Se debate su aplicación en la UE

El etiquetado frontal: qué es y por qué nos va a desvelar lo que realmente comemos

Los expertos recomiendan que España adopte esta forma de catalogar los alimentos porque "es una cuestión de salud pública".

Supermercado
El etiquetado frontal ha sido recomendado por la OMS / Pixabay

El etiquetado de los alimentos siempre ha generado controversia, pues en muchas ocasiones se han cometido infracciones y algunas empresas han sido sancionadas por no indicar correctamente la composición de sus productos en la etiqueta. Otras veces se ha realizado algún tipo de publicidad engañosa, sobre todo en los productos dietéticos, bajos en grasa o los 0%.

En los últimos años, ante el auge de la tendencia 'healthy' que apuesta por una alimentación más sana y consciente ha impulsado a los consumidores a preocuparse más por lo que comen y, por ende, a leer con atención las etiquetas de los alimentos que compran en el supermercado. Por ello, han aumentado las voces que reclaman un etiquetado más claro y que realmente nos indique qué comemos y cuánta cantidad.

Esta cuestión ha llegado hasta las más altas esferas sanitarias, que han planteado un nuevo modelo de etiquetado que promete revelar lo que contienen los productos que califican más beneficioso para la salud. Se trata del etiquetado frontal, una nueva fórmula que ahora mismo se está debatiendo en la UE y que es posible que llegue a nuestro país. Pero ¿en qué consiste y por qué es tan recomendado por los expertos?

El etiquetado Nutri-Score

Como decíamos, la UE está discutiendo sobre este nuevo etiquetado y se espera que en unos meses la Comisión Europea publique un informe sobre los logotipos permitidos y dejará la elección final a cargo de los países. Y en España el que más papeletas tiene es el modelo frontal llamado Nutri-Score, que es el que piden los dietistas-nutricionistas españoles.

El Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas (CGCODN) ha indicado que esta nueva forma de catalogar los alimentos es "una cuestión de salud pública" y ha pedido a España que lo adopte por el bien de los ciudadanos. Como explica el Consejo, esta nueva etiqueta hará que los productos lleven dos, la trasera y la frontal o delantera. La trasera es la obligatoria y la nueva frontal será opcional. De este modo, con esta segunda etiqueta se reforzaría la información sobre el producto "y se facilitaría la elección de alimentos saludables y frescos". Así, lo que la UE va a repartir es una especie de guía para que cada estado miembro que se ha mostrado favorable a este etiquetado, entre los que se encuentra España, sepan cómo aplicarlo.

Pero los expertos tienen claro que el modelo que quieren es el llamado Nutri-Score. Los Colegios de Dietistas-Nutricionistas de regiones como Madrid, Andalucía, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Murcia y Valencia se han unido para pedir que es adopte este etiquetado "para que el consumidor pueda conocer fácilmente el calidad nutricional de los alimentos". A este modelo se le llama también 'de los cinco colores' y es uno de los más adoptados en otros países, como Francia.

Pero, ¿en qué consiste? El Nutri-Score ha sido construido partiendo de un cálculo de un algoritmo que se ha definido en función de cuestiones de salud pública y que está validado científicamente. El algoritmo señala una puntuación de la calidad nutricional global de un alimento, y eso es lo que reflejaría la etiqueta. Así, según el análisis de 100 gramos de producto, se puede clasificar un alimento en cinco categorías nutricionales: A, B, C, D y E, con sus cinco colores diferentes.

Así, se representan en una cadena de círculos que van desde el color verde oscuro (mejor calidad nutricional) al color naranja oscuro (peor calidad nutricional). El círculo de mayor tamaño que tenga la etiqueta del producto será el que indique su calidad, además, con la combinación de colores y letras se asegura su legibilidad. Con este sistema, los dietistas-nutricionistas creen que esta etiqueta puede promover una mejor alimentación entre los españoles, ya que así serán conscientes de que están comiendo y podrán decidir en consecuencia si les conviene o no. 

Nutri-Score
Etiquetado Nutri-Score

La alternativa: el etiquetado ENL

Pero hay otro tipo de etiquetado que podría aplicarse en lugar del Nutri-Score. Una forma de catalogar los alimentos que este miércoles presentaron en Madrid Mondelez Internacional, Coca-Cola, PepsiCo y Unilever, también de cara al nuevo sistema que se va a implantar en Europa y, por consiguiente, en nuestro país.

La propuesta de estos gigantes de la alimentación se llama ENL y ha sido diseñado por estos operadores junto con científicos de cinco universidades europeas a partir del sistema CDO (Cantidades Diarias Orientativas). Según estas firmas, este formato " ofrece al consumidor una información nutricional sencilla y clara en base a colores y porciones que realmente se van a consumir". Es decir, al igual que el Nutri-Score, el ENL también se apoya en los colores para ayudar al consumidor a saber qué ingredientes tiene un producto.

En concreto, los colores rojo, amarillo y verde indican la cantidad la cantidad de los cuatro nutrientes más relevantes en la dieta de las personas: grasas, grasas saturadas, azúcares y sal. Así, cada color informa de la cantidad que de ellos que tcontiene el producto, determinando si el contenido es bajo, medio o alto. Además, se informa de la cantidad también por escrito.

Al igual que los dietistas y nutricionistas, estos grupos de alimentación señalan que el ENL ofrece una información nutricional más clara y sencilla y ayuda a los consumidores a tomar mejores decisiones sobre lo que es más adecuado para su dieta. Además, indican que "incentiva a las empresas a seguir reformulando sus productos para mejorar su perfil nutricional" y, lo más importante, cumple con la normativa de la UE. Si bien los expertos advierten de que este nuevo etiquetado no hará por sí solo que comamos mejor. Al final, es el consumidor el que elige lo que quiere o debe comer, por eso, una etiqueta no hará por sí misma que pasemos de los snacks a la fruta, por ejemplo, aunque puede servir de empujón.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios