Las cadenas con más establecimientos y clientes

Los supermercados que dominan el sector de la comida ecológica en España

Esta opción ya no es minoritaria. De hecho, cada vez hay más ciudadanos que optan por esta forma de alimentación... y buscan dónde abastecerse.

Fruta
El consumo de productos ecológicos creció un 14% el año pasado. / Pixabay

La alimentación ecológica o 'bio' ya no es cosa de unos pocos. Lo que nació como la intención de los pequeños productores de sacar al mercado productos más naturales sin alteraciones químicas ha dado lugar a una forma de alimentación que no para de crecer. El pasado año, el consumo de productos ecológicos aumentó en España un 14% frente al 2% de los alimentos convencionales, según la consultora Kantar.

Esto significa que cada vez más españoles ponen en su mesa productos de este tipo en su mesa, en concreto ya tienen una penetración del 42% de los hogares. Aunque queda camino para alcanzar a la media europea (el 80% de las familias consumen alguno de estos artículos), el potencial de este mercado es innegable. 

Aunque la mayoría de grandes cadenas de supermercados tiene ya una sección dedicada a la alimentación ecológica, el 40% de las compras de estos productos se siguen haciendo en los comercios especializados, un sector que aumenta a la sombra de la gran distribución. Porque las cadenas dedicadas íntegramente a este tipo de alimentación han crecido y se han expandido en los últimos años sin prisa pero sin pausa y sin hacer mucho ruido. Así, cada vez llegan a más ciudades a un ritmo que muchas enseña convencionales envidiaría y, como en todo sector, éste también tiene su grandes players, los cuales dominan actualmente el mercado.

De Cataluña a toda España

Veritas es un nombre muy popular en Cataluña, región donde dicen que hay un establecimiento de esta enseña en cada esquina, de forma similar a lo que ocurre en otras zonas con los supermercados generalistas. En 2002 Silvio Elías, el ahora director general, con la ayuda de amigos y familiares puso en marcha el proyecto que llevaba rumiando desde 1997. Este enamorado de los productos frescos y naturales comenzó su andadura en Barcelona y ahora cuenta con un total de 56 establecimientos repartidos en Cataluña, Baleares, País Vasco, Navarra y Madrid, a donde llegó en 2016, el 'último territorio conquistado'.

De este modo, ya se ha metido en multitud de hogares y su intención es seguir haciéndolo en los próximos años ante el 'boom' de este tipo de alimentación. En 2016 sus ventas fueron de 60 millones y el pasado año esperaban cerrar con un incremento del 18%, hasta superar los 70 millones -todavía no han confirmado cifras-. Cuentan con 4.500 referencias, un amplio catálogo que da diferentes opciones a todo tipo de clientes, desde omnívoros a veganos. Otra de sus grandes bazas es que permiten hacer la compra online, algo que quieren reforzar este año con la inversión de 4 millones de euros para su plataforma logística.

La alimentación eco que llegó de Francia

Otra cadena que crece a pasos agigantados viene del país vecino. Bio c'Bon solo está en Madrid -de momento-, pero en solo tres años (llegó en 2015) ha abierto cinco tiendas, y todas en el corazón de la ciudad. Una cifra que no es baladí en una ciudad en la que la alimentación ecológica es bastante más nueva que en Barcelona o las Islas Baleares.

Esta cadena francesa cuenta ya con 140 establecimientos en todo el mundo, entre Francia, Bélgica, Italia, Suiza y recientemente en Japón, país en el que se ha aliado con el gigante del retail Aeon (65.000 millones de euros de facturación anual) para abrir siete supermercados en Tokio y una decena en otras regiones de aquí a 2019. 

Los locales de Bio c' Bon suelen tener unas dimensiones de entre 350 y 450 metros cuadrados e incluyen unas 4.500 referencias. Además, intentan que el 90% de su mercancía proceda de productores locales, de modo que así generan empleo y lazos con las comunidades en las que se asientan. En Madrid, momento no disponen de tienda online pero sí reparten a domicilio dentro de la M-40.

Supersano, el pionero en la alimentación saludable

Otra cadena que acapara buena parte de las compras de alimentación ecológica es Supersano. En 2009, en plena crisis económica, Jesús Sánchez Carrascosa abrió en Alicante el primer centro de esta cadena. Un hombre que en la Comunidad Valenciana es bien conocido, ya que fue amigo de la infancia de Eduardo Zaplana y llegó a entrar con él en política cuando éste presidía la Generalitat. Si bien se trató de una incursión breve, porque al poco tiempo lo dejó y se propuso hacer de su pasión ecológica su profesión.

Desde entonces ha expandido Supersano por toda Valencia, Murcia, Andalucía, Aragón o Madrid, con el objetivo de llegar este año a las 30 tiendas. Entre sus 3.000 referencias se pueden encontrar productos de alimentación, herboristería, cosmética natural u hogar. Además, destaca entre sus competidores por ofrecer precios más asequibles en un mercado que si de algo adolece es de precios elevados, ya que este tipo de alimentación tiene un proceso de producción más costoso que se repercute en el precio.

En 2017 Supersano se apuntó un tanto no solo frente a sus rivales directos, sino frente a toda la cadena de distribución, pues fue el primer supermercado de España en eliminar los productos con aceite de palma de sus lineales. Esta medida disparó sus ventas un 20%, según declararon en su momento. Además, el pasado año dieron un nuevo giro al negocio al apostar por la fórmula de franquicias para seguir expandiéndose por toda España.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios