodísticas en los próximos días con el objetivo de torpedear las aspiraciones de los rivales de unos y otros.

A vueltas con la polémica herencia

Las hijas de Isidoro Álvarez, Marta y Cristina Álvarez Guil, se consideran herederas del legado de su padre. De hecho, las fuentes jurídicas citadas por EP aseguran que el expresidente de El Corte Inglés fue "tremendamente generoso" con su sobrino y hermanos a la hora de redactar su testamento: "Ninguno de ellos es heredero legal por lo que de no haber sido por la generosidad de su tío y hermano no habrían recibido nada y toda la herencia de Isidoro Álvarez sería para sus hijas. En la primera página el testamento de Isidoro Álvarez deja claro que sus herederas únicas y universales son sus hijas". Las fuentes consultadas hablan de que ambas partes saldrán perdiendo del enfrentamiento desatado entre las familias.

Lo que sí está claro es que el esquema ejecutivo de El Corte Inglés tras la muerte de su expresidente va a sufrir cambios importantes. Todo indica que Dimas Gimeno dejará de ser el primer ejecutivo y que se alterará la histórica tradición de la compañía de que los sobrinos sucedan 'sine die' a sus tíos al frente del principal grupo de distribución español. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios