Dolce Gabbana, Yves Saint Laurent...

Algo pasa en el sector del lujo: cae en los brazos de las rebajas por primera vez

Numerosas firmas de este segmento abandonan su política exclusiva y se suman a la temporada de descuentos con ofertas de hasta el 50%.

Dolce&Gabbana
Firmas como Dolce&Gabbana han puesto rebajas este año. / D&G

Nadie es ajeno hoy en día a que estamos en época de rebajas. De hecho, y todavía mediado el mes de enero, muchas firmas tienen puestas ya sus segundas rebajas, como es el caso de Bimba y Lola, Cortefiel, Springfield o algunas marcas del universo Inditex, como Stradivarius, Pull&Bear o Uterqüe. Si bien, y como principal novedad, este año el 'low cost' no está solo en esto de las rebajas, porque nuevas marcas se han unido de forma oficial a ellas por primera vez... Y, lo más extraño de todo, es que pertenecen al universo del lujo.

Sorprendente es entrar en la web de una de las firmas más ilustres del mundo, Yves Saint Laurent, y encontrar por vez primera una sección de rebajas, tanto en artículos de piel -sus icónicos bolsos-, como en zapatos y ropa. Igual sucede en Dolce&Gabbana, Burberry o en Stella McCartney, las cuales tienen numerosos productos a menor precio actualmente.

Aunque otras grandes de este sector -las Dior, Chanel, Gucci o Louis Vuitton- se mantienen al margen de los descuentos, es muy significativo ver cómo algunas de sus principales competidoras se han animado a lanzar rebajas este invierno. Y no hablamos de los descuentos que se pueden encontrar en un 'outlet'; son rebajas oficiales con bajadas de precios en algunos casos muy acusadas. 

Un hecho que, además de ser una alegría para los clientes, tiene una lectura muy importante. Porque si por algo se ha caracterizado siempre el lujo es por no hacer rebajas. Nunca. Su filosofía elitista y alejada de las masas es alérgica a los descuentos, que al final pueden hacer que su marca acabe devaluada o en estratos sociales a los que no están dirigidos. Así que... ¿ha cambiado algo para que hayan dado su brazo a torcer y hayan caído en brazos de las rebajas?

El consumo, tocado... ¿y hundido?

El consumo es la respuesta. El sector acaba de cerrar uno de los peores años de la última década, una vez pasado lo peor de la crisis económica. Si en España el textil acabó con un descenso de las ventas del 2%, en el resto de Europa las cosas no van mucho mejor. A pesar de que los grandes 'retailers', con Inditex a la cabeza, siguen aumentando ventas, sobre todo el grupo español, los analistas ya han advertido de que vienen las 'vacas flacas'. Algo que, por ejemplo, lleva varios años viviendo la sueca H&M, que acabó 2017 con un descenso de sus beneficios del 13%.

Los 'ecommerces' Asos y Zalando lanzaron un 'profit warning' hace un mes en el que alertaban de un posible retroceso de sus ventas en un contexto de atonía en el mercado, que está saturado por la rapidez a la que va el comercio hoy en día -con cambios de colecciones casi semanalmente- y, sobre todo, por las rebajas constantes, que están recortando notablemente los márgenes de los comercios. Algo a lo que, hasta ahora, escapaba el mundo del lujo, pero parece que las grietas también empiezan a abrirse en esta industria. 

Según los datos de la consultora Bain&Company para el Círculo Fortuny, la patronal del lujo español, las ventas mundiales de productos de este segmento aumentaron un 3% en 2017, lo que supone un retroceso respecto a años anteriores a pesar de que siga en ascenso. Además, a finales de este año el operador de 'tax free' Global Blue advirtió de que los ingresos del turismo de compras procedentes de turistas extracomunitarios había caído un 11%, sobre todo, por la pérdida de poder adquisitivo de los visitantes rusos, que son los que más gastan en España de fuera de la UE en productos de lujo.

Todos estos indicadores son tan solo la punta del iceberg de lo que puede venir después y alertan de que el consumo se está debilitando. Aunque un retroceso económico afecta menos a las clases adineradas -las que compran lujo, mayoritariamente- que a las medias, es evidente que también puede dañar las finanzas del segmento de lujo, de ahí que numerosas marcas no se lo hayan pensando y hayan querido comenzar el año haciendo todo lo posible por aumentar sus ventas. Y eso implica poner rebajas. Por mucho que les pese.

Y lo han hecho sin ocultarse. Porque antes algunas firmas hacían -y siguen haciendo- lo que llaman 'ventas privadas', es decir, rebajas especiales para sus clientes más VIPS que, por supuesto, ni anuncian ni comunican al conjunto del público. Pero ahora las rebajas se anuncian como tal en sus páginas webs y en sus tiendas físicas. Aunque sin recurrir a los carteles en las tiendas, pero con llamadas a los descuentos en el interior y 'banners' en sus 'ecommerces'.

Además, estos descuentos son bastante suculentos, porque, en general, son de media del 50%, dejando estos productos a un precio mucho más razonable dentro de que no dejan de ser de lujo. Por ejemplo, en Yves Saint Laurent hay bolsos de más de 3.000 euros que están ahora a 2.200 euros, mientras que se pueden conseguir algunas de sus míticas americanas de más de 2.000 euros por algo más de 1.000.

Americana
Americana de Yves Saint Laurent por 1.145 euros (antes 2.290)

En Dolce&Gabbana sucede lo mismo. Algunos de sus bolsos joya, que simulan un cofrecito, costaban antes de rebajas casi 2.500 euros y ahora los podemos encontrar a 1.400. Los vestidos también tienen notables rebajas, como este que mostramos a continuación, que costaba 2.750 euros y ahora vale 1.650 euros. 

Vestido d&g
Vestido de Dolce&Gabbana de tul con estampado de peonías

En Burberry, sus míticas gabardinas de cuadros pasan de los cerca de 2.000 euros a alrededor de 800 euros en algunos casos, mientras que en Stella McCartney la ropa está al 50%. Unos precios que cuesta imaginar en este tipo de firmas y que suponen un cambio del lujo totalmente radical. Ya se sabe, si no puedes con el enemigo, únete a él, y al final han acabado sucumbiendo a las rebajas.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios