Tras los anuncios de los últimos días

La AEB no quiere café para todos con los dividendos y pide que cada banco decida

La Asociación Española de Banca ha pedido que no se les estigmatice como industria y que haya una discriminación por cada entidad.

El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán.
El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán.
APIE - Archivo

La banca no está de acuerdo con las imposiciones para cancelar dividendos. Así lo ha manifestado el presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, que agrupa a entidades como Santander, BBVA, Sabadell o Bankinter, en la rueda de prensa de presentación de resultados de 2019 al manifestar que “el café para todos” no es una buena solución en este caso al mismo tiempo que pedía que las entidades que no tengan problema puedan retribuir a sus accionistas.

"Los bancos ya renunciaron al último pago del dividendo de 2019 de manera voluntaria", ha destacado Roldán este jueves, para continuar diciendo que  "de aquí en adelante, me parece que se debe dejar libertad de decidir cuándo pagan y cuándo no". Esta idea ha sido aseverada en varias ocasiones y como respuesta a las continuas manifestaciones que se están haciendo en los últimos días desde diferentes organismos europeos. "No todos tienen que someterse a la misma norma", reiteraba.

Más allá de la posibilidad o no de llevar a cabo esta decisión, las manifestaciones que están teniendo lugar en este sentido tiene un reflejo directo sobre el valor en bolsa de las diferentes entidades. “La última hizo caer las cotizaciones”, señaló, añadiendo que no se puede utilizar la misma vara de medir para los bancos españoles que para los de otros países, como Alemania, “que no tienen rentabilidad”.

Cabe recordar que esta misma semana el BCE anunció que valoraría una posible ampliación de la restricción de dividendos hasta el próximo año, tal y como había recomendado con anterioridad la Junta Europea de Riesgo Sistémico (JERS), también presidida por Christine Lagarde. En un inicio esta restricción tiene vigencia hasta el mes de octubre, por lo que podría ampliarse tres meses más. 

“No nos sentimos cómodos con ese tipo de pronunciamientos cuando es algo que nosotros ya habíamos hecho”, recalcó Roldán, que pidió que cada banco pueda, en función de sus números, decidir si repartir dividendo una vez que se levante la restricción y se puedan ver con más claridad los efectos de la pandemia. 

¿Cierre de oficinas y despidos?

Roldán también ha puesto la lupa sobre la importante digitalización que se ha llevado a cabo en el sector en los últimos meses y los posibles efectos que esto tendrá sobre el número de oficinas y trabajadores del sector. De acuerdo con las cifras ofrecidas por los propios bancos, un número importante de clientes tradicionalmente analógicos han pasado a utilizar la banca online durante la pandemia, lo que ha disparado las alarmas con respecto a la posibilidad de que este cambio en la balanza tenga consecuencias permanentes. 

El presidente de AEB ha apuntado el "extraordinario salto" que se ha producido "sin incidentes" gracias, en su opinión, a que la banca española ha sido una de las que más ha invertido en el sistema digital. Ahora, antes de tomar decisiones, es necesario cuantificar qué parte del avance es definitivo, momento en que el sector valorará las posibilidades. "El cierre de oficinas será más dramático que el ajuste de empleados, ya que podría haber recolocación a otras labores", señaló, apuntando a la posibilidad de que se puedan reconvertir en agentes de atención personalizada.

Mostrar comentarios